El su­pli­cio de la víc­ti­ma del juez

La mu­jer que de­nun­ció por abu­sos al miem­bro del Su­pre­mo Brett Ka­va­naugh vi­ve en­tre ame­na­zas mien­tras el agre­sor si­gue con su vi­da en­tre la éli­te de Was­hing­ton

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - PA­BLO GUIMÓN / P. X. SAN­DO­VAL Aniver­sa­rio de una de­cla­ra­ción do­lo­ro­sa

Las imá­ge­nes que­da­ron pa­ra la his­to­ria. Una mu­jer de 51 años, ojos ce­rra­dos y mano de­re­cha al­za­da, ju­ran­do an­te los con­gre­sis­tas de­cir to­da la ver­dad, an­tes de re­la­tar du­ran­te cua­tro ho­ras y me­dia có­mo fue se­xual­men­te ata­ca­da en la ado­les­cen­cia. Po­co des­pués, la ex­pre­sión de fu­ria de un hom­bre de 52, des­en­ca­ja­do, con­tan­do an­te la mis­ma au­dien­cia có­mo las acu­sa­cio­nes de la mu­jer ha­bían “des­trui­do to­tal y per­ma­nen­te­men­te” su nom­bre. Su­ce­dió ha­ce aho­ra un año. Hoy, la vi­da del hom­bre ha re­gre­sa­do al cau­ce que mar­ca­ron sus pa­dres des­de su in­fan­cia. La de la mu­jer, en cam­bio, se pa­re­ce po­co a la que se arries­gó a aban­do­nar el día en que de­ci­dió con­ver­tir­se en el úl­ti­mo sím­bo­lo del MeToo.

Cuan­do el pre­si­den­te de EE UU, Do­nald Trump, no­mi­nó al con­ser­va­dor Brett Ka­va­naugh pa­ra con­ver­tir­se en juez del Tri­bu­nal Su­pre­mo, un nom­bra­mien­to que cul­mi­na­ría la lar­ga pug­na de los re­pu­bli­ca­nos por in­cli­nar ha­cia la de­re­cha la ba­lan­za de la más al­ta ins­tan­cia ju­di­cial del país, con la es­pe­ran­za de al­gún día re­ver­tir ca­si me­dio si­glo de des­pe­na­li­za­ción del abor­to, to­dos da­ban por des­con­ta­da una ba­ta­lla po­lí­ti­ca. Pe­ro na­die es­pe­ra­ba que el ca­mino del juez ha­cia el des­tino al que ha­bía de­di­ca­do to­da una vi­da de pri­vi­le­gio y du­ro tra­ba­jo se ve­ría in­te­rrum­pi­do por la de­nun­cia pú­bli­ca de agre­sión se­xual por par­te de una pro­fe­so­ra uni­ver­si­ta­ria ca­li­for­nia­na lla­ma­da Chris­ti­ne Bla­sey Ford, con quien coin­ci­dió en al­gu­nas fies­tas ado­les­cen­tes.

Un año des­pués, Ka­va­naugh se sien­ta en el Tri­bu­nal Su­pre­mo. Evi­ta la ex­po­si­ción pú­bli­ca y ape­nas aban­do­na la eli­tis­ta bur­bu­ja de Chevy Cha­se, ba­rrio re­si­den­cial en­tre Was­hing­ton DC y Mary­land, don­de la po­lí­ti­ca y el po­der son al­go así co­mo la in­dus­tria lo­cal. Aquí ha vi­vi­do el juez to­da su vi­da, ex­cep­tuan­do sus años de uni­ver­si­ta­rio en Ya­le y dos más de pa­san­tías co­mo abo­ga­do.

