La mu­ñe­ca

El País (País Vasco) - - PANTALLAS - Ma­nuel Vi­cent

En al­gu­nas pe­lí­cu­las de te­rror re­sul­ta in­quie­tan­te esa mu­ñe­ca de tra­po con la ca­be­za de por­ce­la­na que te mi­ra des­de el anaquel de la es­tan­te­ría; o ese ni­ño que dis­cu­rre con un tri­ci­clo a lo lar­go del pa­si­llo en­mo­que­ta­do de un ho­tel to­tal­men­te vacío; o esa bai­la­ri­na que rue­da sin ce­sar so­bre una ca­ja de mú­si­ca al son de la Bar­ca­ro­la. Los ni­ños sue­len dar buen re­sul­ta­do en las pe­lí­cu­las de te­rror. Y tam­bién los fal­sos pa­ya­sos. Cual­quie­ra que­da­ría ate­rro­ri­za­do si una no­che de nie­bla en una ga­so­li­ne­ra per­di­da sa­lie­ra a aten­der­te un pa­ya­so rien­do a car­ca­ja­das con la man­gue­ra del sur­ti­dor en la mano. Los maes­tros del gé­ne­ro sa­ben que el te­rror se pro­du­ce más por lo que el es­pec­ta­dor ima­gi­na o pre­sien­te que por lo que ve en la pan­ta­lla. Eso es lo que su­ce­de aho­ra en es­te pe­rro mun­do en el que los gla­cia­res se li­cúan, las tem­pes­ta­des son ca­da vez más vio­len­tas, los in­cen­dios más pa­vo­ro­sos, las inun­da­cio­nes más ma­si­vas y las se­quías más an­gus­tio­sas. Los cien­tí­fi­cos afir­man que es­ta cre­cien­te in­ten­si­dad de las ca­tás­tro­fes se de­be al cam­bio cli­má­ti­co, aun­que no to­dos es­tán de acuer­do. De pron­to en me­dio de es­te de­ba­te ha apa­re­ci­do una ado­les­cen­te, Gre­ta Thun­berg, cu­yo ros­tro in­quie­tan­te re­cuer­da al de esa mu­ñe­ca de por­ce­la­na que mi­ra fi­ja­men­te des­de la es­tan­te­ría y con su so­la pre­sen­cia el cam­bio cli­má­ti­co se ha con­ver­ti­do en una pe­lí­cu­la de te­rror. Con su ira y sus lá­gri­mas ha ejer­ci­do un exor­cis­mo en la tribuna de las Na­cio­nes Uni­das co­mo una mé­dium en­via­da des­de el fon­do de las in­mi­nen­tes ti­nie­blas fren­te a Do­nald Trump en el pa­pel de si­nies­tro pa­ya­so co­lor ca­la­ba­za. El te­rror del cam­bio cli­má­ti­co no es por lo que ve­mos sino por lo que pre­sen­ti­mos en un fu­tu­ro que se de­ba­te en­tre una mu­ñe­ca de por­ce­la­na que llo­ra y un pa­ya­so que ríe. Tal vez la ven­gan­za de un mar ahí­to de ba­su­ra que es­tá dis­pues­to a aho­gar a la hu­ma­ni­dad en su pro­pia mier­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.