Sin ca­tas­tro­fis­mo

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

Las car­tas del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co es­pa­ñol en 2019 y 2020 es­tán ya bá­si­ca­men­te echa­das. Es­te año, el PIB au­men­ta­rá en torno al 2% y lo más pro­ba­ble es que du­ran­te el pró­xi­mo ape­nas re­ba­se el 1,5%. Es­pa­ña ha en­tra­do en una fa­se de des­ace­le­ra­ción que ten­drá efec­tos so­bre el em­pleo. Si du­ran­te los me­ses de cre­ci­mien­to sos­te­ni­do la crea­ción de pues­tos de tra­ba­jo lle­gó a su­bir a rit­mos su­pe­rio­res al 3,5% anual, en los pró­xi­mos seis tri­mes­tres ape­nas al­can­za­rá el 1%.

Pe­ro ra­len­ti­za­ción no es re­ce­sión. El se­gui­mien­to es­ta­dís­ti­co no mues­tra una con­trac­ción de la eco­no­mía ni una caí­da del em­pleo; lo que su­ce­de sim­ple­men­te es que la ta­sa de cre­ci­mien­to es más ba­ja. Hoy, la pro­ba­bi­li­dad de re­ce­sión es pe­que­ña. Se equi­vo­can, al me­nos por aho­ra, quie­nes agi­tan el es­pan­ta­jo re­ce­si­vo y anun­cian a los ciu­da­da­nos ma­les ma­yo­res. Lo más pro­ba­ble es que la des­ace­le­ra­ción con­ti­núe al me­nos du­ran­te 2020 y vuel­va des­pués a un rit­mo más al­to de cre­ci­mien­to. La des­ace­le­ra­ción de la eco­no­mía no es una con­de­na in­ape­la­ble a la re­ce­sión; las eta­pas de cre­ci­mien­to más ba­jo sue­len de­ber­se a una evo­lu­ción del ci­clo o al sim­ple ago­ta­mien­to de los fac­to­res de la fa­se an­te­rior.

Aun­que la cam­pa­ña elec­to­ral se pres­te a ello, ha­rían bien los par­ti­dos en no impu­tar un rit­mo in­fe­rior de cre­ci­mien­to so­bre to­do a una de­ter­mi­na­da po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca o a la ges­tión del Go­bierno. No han si­do las de­ci­sio­nes in­ter­nas de los go­ber­nan­tes de un país me­dio co­mo Es­pa­ña la causa de la ra­len­ti­za­ción, sino un fre­na­zo glo­bal que afec­ta a to­das las áreas eco­nó­mi­cas. La si­tua­ción in­ter­na­cio­nal ha em­peo­ra­do de­bi­do a dis­tor­sio­nes po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas gra­ves, co­mo la gue­rra co­mer­cial en­tre Chi­na y Estados Unidos, ge­ne­ra­li­za­da en es­tos mo­men­tos has­ta el pun­to de que la eu­ro­zo­na y Es­pa­ña es­tán afec­ta­das de lleno, o la in­cer­ti­dum­bre cre­cien­te que pro­du­ce el Bre­xit ges­tio­na­do por John­son en los mer­ca­dos de in­ver­sión.

La au­sen­cia de Go­bierno sí es un hán­di­cap en el tra­ta­mien­to co­rrec­to de los efec­tos de la ra­len­ti­za­ción. Ha­ce fal­ta un Eje­cu­ti­vo con apo­yos es­ta­bles y ple­na­men­te cons­cien­te de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca que quie­re apli­car. Se­ría te­me­ra­rio que an­te las cir­cuns­tan­cias ci­ta­das su for­ma­ción se de­mo­ra­se más allá de dos me­ses. Ese Go­bierno ten­drá que to­mar de­ci­sio­nes an­ti­cí­cli­cas, co­mo in­cen­ti­var el em­pleo, es­ti­mu­lar la in­ver­sión, ele­var el gas­to so­cial en la me­di­da de lo po­si­ble y fre­nar el de­te­rio­ro in­dus­trial del país.

Sue­le ol­vi­dar­se con de­ma­sia­da fa­ci­li­dad que la eta­pa de re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca vi­vi­da des­de 2015 se ha fun­da­men­ta­do en ac­ti­vi­da­des de ser­vi­cios, co­mo el tu­ris­mo, que ge­ne­ran em­pleo ines­ta­ble y es­ca­so va­lor aña­di­do; que la eco­no­mía es­pa­ño­la es­tá per­dien­do pie en los mer­ca­dos internacio­nales de­bi­do al pau­pé­rri­mo au­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad y que, co­mo con­se­cuen­cia de esa ne­gli­gen­cia es­tra­té­gi­ca, la con­ver­gen­cia real con Eu­ro­pa se ale­ja en lu­gar de acer­car­se.

