El es­treno ano­ta­dor de Ha­zard y el re­es­treno de Ja­mes

El País (País Vasco) - - DEPORTES - GORKA R. PÉ­REZ,

Es­cal­da­do por el mo­ra­tón del Bru­jas, el Ma­drid re­so­pló an­te el Gra­na­da des­pués de com­pli­car­se un par­ti­do que aco­me­tió con tino has­ta que vol­vió a des­in­flar­se a fal­ta de me­dia ho­ra. No apren­de el Ma­drid a co­ro­nar los puer­tos, y so­lo la fal­ta de punch del con­jun­to de Die­go Mar­tí­nez le sal­vó de un nue­vo pin­cha­zo, y de una am­plia­ción trau­má­ti­ca de una tem­po­ra­da sin pau­sa pa­ra el es­pí­ri­tu de un equi­po to­da­vía in­des­ci­fra­ble. Su enor­me po­ten­cial ofen­si­vo des­en­to­nó con una flo­je­ra de­fen­si­va que en­tre­gó al Gra­na­da una bo­te­lla de oxí­geno cuan­do en­ca­ja­ba tres go­les en con­tra y a punto es­tu­vo de cos­tar­le el bo­tín. No tie­ne ca­ja fuer­te el equi­po de Zi­da­ne, y así le su­ce­de a me­nu­do an­te cual­quier visitante con me­jor o peor gan­zúa.

En un par­ti­do lleno de agu­dos, Ha­zard lu­ció su buen pie es­tre­nán­do­se co­mo go­lea­dor, al mis­mo tiem­po que Areo­la re­abrió el de­ba­te de la por­te­ría tras un fa­llo gro­se­ro que di­na­mi­tó esa au­ra que le si­tua­ba co­mo ni­ño bo­ni­to del Ber­na­béu. Des­pués del pa­ti­na­zo eu­ro­peo, Zi­da­ne mus­cu­ló el cen­tro del cam­po del Ma­drid dan­do en­tra­da a Val­ver­de, su ma­yor y me­jor ex­pe­ri­men­to. El uru­gua­yo con­tra­pu­so con ki­ló­me­tros la de­li­ca­de­za de Kroos y li­be­ró a Ca­se­mi­ro de par­ce­las de las que ocu­par­se. En­tre los tres en­ma­ra­ña­ron a un Gra­na­da pan­ta­no­so, que por mo­men­tos per­dió el tino y vio có­mo los pa­ses se le acu­mu­la­ban de­lan­te de las na­ri­ces. Pa­ra cuan­do qui­so ha­cer pie, Ben­ze­ma en­vió a la red un pro­di­gio­so pa­se de Ba­le con el ex­te­rior de la bo­ta iz­quier­da. El ga­lés es aho­ra un fut­bo­lis­ta im­pres­cin­di­ble pa­ra el Ma­drid, y mu­cho más pa­ra Ben­ze­ma, siem­pre ne­ce­si­ta­do de con­ver­sa­do­res de pie rá­pi­do.

Re­vi­ta­li­za­do por el gol, el Ma­drid con­vi­vió con la pe­lo­ta e in­ter­pre­tó por mo­men­tos un jue­go vo­raz no exen­to de be­lle­za. Ni si­quie­ra la sa­li­da de Kroos, le­sio­na­do a la me­dia ho­ra de jue­go, em­pa­ñó un gran arran­que en el que las com­bi­na­cio­nes con Car­va­jal en la ban­da iz­quier­da lle­va­ron al es­pa­ñol, que re­men­dó de nue­vo la au­sen­cia de Mar­ce­lo, an­te Rui Sil­va en más de una oca­sión. Ti­bio en la mar­ca, al Gra­na­da se le nu­bló la vis­ta lo jus­to pa­ra per­der­se en las tran­si­cio­nes, des­acom­pa­sa­das tras la le­sión de Mon­to­ro y la en­tra­da de Go­na­lons, un fut­bo­lis­ta con más fí­si­co que to­bi­llo.

No per­dió el ai­re, sin em­bar­go, el equi­po de Die­go Mar­tí­nez, siem­pre pe­li­gro­so en las aper­tu­ras a ban­da, y con Yan­gel He­rre­ra acom­pa­ñan­do el ata­que. Aguan­tó bien el ti­po Odrio­zo­la, otra de las no­ve­da­des, de ma­ne­ra más efec­ti­va cuan­do la ju­ga­da exi­gía ca­rre­ras an­tes que bai­les aga­rra­dos, a pe­sar de que su sa­li­da de ba­lón no es­tu­vo exen­ta de re­ga­los es­po­rá­di­cos. Aun­que el par­ti­do en­tró en el fan­go en va­rias fa­ses, y el jue­go per­dió or­den y ve­lo­ci­dad, de esos pa­ro­nes sa­lió Cues­tio­na­do por su irre­gu­lar ren­di­mien­to a su lle­ga­da al Real Ma­drid, y con­di­cio­na­do por una le­sión en pre­tem­po­ra­da, Eden Ha­zard des­pe­jó las crí­ti­cas con su pri­mer gol con la ca­mi­se­ta blan­ca. Era tam­bién su pri­mer tan­to en en­cuen­tro ofi­cial des­de la fi­nal de la Li­ga Eu­ro­pa con el Chel­sea an­te el Ar­se­nal el pa­sa­do 29 de ma­yo.

