La de­mo­cra­cia de los idio­tas

Los ciu­da­da­nos no vo­ta­ron mal en abril; fue­ron los lí­de­res quie­nes an­te­pu­sie­ron su me­dio­cri­dad a la in­ter­pre­ta­ción de los de­seos de los vo­tan­tes y con­fun­die­ron el in­te­rés ge­ne­ral con sus par­ti­cu­la­res am­bi­cio­nes

El País (País Vasco) - - OPINIÓN - JUAN LUIS CE­BRIÁN — AL HI­LO DE LOS DÍAS

Un in­tere­san­te y pro­vo­ca­dor ar­tícu­lo de Daniel In­ne­ra­rity en es­tas mis­mas pá­gi­nas, po­nía el acen­to en re­cor­dar que to­das las ins­ti­tu­cio­nes de la de­mo­cra­cia se ba­san a fin de cuen­tas en la ges­tión de la ig­no­ran­cia. De­ma­sia­das ve­ces se ol­vi­da que el sis­te­ma, le­jos de apor­tar por sí mis­mo so­lu­cio­nes a los con­flic­tos, no es sino un mé­to­do bas­tan­te ele­men­tal en su enun­cia­do: se tra­ta de que los go­ber­nan­tes sean ele­gi­dos y/o des­ti­tui­dos por la vo­lun­tad ciu­da­da­na me­dian­te elec­cio­nes pe­rió­di­cas, li­bres y se­cre­tas. De modo que la de­mo­cra­cia no ga­ran­ti­za la so­lu­ción de los pro­ble­mas, an­tes bien ella mis­ma cons­ti­tu­ye tam­bién uno de ellos, pues se li­mi­ta, y no es po­co, a es­ta­ble­cer por con­sen­so un pro­ce­di­mien­to, unas nor­mas de ac­tua­ción, que per­mi­tan has­ta don­de es hu­ma­na­men­te po­si­ble ima­gi­nar la igual­dad de los ciu­da­da­nos en la to­ma de de­ci­sio­nes. Es­pe­cial­men­te en la de­sig­na­ción de sus re­pre­sen­tan­tes en el po­der. Pe­ro si la de­mo­cra­cia no es la so­lu­ción a na­da de­be ser en cam­bio la con­di­ción de to­do en un país que as­pi­re a go­ber­nar­se en li­ber­tad.

No me parece su­per­flua es­ta re­fle­xión cuan­do es ge­ne­ral el me­nos­pre­cio ha­cia la cla­se po­lí­ti­ca, la me­dio­cri­dad re­cu­rren­te de su li­de­raz­go, y la apro­pia­ción in­de­bi­da de las ins­ti­tu­cio­nes que tra­tan de lle­var a ca­bo quie­nes lo ejer­cen. Mu­chos se que­jan de que ha­ya hoy tan­tos paí­ses go­ber­na­dos por idio­tas. No em­pleo el tér­mino con áni­mo ofen­si­vo o de in­sul­to, sino en la acep­ción se­gun­da que re­gis­tra el Dic­cio­na­rio de la RAE: “En­greí­do sin fun­da­men­to pa­ra ello”. No es di­fí­cil atri­buir di­cha con­di­ción a per­so­na­jes tan pe­cu­lia­res co­mo Trump, Bo­ris John­son, Bol­so­na­ro o Quim To­rra. En nom­bre qui­zás de las po­lí­ti­cas de gé­ne­ro se aca­ba de su­mar tam­bién a tan de­plo­ra­ble for­ma­ción Isabel Díaz Ayu­so, re­cien­te­men­te au­pa­da a la pre­si­den­cia de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid. Pe­ro en to­do ca­so, idio­tas o no, han si­do ele­gi­dos por sus con­ciu­da­da­nos. De modo que en úl­ti­ma ins­tan­cia no son ellos la causa, sino la con­se­cuen­cia de lo que su­ce­de en nues­tro en­torno. Y tam­bién el re­sul­ta­do de los des­ajus­tes en el sis­te­ma que, de no ata­jar­se a tiem­po, pue­den aca­bar gri­pán­do­lo.

