Una Cham­pions con du­das y la cer­te­za del Ajax

El País (País Vasco) - - DEPORTES -

Los ac­ci­den­tes en la fa­se de gru­pos de la Cham­pions de­be­rían en­ten­der­se co­mo al­go na­tu­ral, te­nien­do en cuen­ta que los ju­ga­do­res afrontan los dos pri­me­ros cru­ces cons­cien­tes de que tie­nen mar­gen de error pa­ra po­ner­se las pi­las si tro­pie­zan y que mu­chos equi­pos es­tán aún por car­bu­rar en es­te arran­que de tem­po­ra­da. Pe­ro en el fút­bol la na­tu­ra­li­dad no sue­le im­po­ner­se a las ex­pec­ta­ti­vas. La go­lea­da del Ba­yern al Tot­ten­ham, el es­tan­ca­mien­to del Real Ma­drid an­te el Bru­jas, el su­fri­mien­to del Li­ver­pool pa­ra sa­car los tres pun­tos con­tra el Salz­bur­go des­pués de ir ga­nan­do por 3-0 o la vic­to­ria pe­lea­da del Ba­rça con­tra el In­ter han ins­pi­ra­do, en ma­yor o me­nor me­di­da, más preo­cu­pa­ción que ali­vio en­tre sus afi­cio­nes.

Lo nor­mal es que el 80 o 90% de los con­jun­tos fuer­tes pa­sen a oc­ta­vos y avan­cen en las eli­mi­na­to­rias, sal­vo al­gu­na ex­cep­ción co­mo la del Ajax el año pa­sa­do. Y que es­te pri­mer tra­mo de la fa­se de gru­pos sea vis­to co­mo una es­pe­cie de ca­len­ta­mien­to pre­vio a la ho­ra de la ver­dad. Pe­ro to­do de­pen­de del ni­vel de exi­gen­cia con el que se mi­da a los as­pi­ran­tes. Y en es­te ca­so, el Ba­rça y el Ma­drid son po­si­ble­men­te los clu­bes más so­me­ti­dos al ri­gor de la pre­sión. No se les per­do­na ni per­der en los amis­to­sos.

Cuan­do las du­das ate­na­zan a un equi­po, co­mo le ha ocu­rri­do al club me­ren­gue des­de pre­tem­po­ra­da, se crea un cal­do de cul­ti­vo incómodo e in­clu­so irres­pi­ra­ble a la ho­ra de sal­tar al cés­ped ca­da tres días. La afi­ción exi­gía sa­via nue­va, pe­ro la es­pe­ra­da re­vo­lu­ción Zi­da­ne en la plan­ti­lla ha que­da­do en un de­seo co­lec­ti­vo in­cum­pli­do, y ese es­ta­do aními­co es­tá ca­lan­do en los fut­bo­lis­tas en una suer­te de mon­ta­ña ru­sa. Han re­mon­ta­do en La­Li­ga, pe­ro cu­rio­sa­men­te no en­cuen­tran el rum­bo en su há­bi­tat na­tu­ral, Eu­ro­pa.

Los ju­ga­do­res siem­pre tie­nen la ba­za de con­tra­rres­tar las crí­ti­cas so­bre el te­rreno de jue­go, al con­tra­rio que el afi­cio­na­do. Y la ex­pe­rien­cia es un gra­do a la ho­ra de des­pe­jar du­das sin mie­do. Lo he­mos vis­to en el ca­so de Luis Suá­rez. Te­nía mu­chos ojos al ace­cho y con­tra el In­ter su­po apro­ve­char su se­gun­da opor­tu­ni­dad pa­ra de­mos­trar a los de­más que se equi­vo­can. Al­guien co­mo él no pier­de su ins­tin­to de ki­ller den­tro del área de un día pa­ra otro. Ahí ra­di­ca la fuer­za de los equi­pos gran­des, tie­nen dos o tres ju­ga­do­res de­ter­mi­nan­tes y bas­ta que uno de ellos ten­ga un buen día pa­ra re­sol­ver la pa­pe­le­ta.

Lo na­tu­ral, por tan­to, es que los equi­pos su­fran al­gu­na tur­bu­len­cia en Eu­ro­pa en es­te mo­men­to de la cam­pa­ña. Pe­ro el ca­so del Ajax nos vie­ne a de­mos­trar, de nue­vo, que hay ex­cep­cio­nes que con­fir­man la re­gla. En par­te gra­cias al ro­da­je que les ha brin­da­do la ten­sión acu­mu­la­da du­ran­te las ron­das cla­si­fi­ca­to­rias pa­ra en­trar en la fa­se de gru­pos, pe­ro tam­bién cuen­ta con una ba­se só­li­da. Mu­chos die­ron por he­cho que el con­jun­to re­ve­la­ción de la tem­po­ra­da pa­sa­da aca­ba­ría des­in­flán­do­se, más si ca­be con la sa­li­da de Fren­kie de Jong y Matt­hijs de Ligt. Pe­ro na­da más le­jos de la reali­dad. Cuan­do un equi­po cuen­ta con un pro­yec­to só­li­do a la ho­ra de pla­ni­fi­car el re­le­vo de sus es­tre­llas y man­tie­ne so­bre el cés­ped una idea de ju­gar al fút­bol, ca­si de me­mo­ria, no hay tan­to que te­mer. El Ajax man­tie­ne in­tac­ta su lí­nea ata­que con los mis­mos efec­ti­vos y en de­fen­sa si­guen apli­can­do los mis­mos prin­ci­pios de or­ga­ni­za­ción y pre­sión, re­tra­san­do a Da­ley Blind co­mo cen­tral, un ju­ga­dor cur­ti­do tras la ex­pe­rien­cia acu­mu­la­da en el Man­ches­ter Uni­ted. Y co­mo pu­die­ron com­pro­bar en Mes­ta­lla, hay quie­nes se han li­be­ra­do y ofre­cen más ren­di­mien­to, co­mo Donny van de Beek, que vuel­ve a ser ese me­dio to­do­te­rreno que pre­sio­na, ata­ca y me­te go­les, y Zi­yech, un dri­bla­dor con dis­pa­ro le­tal. El Ajax man­tie­ne sus se­ñas de iden­ti­dad y la tran­qui­li­dad. He ahí su for­ta­le­za. Por­que mien­tras otros es­tán ro­dea­dos de du­das, a ellos les alien­tan las cer­te­zas. Van de Beek, tras mar­car al Va­len­cia.

/ AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.