Có­mo ‘en­ga­ñar’ al cuer­po de las em­ba­ra­za­das alér­gi­cas

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - ORIOL GÜELL,

El bro­te de lis­te­rio­sis que gol­peó An­da­lu­cía en agos­to se­rá es­tu­dia­do du­ran­te años. Con tres fa­lle­ci­dos y sie­te abor­tos has­ta la fe­cha, es el más le­tal nun­ca re­gis­tra­do en Es­pa­ña. Ade­más, en pa­la­bras de Je­sús Ro­drí­guez Ba­ño, pre­si­den­te de la So­cie­dad Eu­ro­pea de Mi­cro­bio­lo­gía Clí­ni­ca y En­fer­me­da­des In­fec­cio­sas (ESCMID), su desa­rro­llo “ha si­do muy rá­pi­do, ca­si ex­plo­si­vo” en com­pa­ra­ción con an­te­rio­res epi­so­dios si­mi­la­res, en los que los nue­vos ca­sos sur­gían en for­ma de go­teo más que co­mo la ca­ta­ra­ta de diag­nós­ti­cos (has­ta 30 al día) re­gis­tra­da en la ter­ce­ra se­ma­na de agos­to.

Los ex­per­tos con­sul­ta­dos atri­bu­yen es­te he­cho a “los al­tos ni­ve­les de con­ta­mi­na­ción” de la car­ne La Me­chá y a la dis­tri­bu­ción lo­cal del pro­duc­to, que pro­pi­ció una ava­lan­cha de pacientes en unos po­cos ser­vi­cios de ur­gen­cias. Es­to, a su vez, obli­gó a adop­tar me­di­das ex­cep­cio­na­les que en al­gu­nos pun­tos han ido más allá de las re­co­men­da­cio­nes in­ter­na­cio­na­les. La in­cóg­ni­ta es sa­ber si es­tos cam­bios da­rán a la me­di­ci­na lec­cio­nes úti­les pa­ra fu­tu­ros bro­tes, al­go de lo que se mues­tran con­ven­ci­dos los res­pon­sa­bles de la asis­ten­cia pres­ta­da a los afec­ta­dos. Otros ex­per­tos y el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad, en cam­bio, se mues­tran cau­te­lo­sos.

“He­mos si­do más agre­si­vos con los an­ti­bió­ti­cos. Los he­mos da­do an­tes y a más pacientes. Lo es­ta­mos in­ves­ti­gan­do con más de­ta­lle, pe­ro creo que con es­tas me­di­das, que fue­ron acor­da­das por 10 so­cie­da­des cien­tí­fi­cas, he­mos lo­gra­do re­du­cir el nú­me­ro de com­pli­ca­cio­nes gra­ves y, con ello, la mor­ta­li­dad”, de­fien­de Jo­sé Ma­nuel Cis­ne­ros, el por­ta­voz de­sig­na­do por la Jun­ta de An­da­lu­cía pa­ra in­for­mar del bro­te, je­fe de ser­vi­cio en el Hos­pi­tal Vir­gen del Ro­cío (Se­vi­lla) y pre­si­den­te de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de En­fer­me­da­des In­fec­cio­sas y Mi­cro­bio­lo­gía Clí­ni­ca.

La in­fec­ción por Lis­te­ria mo­nocy­to­ge­nes sue­le cur­sar de for­ma asin­to­má­ti­ca o con un cua­dro gas­tro­in­tes­ti­nal le­ve en per­so­nas sin fac­to­res de ries­go (ma­yo­res, dia­be­tes, cán­cer...). Cuan­do la bac­te­ria lle­ga a la san­gre se pro­du­ce la lla­ma­da “lis­te­rio­sis in­va­si­va”, en la que se dis­pa­ra el ries­go de com­pli­ca­cio­nes co­mo me­nin­gi­tis y sep­sis en los gru­pos vul­ne­ra­bles. Has­ta el pa­sa­do vier­nes, las prue­bas de la­bo­ra­to­rio ha­bían con­fir­ma­do 221 ca­sos de lis­te­ria in­va­si­va —216 per­so­nas en An­da­lu­cía y cin­co en el res­to de Es­pa­ña—.

Cis­ne­ros y Ro­drí­guez Ba­ño —je­fe de ser­vi­cio en el hos­pi­tal se­vi­llano Vir­gen de la Ma­ca­re­na— han par­ti­ci­pa­do en el gru­po téc­ni­co que ha pi­lo­ta­do la res­pues­ta asis­ten­cial al bro­te. For­ma­do por mi­cro­bió­lo­gos, in­fec­tó­lo­gos, pre­ven­ti­vis­tas y mé­di­cos de pri­ma­ria —a los que se han su­ma­do otros gi­ne­có­lo­gos y aler­gó­lo­gos cuan­do ha si­do ne­ce­sa­rio— es­te gru­po ha Pe­se a la gra­ve­dad de las com­pli­ca­cio­nes que cau­sa la Lis­te­ria mo­nocy­to­ge­nes ,su tra­ta­mien­to no tie­ne al­gu­nos de los pro­ble­mas que sí pre­sen­tan otros pa­tó­ge­nos. “No es una bac­te­ria que ha­ya desa­rro­lla­do re­sis­ten­cias a los an­ti­bió­ti­cos. Y si el pa­cien­te es alér­gi­co a la am­pi­ci­li­na, te­ne­mos una al­ter­na­ti­va te­ra­péu­ti­ca, el co­tri­mo­xa­zol”, ex­pli­ca Car­les Pi­grau, del ser­vi­cio de in­fec­cio­sas del Hos­pi­tal de la Vall d’He­bron (Bar­ce­lo­na).

