An­to­nio Fe­rre­ra, cla­ri­vi­den­cia y per­so­na­li­dad

El País (País Vasco) - - CULTURA / LA LIDIA - AN­TO­NIO LORCA,

CIN­CO GA­NA­DE­RÍAS / AN­TO­NIO FE­RRE­RA, ÚNICO ES­PA­DA

To­ros de cin­co ga­na­de­rías, co­rrec­ta­men­te pre­sen­ta­dos: 1º feo, man­so y des­lu­ci­do; 2º cum­pli­dor en va­ras, no­ble y so­so; 3º man­so y di­fi­cul­to­so; 4º as­ti­fino, bra­vo y ás­pe­ro; 5º as­ti­fino, cum­ple en va­ras y po­ca cla­se; y 6º bra­vo y no­ble.

pin­cha­zo hon­do (si­len­cio); es­to­ca­da con­tra­ria y dos des­ca­be­llos (ova­ción); pin­cha­zo y es­to­ca­da cor­ta (si­len­cio); ca­si en­te­ra atra­ve­sa­da y des­pren­di­da, dos des­ca­be­llos —avi­so— y tres des­ca­be­llos (ova­ción); gran es­to­ca­da (ore­ja); me­dia es­to­ca­da y dos des­ca­be­llos (ore­ja). Sa­lió a hom­bros por la puer­ta gran­de.

5 de oc­tu­bre. Quin­ta co­rri­da de la Fe­ria de Oto­ño. Ca­si lleno (18.797 es­pec­ta­do­res, se­gún la em­pre­sa).

Fue una gran tar­de de to­ros, una lec­ción ma­gis­tral de un to­re­ro, An­to­nio Fe­rre­ra, trans­fi­gu­ra­do en un to­rren­te de cla­ri­vi­den­cia y per­so­na­li­dad, que pro­ta­go­ni­zó la di­fí­cil ges­ta de en­ce­rrar­se en so­li­ta­rio con seis to­ros, so­lo cor­tó dos ore­jas, y sa­lió a hom­bros con to­do me­re­ci­mien­to en­tre la emoción in­con­te­ni­da de una pla­za que aca­ba­ba de vi­vir una pá­gi­na glo­rio­sa del to­reo mo­derno.

La ac­tua­ción de Fe­rre­ra fue la ex­pre­sión de un to­re­ro de des­bor­dan­te ins­pi­ra­ción, va­le­ro­so, in­te­li­gen­te, po­de­ro­so, sol­ven­te, se­gu­ro, fir­me, va­ria­dí­si­mo con los en­ga­ños; la ex­pre­sión de una fi­gu­ra del to­reo en sa­zón. Su ac­tua­ción fue un com­ple­tí­si­mo com­pen­dio de to­re­ría con el ca­po­te, con el que des­em­pol­vó suer­tes ca­si des­co­no­ci­das pa­ra el pú­bli­co es­pa­ñol, ma­gis­tral con la mu­le­ta, li­dia­dor, crea­ti­vo, su­bli­me, ori­gi­nal y má­gi­co; y mal, muy mal con la es­pa­da, lo que le pri­vó de pa­sear más tro­feos. Lo me­jor lle­gó al fi­nal, con el se­gun­do to­ro de Vic­to­riano del Río, el más có­mo­do y no­ble de la co­rri­da, pe­ro to­da la tar­de se vio en el rue­do a un to­re­ro en ple­ni­tud. Ves­ti­do de blan­co y oro, agra­de­ció con ti­mi­dez la ova­ción que re­ci­bió al rom­per­se el pa­seí­llo. Y ahí co­men­zó una di­ser­ta­ción in­tere­san­tí­si­ma, va­ria­da, una lec­ción de in­ge­nio, de amor pro­pio, de ofi­cio, man­do, en­tre­ga y cla­ri­dad de ideas. Fe­rre­ra gus­tó y con­ven­ció.

Im­po­si­ble el pri­mer to­ro, de Al­cu­rru­cén, tan feo co­mo des­lu­ci­do, con la ca­ra siem­pre por las nu­bes, con el que es­tu­vo bien co­lo­ca­do y se lu­ció en un qui­te por chi­cue­li­nas. No­ble y so­so el de Par­la­dé. Una me­dia ve­ró­ni­ca hi­zo cru­jir los ten­di­dos. La fae­na

de mu­le­ta, de me­nos a más, aca­bó con una sin­fo­nía de pa­ses por am­bas ma­nos en una so­la tan­da fi­nal, des­te­llos to­dos ellos de or­fe­bre­ría to­re­ra. Ma­tó mal y se es­fu­mó la ore­ja. Com­pli­ca­do el to­ro de Adol­fo Mar­tín, al que Fer­nan­do Sánchez cla­vó el que, qui­zá, ha­ya si­do el par de la tem­po­ra­da, de po­der a po­der, ju­gán­do­se el fí­si­co en­tre los pi­to­nes. Raúl Ra­mí­rez hi­zo la suer­te de la ga­rro­cha, y Fe­rre­ra tra­zó es­ti­ma­bles na­tu­ra­les a un ani­mal que no ofre­cía mo­ti­vos pa­ra la fia­bi­li­dad.

Otra ore­ja per­dió al fa­llar en la suer­te su­pre­ma an­te el cuar­to, un to­ro de cas­ta ás­pe­ra an­te el que, otra vez, de me­nos a más, des­ta­có por na­tu­ra­les, pre­ña­dos de hon­du­ra, des­ma­ya­da la mu­le­ta, con el en­ga­ño siem­pre por aba­jo, cul­mi­na­dos con una trin­che­ri­lla y un es­pec­ta­cu­lar pa­se del des­pre­cio. Ci­tó a ma­tar des­de lar­ga dis­tan­cia y la es­to­ca­da que­dó mal co­lo­ca­da, un avi­so, des­ca­be­llos y to­do que­dó en ova­ción. La ore­ja an­te el quin­to fue por la es­to­ca­da, la me­jor de la tar­de, y co­mo jus­ta com­pen­sa­ción por to­do lo an­te­rior.

Y sa­lió el sex­to, lo re­ci­bió de ro­di­llas con una lar­ga cam­bia­da en los me­dios; qui­tó por chi­cue­li­nas y otra me­dia cla­mo­ro­sas. Fer­nan­do Sánchez vol­vió a lu­cir­se, y de qué ma­ne­ra, con los pa­los. Pu­so Fe­rre­ra un par al quie­bro, pe­ga­do a ta­blas, sen­ci­lla­men­te per­fec­to.

Y la fae­na de mu­le­ta fue una bo­rra­che­ra de ins­pi­ra­ción, ra­ya­na en la per­fec­ción, con la pla­za vol­ca­da, con­mo­vía y arre­ba­ta­da co­mo en las tar­des his­tó­ri­cas.

Tam­po­co ma­tó bien y so­lo pu­do pa­sear una ore­ja, en­tre la ale­gría uná­ni­me de los ten­di­dos, que ha­bían vi­vi­do una glo­rio­sa co­rri­da de to­ros.

/ JA­VIER LÓ­PEZ (EFE)

An­to­nio Fe­rre­ra sa­le a hom­bros de Las Ven­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.