Las pro­tes­tas se in­ten­si­fi­can en Hong Kong tras la ley an­ti­más­ca­ras

De­ce­nas de de­te­ni­dos y ac­tos de van­da­lis­mo en el me­tro y co­mer­cios

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - MACARENA VIDAL LIY,

La nueva ley con­tra las más­ca­ras no so­lo no ha con­se­gui­do de­te­ner las pro­tes­tas en Hong Kong, las ha em­peo­ra­do. Dos días des­pués de su en­tra­da en vi­gor, de­ce­nas de mi­les de per­so­nas han sa­li­do a la ca­lle a pro­tes­tar con­tra la me­di­da en tres gran­des mar­chas en dis­tin­tos pun­tos de la an­ti­gua co­lo­nia bri­tá­ni­ca. La in­men­sa ma­yo­ría, en un ges­to de de­sa­fío, lle­va­ba más­ca­ras o la ca­ra cu­bier­ta de al­gún otro modo. Pe­ro, tras co­men­zar de ma­ne­ra pa­cí­fi­ca, gru­pos de ma­ni­fes­tan­tes con­tra el Go­bierno au­tó­no­mo y con­tra Chi­na lan­za­ron una nueva ola de des­tro­zos. La Po­li­cía res­pon­dió con de­ce­nas de arres­tos.

La jor­na­da ha­bía co­men­za­do con una de­rro­ta ju­di­cial pa­ra los opo­si­to­res de la ley an­ti­más­ca­ras, la se­gun­da en me­nos de 48 ho­ras. Un tri­bu­nal de pri­me­ra ins­tan­cia de­ne­gó una pe­ti­ción de 24 le­gis­la­do­res de la opo­si­ción pan­de­mó­cra­ta pa­ra que se im­pu­sie­ra una mo­ra­to­ria a la ley mien­tras se de­ci­de so­bre su va­li­dez. La au­dien­cia pa­ra ana­li­zar la le­gi­ti­mi­dad de la me­di­da co­men­za­rá el día 18, mien­tras tan­to la prohi­bi­ción con­ti­nua­rá vi­gen­te.

A lo lar­go del día de ayer con­ti­nua­ba la ten­sa at­mós­fe­ra del sá­ba­do, cuan­do Hong Kong se le­van­tó se­mi­pa­ra­li­za­do tras los fuer­tes cho­ques de la no­che del vier­nes —la me­di­da en­tró en vi­gor esa me­dia­no­che—, con el me­tro cerrado du­ran­te 24 ho­ras por pri­me­ra vez en su his­to­ria, nu­me­ro­sos co­mer­cios que no lle­ga­ron a abrir y des­tro­zos aún vi­si­bles, es­pe­cial­men­te en su­cur­sa­les de ban­cos chinos. El cie­rre par­cial de al­gu­nas lí­neas de me­tro, el prin­ci­pal sis­te­ma de trans­por­te en es­ta ciu­dad de 7,4 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, con­ti­nua­ba ayer; al­gu­nos de los cen­tros co­mer­cia­les más po­pu­la­res tam­bién op­ta­ron por pro­lon­gar su cie­rre.

Tras la de­ci­sión del tri­bu­nal, de­ce­nas de mi­les de per­so­nas desafia­ron a una fuer­te llu­via y los pro­ble­mas de trans­por­te pa­ra ex­pre­sar su re­pul­sa a una me­di­da muy im­po­pu­lar: los ma­ni­fes­tan­tes usan las más­ca­ras pa­ra ocul­tar su iden­ti­dad, pe­ro tam­bién pa­ra pro­te­ger­se del gas la­cri­mó­geno.

Seis de­man­das

Mu­chos ha­cían, con una mano, el ges­to chino pa­ra el nú­me­ro seis, con el pu­ño cerrado y el pul­gar y el me­ñi­que es­ti­ra­dos. Una alu­sión a lo que ya lla­man su “sex­ta de­man­da”, la re­for­ma o el des­man­te­la­mien­to de la Po­li­cía. Se su­ma así a las cin­co pre­vias: la re­ti­ra­da del po­lé­mi­co pro­yec­to de ley de ex­tra­di­ción que des­en­ca­de­nó las ma­ni­fes­ta­cio­nes —la úni­ca a la que el Go­bierno au­tó­no­mo ha ac­ce­di­do—; la pues­ta en li­ber­tad sin car­gos de los más de 2.000 de­te­ni­dos; re­ti­rar la des­crip­ción de “dis­tur­bios” pa­ra las pro­tes­tas; abrir una in­ves­ti­ga­ción in­de­pen­dien­te so­bre el com­por­ta­mien­to de la Po­li­cía, y un ver­da­de­ro su­fra­gio uni­ver­sal.

Gra­dual­men­te, y co­mo ha ve­ni­do ocu­rrien­do en los cua­tro me­ses de pro­tes­tas, la mar­cha pa­cí­fi­ca se fue trans­for­man­do ayer en una se­rie de ac­tos de vio­len­cia. Co­mo en los úl­ti­mos días, los ban­cos de pro­pie­dad chi­na, o los es­ta­ble­ci­mien­tos de pro­pie­ta­rios per­ci­bi­dos co­mo sim­pa­ti­zan­tes de Pe­kín, fue­ron el blan­co pre­fe­ri­do del van­da­lis­mo. Va­rias es­ta­cio­nes de me­tro su­frie­ron des­tro­zos; al­gu­na —la de Mong Kok, uno de los pun­tos ca­lien­tes ha­bi­tua­les de en­fren­ta­mien­tos en­tre movilizado­s y Po­li­cía— que­dó com­ple­ta­men­te inun­da­da.

/ GETTY

En­fren­ta­mien­tos, ayer en el dis­tri­to hong­ko­nés de Wan Chai.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.