Du­ran­te su tor­men­to­sa com­pa­re­cen­cia, Ka­va­naugh com­par­tió con los le­gis­la­do­res su mie­do a no po­der vol­ver a ejer­cer de en­tre­na­dor es­co­lar de ba­lon­ces­to. “Amo en­tre­nar más que na­da de lo que he he­cho ja­más en mi vi­da en­te­ra”, di­jo, al bor­de del llan­to. “Gra­cias a lo que al­gu­nos de us­te­des han sol­ta­do, pue­de que no con­si­ga vol­ver a en­tre­nar ja­más”, la­men­tó. Pe­ro ape­nas dos me­ses tar­dó en re­gre­sar a las can­chas el “en­tre­na­dor K”, co­mo le lla­man las chi­cas de sus equi­pos de sex­to y oc­ta­vo gra­do, don­de jue­gan las dos hi­jas del juez. Los árbitros se ha­cen sel­fies con él y has­ta in­vi­tó a las ju­ga­do­ras y a sus pa­dres, se­gún pu­bli­có The Was­hing­ton Post, a ju­gar un par­ti­do en la can­cha de ba­lon­ces­to si­tua­da en la quin­ta plan­ta del Tri­bu­nal Su­pre­mo.

Cir­cuns­cri­be sus sa­li­das a unas cer­ve­zas en el Club Chevy Cha­se, que se de­fi­ne co­mo “una dis­tin­gui­da ins­ti­tu­ción so­cial” que pro­por­cio­na a sus so­cios “re­fu­gio

“Me tum­ba­ron en la ca­ma y Brett se subió en­ci­ma de mí. Gri­té”, con­tó Ford el 27 de sep­tiem­bre de 2018 en el Se­na­do. Ella te­nía 15 años cuan­do Ka­va­naugh, de 17, le ta­pó la bo­ca mien­tras tra­ta­ba de des­ves­tir­la, se­gún de­nun­ció. “Me cos­ta­ba res­pi­rar y te­mí que me ma­ta­se ac­ci­den­tal­men­te”.

En su turno, Ka­va­naugh ne­gó las acu­sa­cio­nes e in­clu­so ha­ber es­ta­do en la fies­ta des­cri­ta por Ford, aun­que ad­mi­tió: “No era per­fec­to. Be­bía cer­ve­za con mis ami­gos. A ve­ces, de­ma­sia­da". "Han des­tro­za­do a mi fa­mi­lia y mi nom­bre”, di­jo.

del es­trés de la vi­da dia­ria”, y pun­tua­les ce­nas en dis­cre­tos res­tau­ran­tes del ba­rrio que en al­gu­na oca­sión, se­gún el Post, han si­do in­te­rrum­pi­das por aplau­sos o exa­brup­tos de otros co­men­sa­les. Si­gue re­zan­do en el Tem­plo del Más Sa­gra­do Sa­cra­men­to, don­de a me­nu­do lee pa­sa­jes del evan­ge­lio al res­to de fe­li­gre­ses, y cum­ple ca­da po­cas se­ma­nas con la ca­ri­dad ca­tó­li­ca en los co­me­do­res de la ar­chi­dió­ce­sis de Was­hing­ton, don­de se le ha vis­to ser­vir pla­tos de ma­ca­rro­nes con que­so a los po­bres.

Des­de que se ani­mó a re­la­tar que Ka­va­naugh tra­tó de vio­lar­la, bo­rra­cho, mien­tras se reía con un ami­go, du­ran­te una fies­ta etí­li­ca es­tu­dian­til en Chevy Cha­se, la pro­fe­so­ra Chris­ti­ne Bla­sey Ford, por su par­te, no ha vuel­to a po­der dar cla­se en la Uni­ver­si­dad de Pa­lo Al­to. Tam­po­co ha vuel­to a apa­re­cer en pú­bli­co des­de que gra­bó un ví­deo el pa­sa­do di­ciem­bre pa­ra pre­sen­tar el pre­mio De­por­tis­ta del Año de Sports Illus­tra­ted. Fue pa­ra Ra­chael Den­ho­llan­der, la pri­me­ra gim­nas­ta que de­nun­ció los abu­sos del en­tre­na­dor Larry Nas­sar.

Ford vi­vía con su ma­ri­do y sus dos hi­jos una vi­da tam­bién pri­vi­le­gia­da en Pa­lo Al­to, el dis­tri­to más ri­co de Ca­li­for­nia. Na­da más vol­ver de Was­hing­ton de tes­ti­fi­car con­tra Ka­va­naugh, co­men­za­ron las ame­na­zas de muer­te. Has­ta di­ciem­bre, la fa­mi­lia se ha­bía mu­da­do de ca­sa cua­tro ve­ces. Abrie­ron una cuen­ta en la web de do­na­cio­nes GoFun­dMe pa­ra pe­dir ayu­da.

