Unos Mun­dia­les ar­ti­fi­cia­les y en si­len­cio

La au­sen­cia de pú­bli­co en Doha y las du­rí­si­mas con­di­cio­nes am­bien­ta­les han des­lu­ci­do la gran ci­ta del atle­tis­mo

El País (País Vasco) - - DEPORTES - CAR­LOS ARRIBAS,

El Kha­li­fa Sta­dium es una bur­bu­ja asép­ti­ca co­mo un qui­ró­fano, y tan bri­llan­te y re­lu­cien­te, ro­dea­da de la reali­dad de una ciu­dad, Doha, cre­ci­da con­tra to­da la ló­gi­ca na­tu­ral en un de­sier­to, cu­yos na­ti­vos tie­nen dé­fi­cit de vi­ta­mi­na D por­que no se ex­po­nen al sol. Su vi­da trans­cu­rre res­pi­ran­do ai­re pa­sa­do por cli­ma­ti­za­do­res, el ai­re acon­di­cio­na­do de cen­tros co­mer­cia­les, mez­qui­tas, res­tau­ran­tes, ofi­ci­nas, sus ca­sas, sus co­ches. So­lo los tra­ba­ja­do­res in­mi­gran­tes van en au­to­bús o bi­ci­cle­ta, o tra­ba­jan al ai­re li­bre, so­me­ti­dos a la tre­men­da ra­dia­ción so­lar y res­pi­ran­do un ai­re car­ga­do de ozono y par­tí­cu­las de pol­vo y sal.

En un am­bien­te ar­ti­fi­cial, en un es­ta­dio tan ce­rra­do al que no lle­ga del ex­te­rior ni la bri­sa que a ve­ces que­ma la piel, tan ca­lien­te, la vi­da ha si­do be­lla pa­ra los atle­tas. Tem­pe­ra­tu­ra y hu­me­dad con­tro­la­das. Con­di­cio­nes per­fec­tas. Ni una rá­fa­ga de vien­to per­mi­ti­da, ni una go­ta de llu­via, y au­xi­lia­res de­rra­man­do bo­te­lli­nes de agua mi­ne­ral pa­ra re­mo­jar la are­na del fo­so de sal­tos.

En el es­ta­dio, di­ce Se­bas­tian Coe, el pre­si­den­te de la IAAF, la fe­de­ra­ción que de­ci­dió que en es­te lu­gar se ce­le­bra­ra un Mun­dial de atle­tis­mo, to­do ha sa­li­do per­fec­to. “No re­cuer­do nin­gún cam­peo­na­to del mun­do don­de ha­ya vis­to una ca­li­dad tan al­ta en ca­si to­das las dis­ci­pli­nas”, di­ce el bri­tá­ni­co, que no la­men­ta lle­var el atle­tis­mo a un país sin pa­sa­do ni pre­vi­si­ble fu­tu­ro atlé­ti­co: “No po­de­mos se­guir yen­do a los mis­mos lu­ga­res to­dos los años”.

Ins­ta­lar el ai­re acon­di­cio­na­do en el Kha­li­fa cos­tó 81 mi­llo­nes de eu­ros y las emi­sio­nes de su ins­ta­la­ción se su­ma­ron a to­das las ur­ba­nas ali­men­ta­das por la elec­tri­ci­dad pro­du­ci­da por su gas na­tu­ral que ha­cen de Qa­tar uno de los cin­co paí­ses del mun­do con más emi­sio­nes de car­bono por ha­bi­tan­te.

A los atle­tas de la pis­ta, pe­se a es­tar tan a gus­to co­rrien­do, no les ha gus­ta­do el am­bien­te ar­ti­fi­cial en que han com­pe­ti­do, tan con­tro­la­do co­mo si com­pi­tie­ran en pis­ta cu­bier­ta, sin ape­nas pú­bli­co la ma­yo­ría de las ve­ces, y no­ta­ban que las gran­des mar­cas con­se­gui­das y el gran es­pec­tácu­lo del atle­tis­mo era re­ci­bi­do ca­si en si­len­cio. A los ca­ta­rís no les im­por­ta el atle­tis­mo. Ni un ca­nal de te­le­vi­sión de Qa­tar en­con­tró tiem­po pa­ra ha­cer­le hue­co a su Mun­dial en unas pa­rri­llas sa­tu­ra­das de par­ti­dos de fút­bol de La­Li­ga. Dos gran­des atle­tas con la ca­mi­se­ta de Qa­tar con­si­guie­ron me­da­lla. La ac­tua­ción de uno, el va­llis­ta Ab­de­rra­mán Sam­ba, de ori­gen mau­ri­tano, no atra­jo

En el as­fal­to, los atle­tas han co­rri­do con­tra el ca­lor y la con­ta­mi­na­ción

“No po­de­mos ir a los mis­mos si­tios”, di­ce Coe, pre­si­den­te de la IAAF

a nin­gún lo­cal al es­ta­dio gra­tui­to. So­lo los vue­los de su hal­cón Bars­him en sal­to de al­tu­ra, el único atle­ta ca­ta­rí de ori­gen ca­ta­rí, les lle­va­ron al éx­ta­sis, y has­ta el emir se sen­tó en el pal­co.

