“Te quie­ro co­mo se quie­re al di­ne­ro”

Al­bert Rey­nolds Mor­se fue el gran co­lec­cio­nis­ta de Sal­va­dor Da­lí, y fiel cro­nis­ta de sus an­he­los y de su re­la­ción con Ga­la. Du­ran­te 40 años anotó sus en­cuen­tros con el ar­tis­ta. Ese ma­te­rial emer­ge del ol­vi­do

El País (País Vasco) - - CULTURA - JO­SEP MASSOT,

Si Goet­he tu­vo a Ec­ker­man y el doc­tor John­son a Ja­mes Bos­well, Da­lí tu­vo en el mi­llo­na­rio Al­bert Rey­nolds Mor­se a su cro­nis­ta más fiel. El in­dus­trial y co­lec­cio­nis­ta de Cle­ve­land, fun­da­dor, con su es­po­sa, Elea­nor, del Da­li Mu­seum de Saint Pe­ters­burg en Flo­ri­da, aco­me­tió du­ran­te cua­tro dé­ca­das a par­tir de 1943, cuan­do se co­no­cie­ron, la mo­nu­men­tal ta­rea de ano­tar to­do lo que el ar­tis­ta de­cía, ha­cía, pin­ta­ba o pro­yec­ta­ba du­ran­te sus en­cuen­tros en Es­ta­dos Uni­dos, Pa­rís, Ro­ma, Ve­ne­cia, Bar­ce­lo­na o Ca­da­qués. Un océano de in­for­ma­ción ver­ti­da en unos dia­rios que per­ma­ne­cen iné­di­tos y que EL PAÍS ha po­di­do con­sul­tar en la co­pia mi­cro­fil­ma­da que guar­dan los Ar­chi­ves of Ame­ri­can Art, Smith­so­nian Ins­ti­tu­tion, gra­cias a la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal de Ca­ta­lun­ya. Son cen­te­na­res de pá­gi­nas ma­nus­cri­tas en las que se aso­ma un re­tra­to del Da­lí opor­tu­nis­ta, egó­la­tra, an­ti­de­mó­cra­ta y por­nó­gra­fo, pe­ro tam­bién el más ín­ti­mo y cer­cano, sin dis­fra­ces ni más­ca­ras, fa­bu­la­dor, bro­mis­ta y ge­nial se­duc­tor.

Y en lo que con­si­de­ra­ba su ar­te se­rio, un pin­tor em­pe­ña­do en co­rre­gir a su fa­vor una his­to­ria del ar­te que, ne­gan­do la lí­nea he­ge­mó­ni­ca ini­cia­da por Cé­zan­ne y Pi­cas­so, jus­ti­fi­ca­ba su mo­der­ni­dad me­dian­te una per­ma­nen­te ac­ti­tud per­for­ma­ti­va y la tras­la­ción en su pin­tu­ra de los des­cu­bri­mien­tos de la cien­cia (bom­ba ató­mi­ca, ADN, compu­tado­ras, ho­lo­gra­mas…).

Ian Gib­son no pu­do uti­li­zar pa­ra su gran bio­gra­fía de Da­lí de 1997 la ma­yor par­te del dia­rio. “Mor­se”, di­jo el pa­sa­do vier­nes Gib­son, “me dio per­mi­so pa­ra leer­lo, pe­ro des­pués el ge­ren­te que ha­bía en­ton­ces en el mu­seo de St. Pe­ters­burg me im­pi­dió se­guir con­sul­tán­do­lo, de mo­do que so­lo pu­de ac­ce­der a los es­ca­sos frag­men­tos que ha­bía se­lec­cio­na­do an­tes del ve­to”. Co­rres­pon­dían a los úl­ti­mos años, cuan­do el pin­tor es­ta­ba ya se­ria­men­te en­fer­mo. Gib­son cree que “es una obra de ex­tra­or­di­na­rio va­lor y que, si se pu­bli­ca, se re­ve­la­rá co­mo nues­tra fuen­te más de­ta­lla­da y fia­ble pa­ra las gran­de­zas y mi­se­rias de la vi­da co­ti­dia­na de Da­lí, Ga­la y su en­torno”.

A Mor­se al prin­ci­pio le fas­ci­na­ba Ga­la. Ella le con­tó que no le ha­bía cos­ta­do na­da se­pa­rar­se de Éluard: “Él que­ría li­brar­se del sui­ci­dio de la gue­rra en el fren­te oc­ci­den­tal e in­sis­tía en ca­sar­se con­mi­go, a pe­sar de que yo le di­je que no es­ta­ba enamo­ra­da de él. Di­la­pi­da­ba el di­ne­ro de su fa­mi­lia y com­pra­ba cua­dros pa­ra ayu­dar a sus ami­gos, cuan­do yo, el úl­ti­mo año, te­nía a mi pa­dras­tro muy en­fer­mo en Ita­lia y uno de mis her­ma­nos ha­bía muer­to de des­nu­tri­ción en el fren­te”. Pe­ro pron­to cho­ca­ron. “Era pa­ra Da­lí

Fas­ci­nan­te Ga­la.

