Frac­tu­ra de Llo­ris, tra­ge­dia del Tot­ten­ham

La gra­ve le­sión de su ca­pi­tán sim­bo­li­za el des­plo­me del equi­po des­pués de al­can­zar en ju­nio su pri­me­ra fi­nal de Cham­pions

El País (País Vasco) - - DEPORTES - DIE­GO TO­RRES

Lo re­pi­ten los mé­di­cos que cui­dan de los me­jo­res de­por­tis­tas y lo ha­cen ca­da vez con más én­fa­sis. El cuer­po no se re­sien­te sin que la men­te su­fra un des­equi­li­brio pre­vio. Hay le­sio­nes que cons­ta­tan el ma­les­tar de un fut­bo­lis­ta y hay le­sio­nes que con­fir­man el de­rrum­be de un equi­po en­te­ro. Al­go de eso ocu­rrió cuan­do Hu­go Llo­ris se par­tió el bra­zo en el mi­nu­to 8 del par­ti­do que en­fren­tó ayer al Tot­ten­ham con el Brigh­ton. Fue la se­ñal de­fi­ni­ti­va. Des­pués de seis tem­po­ra­das de es­fuer­zos con­ti­nua­dos a las ór­de­nes de Po­chet­tino, tras ro­zar tí­tu­los sin po­der atra­par­los, so­lo cua­tro me­ses des­pués de al­can­zar su pri­me­ra fi­nal de Cham­pions, las ex­pec­ta­ti­vas se apa­gan. Res­trin­gi­dos los es­tí­mu­los, el Tot­ten­ham pa­li­de­ce.

Su­ce­dió cuan­do Pas­cal Gross col­gó un cen­tro cual­quie­ra so­bre el área visitante. Llo­ris sal­tó a atra­par la pe­lo­ta pe­ro se des­orien­tó en el ai­re y ca­yó de es­pal­das den­tro de su pro­pia por­te­ría. Ha­cia un la­do fue el ba­lón, fran­co pa­ra que lo re­ma­ta­ra a gol Neal Mau­pay: 1-0. Ha­cia el otro fue el por­te­ro, que en su in­ten­to por apo­yar­se en el sue­lo sin­tió có­mo el bra­zo iz­quier­do se le par­tía. La ar­ti­cu­la­ción del co­do ce­dió, los hue­sos se rom­pie­ron, y el bra­zo se le fue al án­gu­lo an­ti­na­tu­ral. Los mé­di­cos tu­vie­ron que su­mi­nis­trar­le oxí­geno y mor­fi­na pa­ra cal­mar su do­lor mien­tras se lo lle­va­ban en ca­mi­lla.

Cam­peón del mun­do con Fran­cia en Ru­sia, ca­pi­tán, lí­der mo­ral del equi­po, el por­te­ro de 32 años es mu­cho más que un ele­men­to ve­ne­ra­ble en la plan­ti­lla del vi­gen­te sub­cam­peón de la Cham­pions. Llo­ris es el vi­ca­rio de Mau­ri­cio Po­chet­tino en el ves­tua­rio. Es el je­fe de la tro­pa. El ga­ran­te del or­den y el com­pro­mi­so.

Y la tro­pa, pla­ga­da de in­di­vi­duos me­lan­có­li­cos que desean mar­char­se a otro club —Ver­tong­hen, Al­der­wei­reld y Erik­sen se que­da­rán li­bres en 2020— o que se en­cuen­tran fe­liz­men­te abur­gue­sa­dos —De­le Alli— ame­na­za des­ban­da­da. Em­pe­ña­do en pa­gar los gas­tos del nue­vo es­ta­dio, los due­ños del club ape­nas se han gas­ta­do 100 mi­llo­nes de eu­ros en fi­cha­jes en las dos úl­ti­mas tem­po­ra­das. De­ma­sia­do po­co pa­ra un as­pi­ran­te a com­pe­tir con los gran­des de la Pre­mier.

El Brigh­ton aca­bó im­po­nién­do­se por 3-0. Aho­ra el Tot­ten­ham acu­mu­la cin­co de­rro­tas, tres em­pa­tes y tres vic­to­rias en los 11 en­cuen­tros que lle­va dispu­tados es­ta tem­po­ra­da. El ba­lan­ce de go­les en la Pre­mier es de 14 a fa­vor y 12 en con­tra, y la de­ri­va re­sul­ta aún más alar­man­te. El Tot­ten­ham vie­ne de re­ci­bir una de las peo­res pa­li­zas de su his­to­ria, en Cham­pions an­te el Ba­yern (2-7), y ha­ce una se­ma­na que­dó eli­mi­na­do de la Co­pa de la Li­ga por el Col­ches­ter, de Cuar­ta Di­vi­sión (4-3).

El equi­po enér­gi­co que pre­sio­na­ba a sus ri­va­les has­ta la ex­te­nua­ción, que pe­leó por la Pre­mier has­ta el fi­nal en las tem­po­ra­das 2015-16 y 2016-17, se ha de­for­ma­do. Co­mo ca­si siem­pre, la pér­di­da de con­sis­ten­cia es más evi­den­te en lo que ha­cen los ju­ga­do­res cuan­do no tie­nen la pe­lo­ta. Lo ex­pli­có el por­tal The Ath­le­tic ha­ce dos se­ma­nas, a par­tir de da­tos su­mi­nis­tra­dos por la agen­cia Op­ta: la ac­ti­vi­dad de­fen­si­va de los ju­ga­do­res cuan­ti­fi­ca­da en se­cuen­cias de pre­sión que aca­ban des­ba­ra­tan­do las ju­ga­das del ri­val en cam­po con­tra­rio han si­do, su­ce­si­va­men­te, 11, 15, 13 y 9 de me­dia por par­ti­do en las úl­ti­mas tem­po­ra­das. El de­cli­ve es pa­ten­te. Un in­di­cio en­tre mu­chos. “So­mos más crea­ti­vos en ata­que”, di­jo Po­chet­tino re­cien­te­men­te; “pe­ro de­be­mos me­jo­rar la pre­sión”. Exac­ta­men­te aque­llo que no de­pen­de de la cla­se sino de la vo­lun­tad.

“Per­der a Hu­go y en­ca­jar un gol fue un im­pac­to te­rri­ble”, la­men­tó ayer el téc­ni­co. “En la se­gun­da apro­xi­ma­ción del Brigh­ton con­ce­di­mos el se­gun­do gol. Nun­ca tu­vi­mos la po­si­bi­li­dad de me­ter­nos en el par­ti­do. La le­sión de Hu­go nos afec­tó emo­cio­nal­men­te. El equi­po lo acu­só. Las no­ti­cias de Hu­go que nos lle­gan del hos­pi­tal no son bue­nas”.

Al Tot­ten­ham so­lo le fal­ta­ba aflo­rar la tra­ge­dia de un mo­do más tan­gi­ble. Más evi­den­te que los mar­ca­do­res, que la tác­ti­ca, o que los com­ple­jos ava­ta­res del jue­go. Nin­gún sím­bo­lo más exac­to que la caí­da de su pi­lar bá­si­co, Hu­go Llo­ris, en Brigh­ton.

/ AN­DREW COULDRIDGE (REUTERS)

Hu­go Llo­ris, tras rom­per­se el bra­zo en Brigh­ton.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.