Con la P: con­cur­so can­ce­la­do por ley

La sen­ten­cia que es­ta se­ma­na pu­so fin a ‘Pa­sa­pa­la­bra’ mar­ca un hi­to en la his­to­ria de la te­le­vi­sión y abre un pro­ce­so lleno de in­cóg­ni­tas pa­ra sus­ti­tuir­lo

El País (País Vasco) - - PANTALLAS - TOM C. AVEN­DA­ÑO,

“Nos ve­mos en el pró­xi­mo pro­gra­ma”. El con­cur­so más vis­to de las úl­ti­mas dos dé­ca­das en la te­le­vi­sión es­pa­ño­la se des­pi­dió sin dra­ma­tis­mo ni ce­re­mo­nia; sin sen­ti­mien­to, ca­si. Aque­llos úl­ti­mos mi­nu­tos que se vie­ron en Te­le­cin­co el mar­tes a las 21.10 ho­ra pe­nin­su­lar nun­ca se pen­sa­ron co­mo el fi­nal de­fi­ni­ti­vo, so­lo el de una edi­ción más, la 3.292. Pe­ro aquel mar­tes to­do cam­bió. La sen­ten­cia ju­di­cial que Me­dia­set lle­va­ba años re­cu­rrien­do el Tri­bu­nal Su­pre­mo la ha­cía fir­me. Te­le­cin­co es­ta­ba con­de­na­da “a ce­sar in­me­dia­ta­men­te (…) la emi­sión (…) del pro­gra­ma”. Esas sie­te pa­la­bras, que no han de­ja­do de re­pe­tir­se en to­da la se­ma­na, pu­sie­ron fin a 19 años en an­te­na, a nue­ve de ba­ta­lla ju­di­cial, y a una ins­ti­tu­ción en mi­llo­nes sa­lo­nes por to­da Es­pa­ña. Ca­si na­die lo sos­pe­cha­ba al des­per­tar­se por la ma­ña­na, pe­ro aquel mar­tes fue el fin a Pa­sa­pa­la­bra.

La in­dus­tria de la te­le­vi­sión nun­ca ha­bía vis­to na­da igual. Pa­sa­pa­la­bra, po­si­ble­men­te el con­cur­so con los es­pec­ta­do­res más fie­les de Es­pa­ña, aca­ba­ba de fir­mar el me­jor sep­tiem­bre de su lar­ga his­to­ria, con un 18,8% de cuo­ta de pan­ta­lla. Sen­ta­ba de me­dia a unos dos mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res dia­rios; mu­chos de ellos se que­da­ban a ver el in­for­ma­ti­vo que ve­nía des­pués, y con­tri­buían a que fue­se el más vis­to de la te­le­vi­sión. Pa­sa­pa­la­bra so­lía ser el es­pa­cio más vis­to de su fran­ja ho­ra­ria y te­ner el mi­nu­to con más au­dien­cia de ca­da día, ge­ne­ral­men­te coin­ci­dien­do con la prue­ba fi­nal de ca­da pro­gra­ma, El Ros­co. Que un pro­gra­ma blan­co, cul­tu­ral y de éxi­to fue­se ampu­tado de una pa­rri­lla re­sul­ta­ba iné­di­to. Que lo or­de­na­se el Su­pre­mo de un día pa­ra otro, his­tó­ri­co.

En la se­de de Me­dia­set en Fuen­ca­rral (Ma­drid), la sen­ten­cia se es­pe­ra­ba des­de ha­cía tiem­po. Se sa­bía que cae­ría es­ta tem­po­ra­da. O en sep­tiem­bre, o en oc­tu­bre o en no­viem­bre. La clave era mi­ni­mi­zar el im­pac­to que tu­vie­se en la pa­rri­lla la re­ti­ra­da de Pa­sa­pa­la­bra. Los tra­ba­jos es­ta­ban en mar­cha en ve­rano; prue­bas de con­cur­sos nue­vos, más o me­nos pa­re­ci­dos al ori­gi­nal. Aho­ra esa re­ti­ra­da aho­ra era real y de­bía ha­cer­se “in­me­dia­ta­men­te”.