una ex­tra­ña y com­ple­ja mez­cla de ti­gre­sa, ma­dre, mártir y ban­que­ra, que no te­nía ami­gos pro­pios”. Sa­bía que vi­vir con Da­lí no era fá­cil, más aún cuan­do no po­día sa­tis­fa­cer­la se­xual­men­te. Lo que le re­pro­cha­ba Mor­se es que no hu­bie­ra pro­cu­ra­do que Da­lí bus­ca­ra me­nos titulares sen­sa­cio­na­lis­tas

en la pren­sa y más es­tu­dios pres­ti­gio­sos so­bre su obra. “Yo con­si­de­ro más im­por­tan­te mi per­so­na­li­dad que mi obra”, le ha­bía di­cho Da­lí, y el in­dus­trial de Ohio, con­ser­va­dor has­ta la mé­du­la, que ya en 1956 po­seía en su co­lec­ción 40 obras de él, te­mía que sus pa­ya­sa­das,

sus aca­dé­mi­cos re­tra­tos de gen­te ri­ca y sus tra­ba­jos pu­bli­ci­ta­rios des­tru­ye­ran la va­lo­ra­ción de su ar­te.

An­gus­tia­do por es­ta idea, qui­so ser­mo­near a Da­lí: “Tie­nes que apren­der a se­pa­rar las dos ca­ras de Da­lí”, re­pli­có el pin­tor. “Mi mano iz­quier­da no sa­be lo que ha­ce mi mano de­re­cha”. Y le con­ta­ba que Mi­guel Án­gel ha­bía di­se­ña­do los uni­for­mes de la Guar­dia Sui­za, cor­ti­nas y al­fom­bras del Vaticano. “Gra­cias a lo que tú re­pro­chas”, sen­ten­ció el ar­tis­ta, “pue­do vi­vir co­mo quie­ro y pin­tar lo que me da la ga­na”.

El cre­do de Da­lí era muy sim­ple: “El va­lor de una obra de ar­te es un 99,9% opi­nión”. “¿Ves es­to?”, gri­tó en cier­ta oca­sión en la ha­bi­ta­ción del ho­tel St. Re­gis, su ca­sa neo­yor­qui­na, agi­tan­do una es­co­bi­lla pa­ra lim­piar vá­te­res an­te la ca­ra de Mor­se. “¿Cuán­to di­rías que va­le? ¡Si al­guien ofre­ce por ella 100.000 dó­la­res, va­le 100.000 dó­la­res!”. Una vez le oyó de­cir, di­ri­gién­do­se a Ga­la: “Te quie­ro co­mo se quie­re al di­ne­ro”, tal vez la de­cla­ra­ción de amor más sin­ce­ra que al­gu­na vez sa­lió de los la­bios de Da­lí.

“No te en­ga­ñes, no so­mos sus ami­gos, so­lo sus clien­tes”, tu­vo que aler­tar Elea­nor a su ma­ri­do en 1968, tras 25 años de amis­tad. Una de las bron­cas más hu­mi­llan­tes que re­ci­bió fue cuan­do Sal­va­dor Da­lí se en­te­ró de que ha­bía es­cri­to al jo­ye­ro ar­gen­tino Car­los Ale­many, re­cha­zan­do una obra por con­si­de­rar­la de­ma­sia­do ca­ra en re­la­ción al pre­cio de mer­ca­do. “¡El pre­cio de Da­lí es­tá en cons­tan­te al­za! Si aho­ra no es ver­dad, lo aca­ba­rá sien­do”, em­pe­zó la re­ga­ñi­na el pin­tor con su ru­di­men­ta­rio in­glés. “Es ne­ce­sa­rio man­te­ner la le­yen­da de que los pre­cios de Da­lí son fan­tás­ti­cos… La gen­te no sa­be ni juz­ga la ca­li­dad. La gen­te so­lo sa­be que si el pre­cio es muy al­to, la pin­tu­ra es muy bue­na. Si el pre­cio es ba­jo, la pin­tu­ra no es bue­na”.

La bronca sur­tió efec­to años des­pués, du­ran­te la subas­ta de El des­cu­bri­mien­to de Amé­ri­ca por Cris­tó­bal Co­lón en la Par­keBer­net Ga­llery el 11 de mar­zo de 1971. Por pri­me­ra vez Mor­se su­cum­bió a las sú­pli­cas de Da­lí pa­ra que par­ti­ci­pa­ra en una ope­ra­ción des­ti­na­da a su­bir la co­ti­za­ción de su obra. Su ré­cord es­ta­ba en 83.000 dó­la­res y aho­ra que­ría al­can­zar los 100.000. Mor­se con­si­de­ra­ba que la obra va­lía co­mo má­xi­mo 65.000 y, so­bre­po­nién­do­se a las lá­gri­mas de Elea­nor, con­vino con el ayu­dan­te del pin­tor, el ca­pi­tán Moo­re, que la com­pra­ría la Knoed­ler Ga­llery por me­dio de una an­ti­gua mo­de­lo de Da­lí, Ma­rion, con la pro­me­sa de que Moo­re le da­ría 50.000 dó­la­res más los be­ne­fi­cios de su re­ven­ta.

Ma­rion, que lle­va­ba en su bol­so un che­que de 106.000 dó­la­res, co­men­zó la pu­ja con 15.000 dó­la­res, mien­tras otro cóm­pli­ce la subía. Mor­se asis­tió a la subas­ta con el al­ma en un pu­ño, lleno de re­mor­di­mien­tos, sin­tien­do las mi­ra­das in­qui­si­ti­vas del pú­bli­co y de los otros mar­chan­tes cuan­do otro cua­dro de Da­lí no lle­gó a

El va­lor del mer­ca­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.