Es­te fár­ma­co, sin em­bar­go, no es se­gu­ro du­ran­te el em­ba­ra­zo

si­do el res­pon­sa­ble de adap­tar los pro­to­co­los vi­gen­tes a las no­ve­da­des que iban su­ce­dién­do­se.

“Un ejem­plo ha si­do el ini­cio de los tra­ta­mien­tos en los pacientes de ries­go con sin­to­ma­to­lo­gía mo­de­ra­da”, de­ta­lla Cis­ne­ros. “Lo ha­bi­tual es es­pe­rar a la con­fir­ma­ción de la pre­sen­cia de la lis­te­ria en san­gre con cul­ti­vos. Pe­ro en un con­tex­to de bro­te, con el fo­co lo­ca­li­za­do y de­ce­nas de ca­sos al día, op­ta­mos por ade­lan­tar­lo de for­ma em­pí­ri­ca”, aña­de. El tra­ta­mien­to en es­tos ca­sos es an­ti­bió­ti­co (am­pi­ci­li­na) por vía in­tra­ve­no­sa, lo que re­quie­re la hos­pi­ta­li­za­ción del en­fer­mo.

Otra no­ve­dad ha si­do la ad­mi­nis­tra­ción por el ries­go de to­xi­ci­dad pa­ra el fe­to. Es­to ha obli­ga­do a los ges­to­res de la cri­sis de la lis­te­ria a adop­tar me­di­das es­pe­cia­les pa­ra que las ges­tan­tes alér­gi­cas al an­ti­bió­ti­co de pri­me­ra elec­ción pu­die­ran to­mar­lo si era ne­ce­sa­rio. Pa­ra es­tos ca­sos “se ha desa­rro­lla­do un pro­to­co­lo es­pe­cí­fi­co con el apo­yo de es­pe­cia­lis­tas aler­gó­lo­gos”, afir­ma Jo­sé Mi­guel Cis­ne­ros. “El pri­mer pa­so ha si­do com­pro­bar que real­men­te fue­ran alér­gi­cas, por­que lo cier­to es que mu­chas per­so­nas que de­cla­ran ser­lo, en reali­dad to­le­ran bien el fár­ma­co”, si­gue Je­sús Ro­drí­guez Ba­ño.

En aque­llos ca­sos en los que ha que­da­do acre­di­ta­da la aler­gia, se ha apli­ca­do la si­guien­te es­tra­te­gia: “Im­ple­men­tar un pro­ce­so de des­en­si­bi­li­za­ción, que con­sis­te en em­pe­zar apli­can­do do­sis ex­tra­or­di­na­ria­men­te pe­que­ñas del an­ti­bió­ti­co pa­ra su­bir­las lue­go muy po­co a po­co has­ta al­can­zar la do­sis desea­da”, si­gue Ro­drí­guez Ba­ño.

Es­te pro­ce­so con­si­gue en­ga­ñar de for­ma tran­si­to­ria al or­ga­nis­mo pa­ra que acep­te el medicament­o al que es alér­gi­co, aun­que so­lo pue­de ser lle­va­do a ca­bo por es­pe­cia­lis­tas en un en­torno se­gu­ro en el que pue­da ma­ne­jar­se con ra­pi­dez y se­gu­ri­dad cual­quier com­pli­ca­ción.

“He­mos si­do más agre­si­vos con los an­ti­bió­ti­cos”, afir­ma el doc­tor Cis­ne­ros

Sa­ni­dad du­da de que los cam­bios ha­yan he­cho ba­jar la ci­fra de fa­lle­ci­mien­tos

oral de amo­xi­ci­li­na, ca­da ocho ho­ras du­ran­te una se­ma­na, a pacientes con sín­to­mas mo­de­ra­dos pe­ro sin fac­to­res de ries­go aso­cia­dos, un per­fil a prio­ri con­si­de­ra­do se­gu­ro.

La aten­ción a las mu­je­res em­ba­ra­za­das ha si­do clave. La lis­te­ria es muy pe­li­gro­sa pa­ra el fe­to —cau­sa su muer­te en cer­ca de uno de ca­da cin­co ca­sos— in­clu­so si la ma­dre su­fre una in­fec­ción le­ve o in­apre­cia­ble. “Cuan­do vi­mos abor­tos en mu­je­res asin­to­má­ti­cas, se en­cen­die­ron to­das las alar­mas”, ad­mi­te Ro­drí­guez Ba­ño. El gru­po de tra­ba­jo op­tó por em­pren­der un tra­ba­jo in­gen­te: con­tac­tar con las ca­si 39.000

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.