Ade­más, es­ta no­ti­cia po­día afear el re­la­to de los éxi­tos de la com­pa­ñía. Me­dia­set se en­cuen­tra en mi­tad de una am­bi­cio­sa fu­sión de to­das sus fi­lia­les, prin­ci­pal­men­te la es­pa­ño­la y la ita­lia­na, en un hol­ding lla­ma­do Me­dia­fo­reu­ro­pe que ten­drá se­de en Ho­lan­da. Te­le­cin­co aca­ba de ce­rrar uno de sus me­jo­res sep­tiem­bres, con un 15% de cuo­ta de pan­ta­lla de me­dia. Su gran ri­val, Atres­me­dia, tie­ne un 11,3%: ha­cía 12 años que no te­nían una ven­ta­ja así. Van a la ca­be­za en in­ver­sión pu­bli­ci­ta­ria.

Co­men­zó lo que fuen­tes de la ca­de­na des­cri­ben co­mo “una se­ma­na fre­né­ti­ca”, des­de el de­par­ta­men­to ju­rí­di­co has­ta los pla­tós. ¿Qué pa­sa­ba, por ejem­plo, con el di­ne­ro que hu­bie­ran ga­na­do los con­cur­san­tes en pro­gra­mas no emi­ti­dos? (Na­da. La ca­de­na so­lo pa­ga por los pre­mios que emi­te). ¿Cuán­to tar­da­ría la sen­ten­cia en eje­cu­tar­se? (Un día: el con­cur­so se po­día emi­tir esa mis­ma tar­de de mar­tes) ¿Y, so­bre to­do, qué ocu­rri­ría des­pués con Pa­sa­pa­la­bra, un pro­gra­ma que lle­va en Es­pa­ña más tiem­po que el eu­ro?

El con­flic­to ha­bía em­pe­za­do po­co des­pués de que Me­dia­set com­pra­se el for­ma­to, una ver­sión de The Alp­ha­bet Ga­me, el con­cur­so de la pro­duc­to­ra bri­tá­ni­ca ITV Glo­bal En­ter­tain­ment. En­tre 2000 y 2006 se emi­tió en An­te­na 3, don­de se le fue­ron mo­di­fi­can­do las prue­bas y se le aña­dió el fa­mo­so Ros­co al fi­nal. En 2006 pa­só a ma­nos de Me­dia­se. En 2009, to­ca­ba re­no­var el con­tra­to. Los bri­tá­ni­cos ha­bían vis­to el po­ten­cial de su pro­duc­to en Es­pa­ña y que­rían otras con­di­cio­nes. Ade­más del di­ne­ro de los de­re­chos, que­rían ser pro­duc­to­ra y lle­var­se un 10% de los be­ne­fi­cios. Si no, irían a la com­pe­ten­cia. Me­dia­set clau­di­có.

Aquel el tra­to siem­pre de­jó mal sa­bor de bo­ca y el ob­je­ti­vo des­de en­ton­ces fue rom­per­lo. Ha­bía un pre­tex­to: el pro­gra­ma ape­nas se pa­re­cía ya a The Alp­ha­bet Ga­me. Tras nue­ve años en Es­pa­ña, era un ba­ti­bu­rri­llo de ideas de la pro­duc­to­ra ori­gi­nal es­pa­ño­la, Bo­caBo­ca, del Pas­sa­pa­ro­le ita­liano y de­más. Me­dia­set re­gis­tró El Ros­co, in­tro­du­jo más cam­bios (que tam­bién re­gis­tró), de­cla­ró el con­tra­to nu­lo y, a fi­na­les de 2010, de­man­dó a ITV. Aun con la sen­ten­cia en su con­tra, to­do po­día ir bien. Ten­drían la fór­mu­la de un Pa­sa­pa­la­bra nue­vo en sus ma­nos.