Se es­tre­nó Ha­zard y se vol­vió a es­tre­nar Ja­mes, que ha­bía ce­le­bra­do su úl­ti­mo tan­to con el Ma­drid pre­ci­sa­men­te con­tra el Gra­na­da en re­for­za­do el Ma­drid, bien si­tua­do en el cam­po y sin des­com­po­ner­se en las tran­si­cio­nes de­fen­si­vas, su asig­na­tu­ra pen­dien­te du­ran­te to­do el cur­so. Tra­ta­ba de ga­nar po­si­cio­nes el Gra­na­da pe­ro su vo­lun­tad to­pa­ba con la reali­dad de que quien no de­fi­ne no asus­ta del to­do. Y las lle­ga­das del con­jun­to an­da­luz per­dían fue­lle a me­di­da que se re­cor­ta­ba la dis­tan­cia ha­cia la por­te­ría de Areo­la.

El pe­nal­ti de Areo­la

Tan errá­ti­co co­mo vo­lun­ta­rio­so, Ha­zard no re­pe­lió el fo­co y mos­tró su bue­na dis­po­si­ción ofen­si­va. En la enési­ma re­cu­pe­ra­ción de Val­ver­de, el uru­gua­yo le co­lo­có el ba­lón con un pa­se pi­ca­do pa­ra ma­yo de 2017, cuan­do anotó un do­ble­te.

El gol más es­pec­ta­cu­lar en la cuen­ta blan­ca fue sin em­bar­go el de Mo­dric, un za­pa­ta­zo des­de fue­ra del área que vo­ló has­ta la es­cua­dra an­da­lu­za. El croa­ta es un es­pe­cia­lis­ta en los lan­za­mien­tos de lar­ga dis­tan­cia: 14 de los 18 go­les que ha mar­ca­do con el Ma­drid han si­do des­de le­jos. El con­jun­to de Zi­da­ne, ade­más, es el equi­po del cam­peo­na­to li­gue­ro que más dia­nas su­ma des­de fue­ra del área, cua­tro. que el bel­ga re­sol­vie­ra con enor­me ca­te­go­ría an­te Rui Sil­va en­vián­do­le el ba­lón por en­ci­ma. Es­ta­lló el pú­bli­co y cre­yó el Ma­drid que la mon­ta­ña ya es­ta­ba co­ro­na­da. Más to­da­vía cuan­do Mo­dric, con un za­pa­ta­zo des­de fue­ra del área, en­via­ba de nue­vo el ba­lón al fon­do de la por­te­ría de Rui Sil­va. Pe­ro no hay pe­da­leo sen­ci­llo en el Ber­na­béu, ni mo­men­to sin dra­ma en su área. Areo­la, con­fia­do, re­tra­só in­ne­ce­sa­ria­men­te un pa­se bu­ro­crá­ti­co a Car­va­jal y cuan­do Car­los Fer­nán­dez le re­ba­ñó la pe­lo­ta es­te ya te­nía la pier­na car­ga­da y lo de­rri­bó. Ma­chís con­vir­tió el lan­za­mien­to y el Gra­na­da se des­per­tó. Con la de­fen­sa gro­gui y des­pués de que Va­ra­ne des­pe­ja­se a cór­ner un ba­lón que se co­la­ba de nue­vo en su por­te­ría, Duar­te gol­pea­ba al Ma­drid al re­sol­ver des­de el área pe­que­ña el sa­que de es­qui­na lan­za­do por Víc­tor Díaz.

En­tró en pá­ni­co el con­jun­to de Zi­da­ne, des­or­de­na­do y sin pau­sa, alo­ca­do en la crea­ción e ines­ta­ble en su za­ga. So­lo Val­ver­de, des­afo­ra­do en su vo­lun­tad de des­ple­gar­se por to­do el cam­po, pa­re­cía ca­pa­ci­ta­do pa­ra en­fren­tar­se a to­do el Gra­na­da. So­lo res­pi­ró el uru­gua­yo cuan­do Ja­mes re­sol­vió a pla­cer en el úl­ti­mo mi­nu­to una in­ter­na­da por la ban­da de­re­cha de Odrio­zo­la. Vol­cá­ni­co de na­ci­mien­to, acen­tua­do por una es­ta­bi­li­dad que le re­sul­ta es­qui­va, el Ma­drid vol­vió a co­que­tear con el desas­tre y sa­lió vic­to­rio­so. El azar es ca­pri­cho­so y tie­ne me­mo­ria, y al equi­po de Zi­da­ne le con­ven­dría evi­tar re­tar a la suer­te con tan­ta fre­cuen­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.