La pre­sun­ción de que en de­mo­cra­cia go­bier­nan ha­bi­tual­men­te los me­jo­res o los más ilus­tra­dos es­tá com­ple­ta­men­te fue­ra de lu­gar. Bas­ta echar una mi­ra­da al com­por­ta­mien­to de mu­chos pre­si­den­tes de paí­ses em­ble­má­ti­cos de la li­ber­tad pa­ra dar­se ca­bal cuen­ta de las de­bi­li­da­des hu­ma­nas de los po­de­ro­sos. Ni­xon era un fe­lón que gra­ba­ba a ocul­ta­di­llas las con­ver­sa­cio­nes con sus vi­si­tan­tes; Lyn­don B. John­son de­fe­ca­ba an­te los ojos asom­bra­dos de al­gu­nos de ellos, pa­ra de­mos­trar­les su po­der; Rea­gan ape­nas era ca­paz de leer in­for­mes de ex­ten­sión su­pe­rior a un fo­lio; Clin­ton es­tu­vo a pun­to de ser ex­pul­sa­do de la pre­si­den­cia des­pués que una jo­ven be­ca­ria le prac­ti­ca­ra una fe­la­ción en el mis­mí­si­mo Des­pa­cho Oval; Mit­te­rrand si­mu­ló un aten­ta­do con­tra él pa­ra pro­mo­ver una ima­gen su­ya de he­roís­mo; An­dreot­ti man­tu­vo os­cu­ras re­la­cio­nes con la Ma­fia… Y así po­dría­mos con­ti­nuar con in­nu­me­ra­bles ejem­plos de per­so­na­jes cu­yo com­por­ta­mien­to mo­ral cen­su­ra­ble o su afa­sia in­te­lec­tual no im­pi­die­ron que to­ma­ran en oca­sio­nes de­ci­sio­nes be­ne­fi­cio­sas pa­ra la co­mu­ni­dad que go­ber­na­ban. Na­tu­ral­men­te ha ha­bi­do y hay tam­bién go­ber­nan­tes ilus­tra­dos y no co­rrup­tos, ad­mi­ra­dos en oca­sio­nes por sus ciu­da­da­nos, in­com­pren­di­dos y va­pu­lea­dos por ellos en las ur­nas otras ve­ces.

To­das es­tas cir­cuns­tan­cias ge­ne­ran la sos­pe­cha de que el pue­blo pue­de equi­vo­car­se a la ho­ra de vo­tar y ya se han oí­do vo­ces de al­gu­nos lí­de­res, en la reite­ra­ción de nues­tra per­ma­nen­te cam­pa­ña elec­to­ral, ape­lan­do a los es­pa­ño­les pa­ra que el pró­xi­mo no­viem­bre eli­ja­mos bien, o sea cam­bie­mos nues­tro vo­to por­que, vis­to lo vis­to, el que di­mos en abril no sir­ve a la co­mu­ni­dad. Es­ta su­po­si­ción de que el error o la fal­ta co­rres­pon­de al com­por­ta­mien­to de los elec­to­res y no al de los ele­gi­dos no es nueva. Ya en las se­gun­das elec­cio­nes de­mo­crá­ti­cas de la tran­si­ción que die­ron la vic­to­ria a la UCD fren­te a las ex­pec­ta­ti­vas triun­fa­lis­tas del PSOE, el que lue­go fue­ra vi­ce­pre­si­den­te del Go­bierno Al­fon­so Gue­rra de­cla­ró abier­ta­men­te que el pue­blo es­pa­ñol se ha­bía equivocado. Por no ha­ber vo­ta­do a los so­cia­lis­tas, se en­ten­día. Co­mo si unas vo­ta­cio­nes de­mo­crá­ti­cas fue­ran un con­cur­so te­le­vi­si­vo, doble o na­da, en el que hay que dar las res­pues­tas co­rrec­tas, en vez de ex­pre­sar la li­bre vo­lun­tad de los vo­tan­tes.

Da­do que la de­mo­cra­cia es un ré­gi­men ba­sa­do en la opi­nión pú­bli­ca, la co­sa se com­pli­ca ade­más con las dis­tor­sio­nes que se pro­du­cen co­mo con­se­cuen­cia de las re­des so­cia­les y la eclo­sión de las nue­vas tec­no­lo­gías. Los ter­tu­lia­nos y tui­te­ros más ex­tra­va­gan­tes se han con­ver­ti­do en orácu­los de sa­bi­du­ría, in­fluen­cers (in­flu­yen­tes) ha­la­ga­dos por los can­di­da­tos aun­que a ve­ces el ori­gen de su pres­ti­gio no sea otro que el ta­ma­ño de su cu­lo. Es­te es el cal­do de cul­ti­vo pre­di­lec­to de los enemi­gos de la de­mo­cra­cia que pre­ten­den sus­ti­tuir­la o cen­su­rar­la en nom­bre de la ex­ce­len­cia. El terror desata­do por el eco­sis­te­ma de Internet en­tre los guar­dia­nes de la or­to­do­xia analó­gi­ca es muy pa­re­ci­do al que re­co­rrió Eu­ro­pa tras la in­ven­ción de la im­pren­ta que per­mi­tió la li­bre in­ter­pre­ta­ción de la Bi­blia. Y es­tá bien de­fi­ni­do por las po­lí­ti­cas edu­ca­ti­vas que pre­ten­den prohi­bir el uso de teléfonos in­te­li­gen­tes a los me­no­res co­mo úni­ca res­pues­ta a los pro­ble­mas que su di­fu­sión ma­si­va ge­ne­ra. Tam­bién se que­ma­ron libros des­pués de Gu­ten­berg y pa­sa­ron cien­tos de años, pla­ga­dos de gue­rras y su­fri­mien­tos de la po­bla­ción, has­ta que el po­der pu­sie­ra en pie un sis­te­ma que res­ta­ble­cie­ra de al­gu­na for­ma la je­rar­quía de la Ilustració­n.