Sin tiem­po de reac­ción

To­do es­to exi­gía lo que la sen­ten­cia ne­ga­ba: tiem­po de reac­ción. Tiem­po de te­ner un sus­ti­tu­to lis­to. Y de ne­go­ciar, iró­ni­ca­men­te, con ITV, que es­tá in­tere­sa­da en man­te­ner el con­cur­so en Es­pa­ña (tam­bién es­tán ne­go­cian­do con RTVE) e in­clu­so abrir una fi­lial en Ma­drid. No se­ría una ne­go­cia­ción ba­ra­ta, ya que los bri­tá­ni­cos es­tán en po­si­ción de im­po­ner to­das las con­di­cio­nes. Pe­ro sig­ni­fi­ca­ría de­jar las co­sas co­mo es­tán. Im­pac­to ce­ro. En las ofi­ci­nas se em­pe­zó a tra­ba­jar “a con­tra­rre­loj”, en pa­la­bras de fuen­tes. Se de­ci­dió emi­tir el pro­gra­ma aque­lla tar­de. No se dio la or­den de de­jar de gra­bar más epi­so­dios. Y la cuen­ta de Me­dia­set en Twit­ter lan­zó un men­sa­je meridiano: “Sal­vo que se lle­ga­se pre­via­men­te a un acuer­do con ITV, hoy se­rá el úl­ti­mo día de emi­sión de Pa­sa­pa­la­bra”.

El miér­co­les ha­bía un plan B en mar­cha. Sál­va­me se po­día pro­lon­gar una ho­ra más pa­ra cu­brir el hue­co del con­cur­so. Era una op­ción rá­pi­da y ba­ra­ta. A la vez, se con­ti­nua­ron gra­ban­do más epi­so­dios de Pa­sa­pa­la­bra. Se es­ti­ró la cuer­da al má­xi­mo. So­lo a las 19.48 pe­nin­su­la­res, ca­si li­te­ral­men­te a úl­ti­ma ho­ra, Me­dia­set ad­mi­tió que re­ti­ra­ba Pa­sa­pa­la­bra de su pa­rri­lla.

Que las co­sas que­den así re­sul­ta di­fí­cil­men­te creí­ble. Un pro­gra­ma que­ri­do es un pro­gra­ma ren­ta­ble. Hay otras op­cio­nes pa­ra Te­le­cin­co y otras ca­de­nas pa­ra ITV. Na­die quie­re que ese “pró­xi­mo pro­gra­ma” que di­jo Ch­ris­tian Gál­vez el mar­tes que­de muy le­jos.

Un con­tra­to fir­ma­do en 2009 fue el prin­ci­pio del fin del pro­gra­ma

La pro­pie­ta­ria de los de­re­chos ne­go­cia el fu­tu­ro del for­ma­to en Es­pa­ña

por “un ar­tis­ta res­pal­da­do por una ca­rre­ra mu­si­cal”, se­gún in­for­mó la ca­de­na pú­bli­ca. En los úl­ti­mos años, RTVE ha op­ta­do por di­fe­ren­tes al­ter­na­ti­vas pa­ra la elec­ción. Las tres úl­ti­mas oca­sio­nes en las que se ha op­ta­do por la de­sig­na­ción di­rec­ta fue­ron ele­gi­das Edur­ne (que ter­mi­nó 21ª en 2015), El sue­ño de Mor­feo (25ª en 2013) y Pas­to­ra So­ler (10ª en 2012). Pe­ro es­te ha si­do uno de los sis­te­mas más uti­li­za­dos por la ca­de­na pú­bli­ca.

El cer­ta­men del año que vie­ne se ce­le­bra­rá en un au­di­to­rio que pue­de aco­ger a 16.500 per­so­nas. Es la mis­ma se­de don­de en 2007 se ce­le­bró la ver­sión in­fan­til del even­to. 10 años an­tes se con­ce­die­ron allí los pre­mios de MTV Eu­ro­pe.

Ch­ris­tian Gál­vez en el pla­tó de Pa­sa­pa­la­bra.

Blas Can­tó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.