¿Ha so­bre­pa­sa­do el po­pu­lis­mo su apo­geo?

El de­sen­can­to, la di­gi­ta­li­za­ción y el cam­bio cli­má­ti­co son las claves del fu­tu­ro de la po­lí­ti­ca

El País (País Vasco) - - OPINIÓN - SANDRO BENINI CAR­TA DES­DE EU­RO­PA — ‘TAGES-ANZEIGER’ Sandro Benini es re­dac­tor de Opi­nión en el Tages-Anzeiger.

Do­nald Trump y Bo­ris John­son es­tán me­ti­dos en sen­dos líos pro­vo­ca­dos por ellos mis­mos; Mat­teo Sal­vi­ni ha nau­fra­ga­do en su pro­pia arro­gan­cia, al me­nos de mo­men­to, y Heinz-Ch­ris­tian Stra­che, exlíder del Par­ti­do de la Li­ber­tad de Aus­tria, ha caí­do víc­ti­ma de su char­la­ta­ne­ría ebria y co­rrup­ta. Por otra par­te, en las elec­cio­nes de ma­yo al Par­la­men­to Eu­ro­peo, la mar­cha triun­fal de los po­pu­lis­tas que tan­tos ha­bían va­ti­ci­na­do no se lle­gó a pro­du­cir. ¿Aca­so el fe­nó­meno po­lí­ti­co más de­ba­ti­do de la ac­tua­li­dad ha so­bre­pa­sa­do su apo­geo?

Se­gún el po­li­tó­lo­go Jan-Wer­ner Mü­ller, lo que ca­rac­te­ri­za a los po­pu­lis­tas es que se pro­cla­man re­pre­sen­tan­tes ex­clu­si­vos de la vo­lun­tad po­pu­lar. Es­ta pre­ten­sión es irra­cio­nal, ya que la “vo­lun­tad po­pu­lar” co­mo mag­ni­tud po­lí­ti­ca ho­mo­gé­nea no exis­te. Ade­más, es an­ti­plu­ra­lis­ta, pues­to que va acom­pa­ña­da por la des­le­gi­ti­ma­ción del ad­ver­sa­rio. Los lí­de­res po­pu­lis­tas son ca­ris­má­ti­cos, es ver­dad, pe­ro tam­bién nar­ci­sis­tas, de­ma­gó­gi­cos y enemi­gos de la reali­dad. To­das ellas son con­di­cio­nes ade­cua­das pa­ra prac­ti­car una po­lí­ti­ca de opo­si­ción con la ayu­da del re­sen­ti­mien­to fu­rio­so, aun­que inapro­pia­das pa­ra re­sol­ver pro­ble­mas com­ple­jos.

Pe­ro lo más ilu­so­rio es la as­pi­ra­ción de los po­pu­lis­tas de de­re­chas a re­ver­tir la glo­ba­li­za­ción y sus efec­tos, en­tre ellos las ca­de­nas de va­lor trans­na­cio­na­les, los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros in­ter­co­nec­ta­dos a es­ca­la glo­bal, la pér­di­da de so­be­ra­nía de los Estados na­cio­na­les, la emi­gra­ción des­de los paí­ses en desa­rro­llo y el as­cen­so de las “ciu­da­des glo­ba­les” con la con­si­guien­te des­po­bla­ción de las zo­nas ru­ra­les. Los pues­tos de tra­ba­jo des­lo­ca­li­za­dos a Mé­xi­co no van a vol­ver al cin­tu­rón in­dus­trial de EE UU; Reino Uni­do no va a exis­tir fue­ra de la UE y dis­fru­tar al mis­mo tiem­po del ac­ce­so al mer­ca­do in­terno; el au­men­to de las ex­por­ta­cio­nes es in­com­pa­ti­ble con las san­cio­nes co­mer­cia­les, del mis­mo modo que la per­te­nen­cia a la unión mo­ne­ta­ria lo es con la con­tra­ven­ción de sus re­glas.

El ma­yor enemi­go del po­pu­lis­mo se lla­ma de­sen­can­to. Pa­ra re­tar­dar­lo, los lí­de­res de es­tos mo­vi­mien­tos, tan­to de de­re­chas co­mo de iz­quier­das, adop­tan dos me­di­das: por una par­te, con­ten­tan a sus par­ti­da­rios con iniciativa­s so­cia­les, y, por otra, in­ten­tan so­ca­var las ins­ti­tu­cio­nes y las nor­mas de­mo­crá­ti­cas. La pri­me­ra de ellas es fá­cil­men­te pe­re­ce­de­ra de­bi­do a su de­pen­den­cia de los vai­ve­nes co­yun­tu­ra­les de la eco­no­mía, co­mo mues­tran el ejem­plo ex­tre­mo de Ve­ne­zue­la y, en me­nor me­di­da, el de­no­mi­na­do “sa­la­rio so­cial” ita­liano. Con res­pec­to a la se­gun­da, ha que­da­do de ma­ni­fies­to que la res­pues­ta in­mu­ni­ta­ria de la opi­nión pú­bli­ca li­be­ral y de las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do es mu­cho más fuer­te de lo que se su­po­nía, al me­nos en las de­mo­cra­cias de Eu­ro­pa oc­ci­den­tal, Estados Unidos y, en par­te, La­ti­noa­mé­ri­ca.