Cuan­do se ce­rró la cuen­ta, el pa­sa­do 21 de no­viem­bre, Ford es­cri­bió un men­sa­je en el que de­cía que las do­na­cio­nes ha­bían per­mi­ti­do que to­ma­ran “me­di­das ra­zo­na­bles” pa­ra pro­te­ger­se “de ame­na­zas es­pan­to­sas”, in­clui­da su pro­tec­ción fí­si­ca y la de su fa­mi­lia, ade­más de me­jo­rar la se­gu­ri­dad de su ca­sa. El sal­do fi­nal de do­na­ti­vos fue de 647.610 dó­la­res. To­do lo que no use, de­cía Ford, lo do­na­ría a or­ga­ni­za­cio­nes que ayu­den a “su­per­vi­vien­tes de trau­mas”.

El 6 de oc­tu­bre de 2018, ha­ce hoy jus­to un año, el Se­na­do de Es­ta­dos Uni­dos con­fir­ma­ba a Brett Ka­va­naugh co­mo nue­vo juez vi­ta­li­cio del Su­pre­mo. Fue, jus­to, en el pri­mer aniver­sa­rio de la pu­bli­ca­ción de la pri­me­ra his­to­ria so­bre los abu­sos del pro­duc­tor de ci­ne Har­vey Weins­tein. “Cree­mos a Chris­ti­ne, cree­mos a las su­per­vi­vien­tes”, re­za­ban los car­te­les de las pro­tes­tas que subie­ron has­ta el Ca­pi­to­lio.

De­ba­te pú­bli­co

El ca­so ayu­dó a abrir un de­ba­te pú­bli­co so­bre cier­to com­por­ta­mien­to tó­xi­co en los ins­ti­tu­tos, to­le­ra­do du­ran­te ge­ne­ra­cio­nes. La ima­gen de Ford, con los ojos ce­rra­dos y la mano le­van­ta­da, ador­na pa­re­des, pins y ca­mi­se­tas. Una es­pe­cie de Che Gue­va­ra del MeToo.

Ella, se­gún ex­pli­can en su li­bro She Said las pe­rio­dis­tas Jo­di Kan­tor y Me­gan Twohey, au­to­ras de la in­ves­ti­ga­ción so­bre Weins­tein, aún tie­ne sen­ti­mien­tos fluc­tuan­tes que la lle­nan de an­sie­dad. ¿Hi­zo bien en com­par­tir su his­to­ria o de­bió ha­ber­se ca­lla­do?, se si­gue pre­gun­tan­do.

Ka­va­naugh, por su par­te, lle­va­rá siem­pre un mo­les­to as­te­ris­co aso­cia­do a su nom­bre, en­su­cian­do una tra­yec­to­ria que di­se­ñó im­po­lu­ta. Pe­ro po­drá, de por vi­da, sen­tar ju­ris­pru­den­cia so­bre los asun­tos más gra­ves del país. En el mis­mo li­bro, Kan­tor y Twohey cuen­tan tam­bién có­mo, en ju­nio de 2018, cuan­do cir­cu­ló la lis­ta de can­di­da­tos de Trump pa­ra el Su­pre­mo, que in­cluía el nom­bre de Ka­va­naugh, Ford en­vió un men­sa­je a una ami­ga: “El fa­vo­ri­to pa­ra el Su­pre­mo es el ca­pu­llo que me asal­tó en el ins­ti­tu­to. Tie­ne mi edad, así que es­ta­rá en el tri­bu­nal to­do el res­to de mi vi­da”. Ter­mi­na­ba el men­sa­je con el emo­ti­cono de la ca­ra tris­te.

/ ME­LI­NA MA­RA (POOL)

Chris­ti­ne Bla­sey Ford pres­ta ju­ra­men­to an­tes de de­cla­rar en el Se­na­do de EE UU, el 27 de sep­tiem­bre de 2018.

/ JIM BOURG (REUTERS)

Brett Ka­va­naugh, en su de­cla­ra­ción an­te el Se­na­do. La agre­sión. La reac­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.