El triun­fo del nue­vo eco­lo­gis­mo

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL -

Los eco­lo­gis­tas ya ca­mi­nan so­los. Des­de 1987, Los Ver­des se pre­sen­tó en las elec­cio­nes de la mano del Par­ti­do Co­mu­nis­ta en la Coa­li­ción De­mo­crá­ti­ca Uni­ta­ria (CDU). Aun­que con­ta­ban con li­ber­tad de vo­to pa­ra, por ejem­plo, re­cha­zar los es­pec­tácu­los tau­ri­nos —mien­tras el PC los apro­ba­ba—, Los Ver­des siem­pre han es­ta­do en­som­bre­ci­dos por el PC en el Par­la­men­to.

Los Ver­des y su lí­der, He­loí­sa Apo­ló­nia, de­ja­ron de ser la úni­ca ban­de­ra eco­lo­gis­ta de la Cá­ma­ra en 2015 cuan­do el PAN (Per­so­nas Ani­ma­les Naturaleza) en­tró con su lí­der An­dré Sil­va. El PAN, que pue­de te­ner gru­po par­la­men­ta­rio se­gún los son­deos, ha su­fri­do fuer­tes crí­ti­cas de la de­re­cha y de la iz­quier­da, acu­sa­do de fun­da­men­ta­lis­mo am­bien­ta­lis­ta. En­tre sus me­di­das pi­den la su­pre­sión de la car­ne de va­ca y de la le­che, al­go que aca­ba­ría con el te­ji­do eco­nó­mi­co de, por ejem­plo, las is­las Azo­res.

gencias es la contrataci­ón de mi­les de per­so­nas en los ser­vi­cios pú­bli­cos de sa­lud y un sa­la­rio mí­ni­mo en torno a los 800 eu­ros. Am­bos pi­den en sus pro­gra­mas la na­cio­na­li­za­ción de la ban­ca y el fin de la escuela y la sa­ni­dad pri­va­das.

Ade­más de apro­bar la ges­tión del Go­bierno so­cia­lis­ta, las elec­cio­nes di­ri­mían la he­ge­mo­nía de la iz­quier­da a la iz­quier­da del PS. En 1999, se creó el Blo­co de Es­quer­da, con gen­te pro­ve­nien­te de una es­ci­sión del PC, con el fin de ha­cer­se en­tre su elec­to­ra­do con una ima­gen más mo­der­na y jo­ven. Han pa­sa­do 20 años y el PC, en su len­ta de­ca­den­cia, re­sis­te.

Es cier­to que el Blo­co de Ca­ta­ri­na Mar­tins le ha vuel­to a ga­nar al PC por una di­fe­ren­cia ma­yor que ha­ce cua­tro años (1,9 pun­tos en­ton­ces), se­gún el re­cuen­to pro­vi­sio­nal. La dis­tan­cia no es enor­me y, en cual­quier ca­so, me­nor de lo que gus­ta­ría a sus di­ri­gen­tes, pe­ro va ara­ñan­do pe­so vo­to a vo­to al PC, que ob­tu­vo uno de los peo­res re­sul­ta­dos de su his­to­ria.

El re­sul­ta­do elec­to­ral ten­drá con­se­cuen­cias en el li­de­raz­go de los par­ti­dos. En el ca­so del PC, su his­tó­ri­co lí­der, Je­ró­ni­mo de Sou­sa, prác­ti­ca­men­te se ha des­pe­di­do, des­pués de dos dé­ca­das en el rue­do, de las campañas elec­to­ra­les. En el mo­men­to de vo­tar anun­ció a los pe­rio­dis­tas que se­gui­rá siem­pre a dis­po­si­ción del par­ti­do, pe­ro que pre­ten­de de­di­car más tiem­po a su fa­mi­lia. Sus na­tu­ra­les re­le­vos son el por­ta­voz par­la­men­ta­rio, João Oli­vei­ra, y el lí­der en las elec­cio­nes eu­ro­peas, João Fe­rrei­ra.

De­cep­ción en la de­re­cha

El re­sul­ta­do del Blo­co tam­po­co es tan ex­pre­si­vo co­mo pa­ra in­ten­tar un asal­to a un Go­bierno de coa­li­ción, co­mo ha­bía de­ja­do caer Mar­tins. La cam­pa­ña elec­to­ral ha si­do una ba­ta­lla en­tre las iz­quier­das pa­ra anu­lar­se o equi­li­brar­se con el fin de fre­nar una pro­ba­ble ma­yo­ría ab­so­lu­ta del PS que les de­ja­ra sin ca­pa­ci­dad de ne­go­cia­ción.

El blo­que de la de­re­cha, que de 14 elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas ha ga­na­do seis, ha si­do una com­par­sa. Sin po­si­bi­li­dad de ga­nar, tan­to el CDS co­mo el PSD han apro­ve­cha­do la cam­pa­ña pa­ra re­afir­mar a sus lí­de­res, Cris­tas y Rui Rio, y a sus bases. Su tra­ba­jo de opo­si­ción du­ran­te cua­tro años se cen­tró en an­ti­ci­par el caos y el desas­tre, y na­da de eso ha su­ce­di­do, lo que ha de­silu­sio­na­do a su mi­li­tan­cia que, ade­más, ha per­di­do el mie­do a vo­tar a Cos­ta.

El es­cru­ti­nio pro­vi­sio­nal dio unos re­sul­ta­dos me­jo­res de los que se pre­veían al PSD, pro­ba­ble­men­te por un tras­va­se de vo­tos del CDS ha­cia su par­ti­do por efec­to del “vo­to útil”. Pe­se a la de­rro­ta, no tan es­tre­pi­to­sa co­mo la que se es­pe­ra­ba ha­ce unos me­ses, Rio no qui­so des­ve­lar su fu­tu­ro, tras ha­ber des­car­ta­do sen­tar­se en el Par­la­men­to por con­si­de­rar que se tra­ta de una ins­ti­tu­ción “des­acre­di­ta­da”.

La abs­ten­ción su­peró el 40%, pe­se a las lla­ma­das a la par­ti­ci­pa­ción del pre­si­den­te del país, Mar­ce­lo Re­be­lo de Sou­sa, y de to­dos los can­di­da­tos. Par­te del pro­ble­ma se de­be a una re­for­ma le­gal que re­cen­só au­to­má­ti­ca­men­te a to­dos los emi­gran­tes por­tu­gue­ses. El cen­so ha cre­ci­do has­ta los 10,8 elec­to­res, pe­ro el nú­me­ro de vo­tan­tes ape­nas se mo­di­fi­ca.

Los bue­nos da­tos de la eco­no­mía se de­ben a la dis­ci­pli­na del ex­mi­nis­tro Cen­teno

Los por­tu­gue­ses su­frie­ron en 2018 la ma­yor car­ga fis­cal de su his­to­ria

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.