Así pues, el prin­ci­pal pro­ble­ma es la di­la­ción en for­mar Go­bierno es­ta­ble, con ca­pa­ci­dad pa­ra to­mar las de­ci­sio­nes ade­cua­das du­ran­te los pró­xi­mos cua­tro años. Por­que, ade­más de los pro­ble­mas men­cio­na­dos, la so­cie­dad es­pa­ño­la tie­ne que en­fren­tar­se a re­for­mas que afec­tan a su es­truc­tu­ra de bie­nes­tar: pen­sio­nes, ener­gía, mer­ca­do de tra­ba­jo, fi­nan­cia­ción au­to­nó­mi­ca e im­pues­tos. Ol­vi­dar es­tas ur­gen­cias es pu­ra y sim­ple irres­pon­sa­bi­li­dad. es­co­la­res com­ple­men­ta­rias. Vox pi­dió en va­rios Par­la­men­tos au­to­nó­mi­cos los da­tos y nom­bres de quie­nes ha­bían im­par­ti­do ta­lle­res so­bre iden­ti­dad se­xual o cues­tio­nes de gé­ne­ro, lo que pue­de in­ter­pre­tar­se co­mo un in­ten­to de in­ti­mi­da­ción. Aho­ra, la or­ga­ni­za­ción ul­tra­de­re­chis­ta Haz­te Oír se ha di­ri­gi­do a más de 20.000 cen­tros pa­ra que se su­men a la iniciativa del Pin pa­ren­tal.

Lo gra­ve es que la cam­pa­ña es­tá em­pe­zan­do a sur­tir efec­to. El Go­bierno de Mur­cia ha he­cho su­ya la pro­pues­ta de Vox y ha en­via­do una ins­truc­ción a los co­le­gios so­bre la ne­ce­si­dad de que las fa­mi­lias den el con­sen­ti­mien­to ex­pre­so pa­ra que sus hi­jos par­ti­ci­pen en las ac­ti­vi­da­des com­ple­men­ta­rias. Es una de­ci­sión muy irres­pon­sa­ble, pues abre la puer­ta a un cues­tio­na­mien­to ge­ne­ral por ra­zo­nes ideo­ló­gi­cas de las ac­ti­vi­da­des do­cen­tes. Los cur­sos y ta­lle­res pa­ra los que se re­quie­re el con­sen­ti­mien­to no son ac­ti­vi­da­des ex­tra­es­co­la­res de li­bre elec­ción, sino ac­ti­vi­da­des in­clui­das en el ho­ra­rio lec­ti­vo y que for­man par­te del pro­gra­ma do­cen­te. Han si­do de­ci­di­das por el claus­tro de pro­fe­so­res de acuer­do con las fa­cul­ta­des que la ley les otor­ga y han si­do ade­más apro­ba­das por el con­se­jo es­co­lar, del que for­man par­te las fa­mi­lias. Ins­tar a que las fa­mi­lias pue­dan ve­tar la pre­sen­cia de sus hi­jos por ra­zo­nes ideo­ló­gi­cas su­po­ne cer­ce­nar la au­to­ri­dad del claus­tro y po­ner en du­da su ca­pa­ci­dad pa­ra decidir so­bre los ins­tru­men­tos más idó­neos pa­ra la edu­ca­ción de los es­co­la­res. No so­lo me­nos­ca­ba la pro­fe­sio­na­li­dad de los do­cen­tes sino que pro­mue­ve un cli­ma de sos­pe­cha ge­ne­ral so­bre sus mo­ti­va­cio­nes a la ho­ra de to­mar de­ci­sio­nes.

Es­te plan­tea­mien­to alien­ta el en­fren­ta­mien­to en­tre las fa­mi­lias con de­ter­mi­na­das con­vic­cio­nes ideo­ló­gi­cas y los equi­pos do­cen­tes, que no pue­den ig­no­rar la plu­ra­li­dad so­cial exis­ten­te. Par­te de la idea de que tra­tar cues­tio­nes de gé­ne­ro, de orien­ta­ción se­xual o ha­blar de la di­ver­si­dad de fa­mi­lias es adoc­tri­na­mien­to. Pe­ro lo que per­si­gue en reali­dad es una cen­su­ra, im­pe­dir que la escuela pue­da ana­li­zar y de­ba­tir con cri­te­rios de plu­ra­li­dad, lo que no de­ja de ser una apro­xi­ma­ción a la edu­ca­ción doc­tri­na­ria y ex­clu­yen­te. El sis­te­ma edu­ca­ti­vo de­be que­dar al mar­gen de la pug­na po­lí­ti­ca o ideo­ló­gi­ca. Di­fí­cil­men­te po­drá cum­plir su mi­sión si en lu­gar de pro­mo­ver el res­pe­to por la la­bor de los do­cen­tes se in­ten­ta con­ver­tir los co­le­gios en un cam­po de ba­ta­lla.

La eco­no­mía des­ace­le­ra, pe­ro no es­tá en re­ce­sión; fal­ta un Go­bierno es­ta­ble

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.