La ‘yin­ca­na’ pa­ra he­re­dar en Es­pa­ña

Las di­fe­ren­cias re­gu­la­to­rias y fis­ca­les en­tre co­mu­ni­da­des com­pli­can la trans­mi­sión de bie­nes a los su­ce­so­res

El País (País Vasco) - - NEGOCIOS LEGAL - POR PA­TRI­CIA ES­TE­BAN

Se­gún la ci­ta atri­bui­da a Ben­ja­min Fran­klin, “en es­te mun­do na­da es se­gu­ro, sal­vo la muer­te y los im­pues­tos”. Am­bas cer­te­zas con­cu­rren en las he­ren­cias. En Es­pa­ña, sin em­bar­go, re­sul­ta bas­tan­te com­ple­jo con­cre­tar cuán­to de­be pa­gar al fis­co quien he­re­da, exis­tien­do, en con­se­cuen­cia, una al­ta in­cer­ti­dum­bre so­bre el pa­tri­mo­nio fi­nal que re­ci­bi­rán los su­ce­so­res. La co­exis­ten­cia de 17 re­gí­me­nes fis­ca­les, uni­do a las di­fe­ren­cias le­ga­les de ca­da re­gión, pro­vo­ca gran­des de­sigual­da­des y no po­cas di­fi­cul­ta­des a la ho­ra de re­ci­bir los bie­nes de un fa­mi­liar fa­lle­ci­do. Quien ha su­fri­do es­te pro­ce­so es cons­cien­te de la im­por­tan­cia de pla­ni­fi­car al de­ta­lle la re­par­ti­ción de su pro­pia he­ren­cia.

No es in­fre­cuen­te que pa­dres e hi­jos vi­van en dis­tin­tas co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas e, in­clu­so, paí­ses di­fe­ren­tes. Pe­ro en el pro­ce­so su­ce­so­rio la nor­ma­ti­va apli­ca­ble no es op­cio­nal. La re­gla ge­ne­ral es que es­ta no de­pen­de del lu­gar don­de vi­ve el he­re­de­ro ni don­de es­tán los bie­nes, sino de aquel en el que el fa­lle­ci­do te­nía su re­si­den­cia ha­bi­tual (allí don­de hu­bie­ra pa­sa­do un ma­yor nú­me­ro de días du­ran­te los úl­ti­mos cin­co años). En ese si­tio se li­qui­da­rá el im­pues­to de su­ce­sio­nes.

Más di­fí­cil re­sul­ta de­ter­mi­nar cuán­to ten­drán que pa­gar quie­nes he­re­dan, una de las gran­des preo­cu­pa­cio­nes cuan­do se abor­da el re­par­to del pa­tri­mo­nio del fa­lle­ci­do (o cau­san­te, en tér­mi­nos del Có­di­go Ci­vil). La res­pues­ta es “de­pen­de”. El im­po­pu­lar im­pues­to de su­ce­sio­nes no es igual en to­do el te­rri­to­rio. Al ser un tri­bu­to ce­di­do a las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, al­gu­nos Go­bier­nos re­gio­na­les uti­li­zan su ca­pa­ci­dad nor­ma­ti­va pa­ra apro­bar bo­ni­fi­ca­cio­nes y re­duc­cio­nes que pue­den va­riar de año en año.

Así, con­tro­lar la nor­ma­ti­va apli­ca­ble no es ta­rea sen­ci­lla ni si­quie­ra pa­ra los fis­ca­lis­tas. Co­mo afir­ma Pa­blo Ro­má, so­cio di­rec­tor de Ro­má Bohor­ques Tax & Le­gal, “el prin­ci­pal he­re­de­ro, el que se lle­va la ma­yor par­te, pue­de ser la co­mu­ni­dad au­tó­no­ma”. Se­gún apun­ta, hay trans­mi­sio­nes de tíos a so­bri­nos en las que las ar­cas pú­bli­cas han re­ci­bi­do ca­si el 65% del to­tal. En to­do ca­so, al in­fluir dis­tin­tos fac­to­res (gra­do de pa­ren­tes­co, edad, bie­nes trans­mi­ti­dos, pa­tri­mo­nio pre­exis­ten­te…), re­sul­ta ca­si im­po­si­ble ha­cer un ran­king de las co­mu­ni­da­des don­de es más ca­ro he­re­dar.

Bo­ni­fi­ca­cio­nes

En la ma­yo­ría de ellas, la tri­bu­ta­ción es bas­tan­te re­du­ci­da pa­ra he­ren­cias de me­nos de 300.000 eu­ros re­ci­bi­das de cón­yu­ges, pa­dres o hi­jos. En Ma­drid, por ejem­plo, el im­pues­to es­tá bo­ni­fi­ca­do el 99%, al igual que en An­da­lu­cía, don­de ade­más hay un mí­ni­mo exen­to de un mi­llón de eu­ros. En Ca­na­rias se pa­ga so­lo el 0,01%. Pe­ro lue­go hay di­fe­ren­cias no­to­rias. Por ejem­plo, un hi­jo de 30 años que he­re­da de su pa­dre la que era su vi­vien­da ha­bi­tual por va­lor de 150.000 eu­ros y tam­bién 150.000 eu­ros de­po­si­ta­dos en una cuen­ta co­rrien­te pa­ga 10 ve­ces más en Va­len­cia que en Ma­drid.