Los ciu­da­da­nos no vo­ta­ron mal en abril, fue­ron los lí­de­res quie­nes an­te­pu­sie­ron su me­dio­cri­dad y en­dio­sa­mien­to pue­ril a la in­ter­pre­ta­ción de los de­seos de los vo­tan­tes. En vez de acep­tar y ejer­cer el man­da­to re­ci­bi­do, se apo­de­ra­ron de las vo­lun­ta­des aje­nas a fin de in­ter­pre­tar­las en su ex­clu­si­vo be­ne­fi­cio, con­fun­dien­do con des­ca­ro el in­te­rés ge­ne­ral con sus par­ti­cu­la­res am­bi­cio­nes. Ahí re­si­de el mo­ti­vo fun­da­men­tal del des­ape­go que sien­te el elec­to­ra­do ha­cia la cla­se po­lí­ti­ca, in­ca­paz co­mo es de ha­cer au­to­crí­ti­ca, y sus­ti­tuir a sus de­me­dia­dos lí­de­res tras el fra­ca­so colectivo al que nos con­du­je­ron en los pa­sa­dos co­mi­cios. La ex­pul­sión de los di­si­den­tes de los par­ti­dos, la tendencia al au­to­ri­ta­ris­mo in­terno en to­dos y ca­da uno de ellos, los ren­co­res ideo­ló­gi­cos y per­so­na­les, la bús­que­da de la con­fron­ta­ción en vez del acuer­do, y la apro­pia­ción par­ti­dis­ta y es­tú­pi­da del sig­ni­fi­ca­do de la de­mo­cra­cia, cu­yas re­glas de juego exi­gen una in­ter­pre­ta­ción co­mún, son sig­nos re­cu­rren­tes de la enfermedad que aque­ja al sis­te­ma.

Na­da de es­to se­ría muy gra­ve en la de­mo­cra­cia de los ig­no­ran­tes que In­ne­ra­rity evo­ca, o la de­mo­cra­cia de los peo­res, co­mo la de­fi­ne Fé­lix Ove­je­ro, si no nos en­con­trá­ra­mos an­te un de­sa­fío for­mi­da­ble a nues­tra uni­dad te­rri­to­rial. Aun­que no triun­fa­rá, pues si lle­ga­ra a ha­cer­lo aca­ba­ría con el pro­pio Es­ta­do, ame­na­za en cam­bio con en­quis­tar­se lar­go tiem­po pa­ra des­gra­cia de to­da la ciu­da­da­nía. Ni el an­te­rior pre­si­den­te de Go­bierno ni el que lo es aho­ra en fun­cio­nes qui­sie­ron en­fren­tar­se a la cues­tión, ni tie­nen apa­ren­te­men­te un pro­yec­to po­lí­ti­co que ofre­cer al res­pec­to. Pe­ro co­mo Fe­li­pe Gon­zá­lez se­ña­la­ra en pú­bli­co ha­ce bien po­co, es in­com­pren­si­ble y la­men­ta­ble que el fu­tu­ro po­lí­ti­co esté en ma­nos de una sen­ten­cia ju­di­cial so­bre ac­cio­nes de­lic­ti­vas con­tra la Cons­ti­tu­ción y el Es­ta­tu­to de Ca­ta­lu­ña. Fren­te a lo que el pre­si­den­te en fun­cio­nes di­jo el mis­mo día que se su­po de la re­pe­ti­ción elec­to­ral, él no ha de li­diar con las con­se­cuen­cias po­lí­ti­cas de una de­ci­sión de los tri­bu­na­les, sino con las con­se­cuen­cias ju­di­cia­les de de­ci­sio­nes e in­de­ci­sio­nes de los po­lí­ti­cos. Ha­ce aho­ra dos años la úni­ca res­pues­ta que el Es­ta­do de­mo­crá­ti­co fue ca­paz de dar a la in­su­rrec­ción fue la del Tri­bu­nal Su­pre­mo, in­de­pen­dien­te­men­te de las se­ve­ras y ra­zo­na­das crí­ti­cas que com­par­to res­pec­to al uso abu­si­vo de la pri­sión pre­ven­ti­va. El Po­der Ju­di­cial y la au­to­ri­dad del je­fe del Es­ta­do vi­nie­ron a col­mar el va­cío de la po­lí­ti­ca. No ca­be du­da por eso de que am­bos van a ser ob­je­ti­vo a des­truir por los enemi­gos de la de­mo­cra­cia. Oja­lá que es­ta no se com­por­te de nue­vo co­mo la de los idio­tas y nuestros lí­de­res sean es­ta vez cohe­ren­tes con el re­sul­ta­do de las elec­cio­nes, de modo que no an­te­pon­gan sus fan­ta­sías noc­tur­nas a la pér­di­da del sue­ño.

Es­tá fue­ra de lu­gar la pre­sun­ción de que go­bier­nan ha­bi­tual­men­te los me­jo­res o los más ilus­tra­dos

EVA VÁZQUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.