“Los atle­tas no siem­pre sa­ben...”, di­ce Coe, cam­peón olím­pi­co de 800m y 1500m, que no se sien­te cul­pa­ble de la con­tri­bu­ción de Qa­tar al ca­len­ta­mien­to glo­bal por las emi­sio­nes in­cre­men­ta­das. “Re­cuer­do que es­ta­ba en Se­vi­lla en 1999 cuan­do la tem­pe­ra­tu­ra lle­gó a los 41 gra­dos sin ai­re acon­di­cio­na­do o tec­no­lo­gía en los es­ta­dios. Cuan­do los atle­tas vie­nen aquí, y la ma­yo­ría de ellos com­pi­ten en el es­ta­dio, y te­ne­mos la tec­no­lo­gía pa­ra per­mi­tir eso, pa­ra ofre­cer­les me­jo­res con­di­cio­nes que las que ten­drían en la ma­yo­ría de los de­más es­ta­dios, es al­go de lo que ten­dría­mos que es­tar con­ten­tos”, afir­ma Coe.

Hu­bo un ré­cord del mun­do, el de la nor­te­ame­ri­ca­na Da­li­lah Muham­mad en los 400m va­llas, y hu­bo prue­bas mag­ní­fi­cas, co­mo los 400m fe­me­ni­nos de Sal­wa Eid Na­ser, la pér­ti­ga y la lon­gi­tud mas­cu­li­nas o los 5.000m de hom­bres, o los 10.000m de Si­fan Has­san. No hu­bo mo­men­tos de lo­cu­ra co­lec­ti­va co­mo la que aco­gía ha­bi­tual­men­te las ha­za­ñas de Usain Bolt. La rei­na de la ve­lo­ci­dad, la ja­mai­ca­na Shelly Ann-Fra­ser, dio la vuel­ta de ho­nor tras su vic­to­ria en los 100m an­te me­nos de 3.000 per­so­nas. Pe­ro no sa­ben que en la vi­sión fu­tu­ris­ta del atle­tis­mo el es­ta­dio no se­rá más que un es­tu­dio te­le­vi­si­vo, les in­for­ma Coe. Lo im­por­tan­te, lo real, no se­rá lo que vean los po­cos de las gra­das, sino el es­pec­tácu­lo que se trans­mi­ta a mi­les de mi­llo­nes de per­so­nas.

En el ex­te­rior, en las prue­bas de as­fal­to, la com­pe­ti­ción pu­ra­men­te deportiva de­jó pa­so a unas prue­bas con­ver­ti­das en sim­ple lu­cha por la su­per­vi­ven­cia.

Los atle­tas de as­fal­to han de­nun­cia­do que les obli­ga­ran a con­ver­tir­se en sol­da­dos en el de­sier­to lan­za­dos a una ba­ta­lla a me­dia­no­che. “¿Por qué te­ne­mos que so­me­ter­nos a es­to?”, se pre­gun­ta­ba el mar­cha­dor es­pa­ñol Mi­guel Án­gel Ló­pez an­tes de su prue­ba, los 20km, que dis­pu­tó a 35 gra­dos con una hu­me­dad del 88%.

Han con­ta­do lo que no cuen­ta Coe, las mi­se­rias del ma­ra­tón fe­me­nino, cu­yas par­ti­ci­pan­tes no su­frie­ron so­lo el ca­lor y la hu­me­dad sino tam­bién las se­cue­las de una tor­men­ta de are­na que ha­bía azo­ta­do Doha dos días an­tes y que col­mó la at­mós­fe­ra de par­tí­cu­las PM 2,5 (pe­que­ñas, pa­san a los pul­mo­nes) y PM 10 (gran­des, se que­dan acu­mu­la­das, y son las pe­li­gro­sas) que les ce­rra­ban los bron­quios y les im­pe­dían res­pi­rar. “Pe­ro sa­be­mos que son par­tí­cu­las de sal y de are­na, no son ve­ne­no­sas. No son ni­tró­geno, las pe­li­gro­sas, las que te­ne­mos en Eu­ro­pa”, di­ce Mi­guel Es­cri­bano, de la em­pre­sa na­va­rra Ku­nak, que ha ins­ta­la­do apa­ra­tos pa­ra mo­ni­to­ri­zar la ca­li­dad del ai­re con­tra­ta­da por la IAAF. “Qa­tar es­tá en el top 10 mun­dial de con­ta­mi­na­ción por par­tí­cu­las, aun­que sean de pol­vo y sal, quí­mi­ca­men­te no pe­li­gro­sas pa­ra la sa­lud co­mo son el ni­tró­geno en Eu­ro­pa o el mo­nó­xi­do en Etio­pía de las co­ci­nas de car­bón mal que­ma­do o de los co­ches que que­man mal”.

En el Mun­dial de fút­bol de 2022 ha­brá 12 es­ta­dios con ai­re acon­di­cio­na­do. En el nue­vo atle­tis­mo te­le­vi­si­vo pre­co­ni­za­do por Coe, qui­zás el es­pec­tácu­lo con­ti­núe con la atri­bu­ción es­per­pén­ti­ca de las me­da­llas por un ju­ra­do co­mo el que en Doha dio un bron­ce a un hún­ga­ro por un lan­za­mien­to nu­lo o a Or­lan­do Or­te­ga, con una mar­ca su­pe­rior al quin­to cla­si­fi­ca­do, lo que ge­ne­ra­ría tam­bién caos, pe­ro aña­di­ría emoción su­ple­men­ta­ria. “¿Qué se­ría jus­to?”, di­ce Coe de la me­da­lla al va­llis­ta es­pa­ñol. “Me pa­re­ció ade­cua­da la de­ci­sión”.

Y en sus ma­nos es­tá el fu­tu­ro del atle­tis­mo.

/ MAR­TIN MEISSNER (AP)

El es­ta­dio de Doha, con po­ca afluen­cia du­ran­te una de las jor­na­das del Mun­dial.

/ A. HASSENSTEI­N (GETTY)

La bie­lo­rru­sa Kud­ze­lich, tras ter­mi­nar el ma­ra­tón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.