El im­pues­to de do­na­cio­nes es­tá muy co­nec­ta­do con el de su­ce­sio­nes, de mo­do que es­tas se han dis­pa­ra­do cuan­do más ca­ro ha si­do he­re­dar. No obs­tan­te, no to­do el mun­do sa­be que si se do­na un in­mue­ble, quien lo en­tre­ga tam­bién pa­ga im­pues­tos vía ren­ta. Y ahí no aca­ban los sus­tos. En he­ren­cias con pi­sos u otras fin­cas ur­ba­nas hay que li­qui­dar la plus­va­lía mu­ni­ci­pal en el Ayun­ta­mien­to co­rres­pon­dien­te. Las su­mas a las que pue­de te­ner que ha­cer fren­te el he­re­de­ro son tan ele­va­das que en al­gu­nos ca­sos han lle­ga­do a mo­ti­var la re­nun­cia. Una so­lu­ción que des­pla­za el pro­ble­ma al si­guien­te en la lí­nea su­ce­so­ria.

Ade­más, hay que te­ner en cuen­ta que las re­glas apli­ca­bles en las co­mu­ni­da­des con de­re­cho ci­vil pro­pio (País Vas­co, Ca­ta­lu­ña, Ba­lea­res, Ga­li­cia, Ara­gón y Na­va­rra) dan lu­gar a otra asi­me­tría. El ma­pa de las le­gí­ti­mas (par­te del pa­tri­mo­nio del cau­san­te que por ley co­rres­pon­de al cón­yu­ge y otros pa­rien­tes pró­xi­mos) es de­sigual. Mien­tras que en las au­to­no­mías sin de­re­cho ci­vil pro­pio los he­re­de­ros for­zo­sos re­ci­ben al me­nos dos ter­cios de la he­ren­cia, en Ara­gón se les re­ser­va la mi­tad; en el País Vas­co y Ba­lea­res, tan so­lo un ter­cio, y en Ca­ta­lu­ña y Ga­li­cia, un 25%. En Na­va­rra hay li­ber­tad pa­ra des­he­re­dar a los hi­jos.

En he­ren­cias es­pe­cial­men­te com­ple­jas por el vo­lu­men del pa­tri­mo­nio, los ex­per­tos re­co­mien­dan una pla­ni­fi­ca­ción ba­sa­da en se­gu­ros de vi­da o en la com­pra de ac­cio­nes an­tes que en el cam­bio de re­si­den­cia. San­tia­go Vi­ciano, so­cio di­rec­tor de LEAN, se­ña­la que las gran­des for­tu­nas son es­pe­cial­men­te ce­lo­sas con es­ta pre­pa­ra­ción y “no de­jan ca­bos suel­tos”. Se­gún re­la­ta, hay ma­ne­ras de pro­te­ger­se an­te un even­tual cam­bio le­gis­la­ti­vo que suba los im­pues­tos.

Una op­ción es trans­fe­rir la ti­tu­la­ri­dad de los bie­nes, pe­ro re­ser­ván­do­se el usu­fruc­to (su po­se­sión y uso) y una ren­ta pa­ra vi­vir, pa­ra “man­te­ner el be­ne­fi­cio an­te una even­tual re­cu­pe­ra­ción del im­pues­to”. Con es­ta fór­mu­la se dis­tri­bu­ye el pa­tri­mo­nio, se pa­ga el im­pues­to de do­na­cio­nes

(“muy bo­ni­fi­ca­do de pa­dres a hi­jos”, sub­ra­ya) y ade­más se evi­tan los ha­bi­tua­les pro­ble­mas con el re­par­to de la he­ren­cia co­mo su­ce­de cuan­do uno de los he­re­de­ros se nie­ga a fir­mar. Pa­ra so­lu­cio­nar­lo, apun­ta, la nue­va Ley de Ju­ris­dic­ción Vo­lun­ta­ria ha in­tro­du­ci­do un me­ca­nis­mo muy útil. Los su­ce­so­res, en lu­gar de ir al juez, pue­den so­li­ci­tar a un no­ta­rio que de­sig­ne a un pro­fe­sio­nal que ha­ga la par­ti­ción.

Pe­ro ¿y si no hay tes­ta­men­to? Se tra­ta de una cir­cuns­tan­cia más fre­cuen­te de lo que de­be­ría. En Es­pa­ña, a di­fe­ren­cia de otros paí­ses, “hay un ré­gi­men muy con­cre­to de re­par­to de la he­ren­cia pa­ra es­tos ca­sos”, ex­pli­ca Án­ge­les Luen­go, so­cia de Ló­pez Ro­dó & Cruz Fe­rrer. Eso sí, se­guir el dic­ta­do de la ley “ge­ne­ra nu­me­ro­sos con­flic­tos”. Unos pro­ble­mas que au­men­tan en ca­so de una em­pre­sa fa­mi­liar, que pue­de lle­gar a des­apa­re­cer. Por eso son fun­da­men­ta­les los pro­to­co­los fa­mi­lia­res que or­ga­ni­cen es­te pro­ce­so. Re­ci­bir par­ti­ci­pa­cio­nes de es­tas em­pre­sas tie­ne ade­más re­ba­ja fis­cal. Les es apli­ca­ble una re­duc­ción en la ba­se im­po­ni­ble de un 95%, que al­gu­nas au­to­no­mías ele­van has­ta el 99%.

El he­re­de­ro for­zo­so sue­le re­ci­bir dos ter­cios del to­tal. En Ara­gón es la mi­tad, y en Ba­lea­res, un ter­cio

“A ve­ces, el prin­ci­pal be­ne­fi­cia­rio es la au­to­no­mía”, afir­man en Ro­má Bohor­ques Tax & Le­gal

PE­TER KRAMER (HBO)

Fo­to­gra­ma de la se­rie ‘Suc­ces­sion’ que na­rra las dispu­tas fa­mi­lia­res por el con­trol de sus em­pre­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.