A es­to hay que aña­dir que, en Eu­ro­pa oc­ci­den­tal, el im­pul­so po­lí­ti­co se ha tras­la­da­do en po­quí­si­mo tiem­po de los po­pu­lis­tas de de­re­chas a la lla­ma­da ju­ven­tud por el cli­ma y las fuer­zas eco­lo­gis­tas. Con su ne­ga­ti­va a re­co­no­cer que los se­res hu­ma­nos so­mos los cau­san­tes del cam­bio cli­má­ti­co, los po­pu­lis­tas de de­re­chas se opo­nen en to­do el mun­do al con­sen­so cien­tí­fi­co, si­tuán­do­se al ni­vel de los teó­ri­cos de la cons­pi­ra­ción o los sec­ta­rios re­li­gio­sos. Si la ra­zón to­da­vía cuen­ta al­go, en al­gún mo­men­to de­be­ría que­dar de­mos­tra­do que ne­gar el fe­nó­meno más ame­na­za­dor de nues­tra épo­ca por ce­gue­ra ideo­ló­gi­ca es una bom­ba que pue­de es­ta­llar en las ma­nos.

Por otra par­te, ca­be es­pe­rar que la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, la di­gi­ta­li­za­ción ace­le­ra­da y la au­to­ma­ti­za­ción ac­túen tri­ple­men­te a fa­vor de las fuer­zas po­pu­lis­tas. Las tres re­for­za­rán a las odia­das éli­tes emer­gen­tes ur­ba­nas, cos­mo­po­li­tas, in­ter­co­nec­ta­das a es­ca­la mun­dial y ca­da vez más ri­cas y se­gu­ras de sí mis­mas. Al mis­mo tiem­po, los ro­bots au­men­ta­rán la pre­sión so­bre la cla­se ba­ja por­que con­ver­ti­rán en su­per­fluas las pro­fe­sio­nes de mu­chos tra­ba­ja­do­res pre­ca­rios ya mal­tra­ta­dos por el sis­te­ma, co­mo chó­fe­res, ca­je­ras o re­par­ti­do­res de piz­zas. Pe­ro, so­bre to­do, de­jar de ser im­pres­cin­di­bles, o ser­lo en me­nor me­di­da, es el des­tino que es­pe­ra tam­bién a al­gu­nos gru­pos de la cla­se me­dia, e in­clu­so de la al­ta. Es el ca­so de los ase­so­res fis­ca­les, los abo­ga­dos, los em­plea­dos de ban­co, los mé­di­cos y los tra­duc­to­res. Al me­nos a cor­to o me­dio pla­zo, la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial ha­rá es­ta­llar el re­sen­ti­mien­to y la frus­tra­ción, y los nue­vos pues­tos de tra­ba­jo que cree se­rán inal­can­za­bles pa­ra aque­llos que han per­di­do los su­yos. Jus­ta­men­te es­te me­ca­nis­mo con­tri­bu­yó de ma­ne­ra de­ci­si­va a des­en­ca­de­nar la reac­ción po­pu­lis­ta tras el cam­bio de épo­ca del año 1989.

De­sen­can­to, di­gi­ta­li­za­ción y cam­bio cli­má­ti­co: tres fac­to­res con unas con­se­cuen­cias y un efec­to con­jun­to de­ma­sia­do ines­ta­bles y po­co du­ra­de­ros pa­ra pre­de­cir con exac­ti­tud el fu­tu­ro del po­pu­lis­mo. En to­do ca­so, es fal­so que las de­mo­cra­cias li­be­ra­les se en­cuen­tren in­de­fen­sas fren­te a un tsu­na­mi an­ti­li­be­ral. An­te las pro­me­sas ilu­so­rias, los pa­ya­sos nar­ci­sis­tas en el li­de­raz­go y la ne­ga­ción de los he­chos cien­tí­fi­cos, los lla­ma­dos par­ti­dos con­ven­cio­na­les tie­nen bue­nos mo­ti­vos pa­ra opo­ner­se a sus ad­ver­sa­rios con se­gu­ri­dad en sí mis­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.