Eya­cu­la­do­ra

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

En La mu­jer he­la­da es­cri­be An­nie Er­naux (1940): “Ma­ri­ne, que se ha acos­ta­do al me­nos con tres tíos, es una pu­ta. Me preo­cu­po, ¿no se­ré yo un po­co pu­ta, se­gún ellos?”. An­ne Sex­ton com­po­ne La ba­la­da de la mas­tur­ba­do­ra so­li­ta­ria: “De­do a de­do, aho­ra es mía. / No es­tá tan le­jos. Es mi en­cuen­tro. / La ta­ño co­mo a una campana. Me de­ten­go / en la glo­rie­ta don­de so­lías mon­tar­la. / (…) / De no­che, so­la, me ca­so con la ca­ma”. Un poe­ma de desamor a la vez es poe­ma de de­dos que ta­ñen cam­pa­nas en los rin­co­nes del cuer­po fe­me­nino. An­ne Sex­ton se sui­ci­dó en 1974. Mar­ga­ret At­wood en Alias Gra­ce des­cri­be el so­nam­bu­lis­mo eró­ti­co de una mu­jer que fin­ge es­tar dor­mi­da al experiment­ar el or­gas­mo. No quie­re pa­re­cer su­cia. Cris­ti­na Fa­lla­rás es­cri­be Mi vul­va pa­ra la an­to­lo­gía fe­mi­nis­ta Tsu­na­mi. Lau­rie Penny, na­ci­da en los ochen­ta, fren­te al pu­dor, sub­ra­ya lo ab­yec­to. Ha­cer y de­cir. De­cir pa­ra ha­cer sin es­tig­mas.

Mi ami­go Carlos —hay tres Carlos im­por­tan­tes en mi vi­da— y yo in­ter­cam­bia­mos opi­nio­nes so­bre lac­tan­cia, eya­cu­la­ción, lí­qui­dos, pe­zo­nes y dis­fun­ción eréc­til. Co­men­ta­mos los tí­pi­cos asun­tos de los que se ha­bla por What­sApp ador­nán­do­los con bi­be­ro­nes, be­ren­je­nas o plan­tas del pie. Des­cu­bro que uno de mis sue­ños se­ría con­ver­tir­me en eya­cu­la­do­ra pre­coz. Eya­cu­la­do­ra ve­lo­cis­ta con ca­pa­ci­dad de re­ge­ne­rar­se. Per­ti­naz, fá­cil, mul­ti­or­gás­mi­ca, la an­tí­te­sis de esa mu­jer que al­can­za el clí­max di­fí­cil­men­te o fin­ge pa­ra com­pla­cer al otro pa­lian­do su pro­pio abu­rri­mien­to de­por­ti­vo. Fren­te al mi­to de la in­ten­si­dad epi­fá­ni­ca, místico éx­ta­sis de san­ta Te­re­sa, yo me pi­do dis­fru­tar del or­gas­mo y eya­cu­lar pre­coz­men­te con le­ve ro­ce, mi­ra­da, so­pli­di­to, de­do ton­to —o lis­to—, cru­ce de mus­los, fa­bu­la­ción, re­tor­ci­mien­to de la cos­tu­ra de una bra­ga, instante de amor ver­da­de­ro. Eya­cu­lar, sin mo­des­tia ni mo­de­ra­ción, sin es­pe­rar a na­die y vuel­ta a em­pe­zar. Con fa­ci­li­dad y ale­gría. Sin aten­der a his­to­rias bár­ba­ras de clí­to­ris alar­ga­dos co­mo si un clí­to­ris vi­si­ble y sen­si­ble fue­se una cruz y no una ale­gría de la huer­ta.

Al ex­pre­sar mi de­seo de eya­cu­lar pre­coz­men­te mien­tras chu­pe­teo la pin­za de ci­ga­la, bus­co co­mo mu­jer cam­biar el sig­ni­fi­ca­do de lo obs­ceno, por­no­grá­fi­co, del hu­mor in­te­li­gen­te y lo soez. De la na­rra­ción de nues­tro pla­cer y de nues­tro pla­cer mis­mo. Mo­di­fi­car los có­di­gos de cortesía. Cuá­les son las palabras, te­mas y ac­ti­tu­des que en­su­cian mi bo­ca y no la de un hom­bre. Quie­ro usar esas palabras y dominar los ri­tua­les de la con­ver­sa­ción pú­bli­ca. Des­par­pa­ja­da­men­te. Mo­rir­me de gus­to mien­tras ha­blo. Sin mie­do. No la­var­me nun­ca más la bo­ca con agua y con ja­bón. La cortesía es pro­ble­ma lin­güís­ti­co, y lo más mal­edu­ca­do y ab­yec­to es, des­de una su­pues­ta au­to­ri­dad pro­fe­so­ral y mas­cu­li­na, ex­pli­car­le a una mu­jer, que pei­na ca­nas y sa­be la­tín, lo que ella en reali­dad ha que­ri­do de­cir. El mans­plai­ning exis­te. Mu­chas aún nos dis­cul­pa­mos al ha­blar en pú­bli­co, co­mo si ro­bá­se­mos un es­pa­cio que no es nues­tro. Tam­bién, des­de una su­pues­ta idio­sin­cra­sia su­fri­do­ra, nos dis­cul­pa­mos por go­zar. Yo no quie­ro fin­gir ni en le­chos ni en tri­bu­nas. Quie­ro ser ora­do­ra que no tiem­bla co­mo jun­co, y ex­hi­be su ri­sa y sus palabras sin tan­tas pre­cau­cio­nes an­te el es­cru­ti­nio de li­cen­cia­dos Vi­drie­ra. Mu­jer dis­fru­to­na y dia­lo­gan­te que no sien­te ver­güen­za ni de sus ar­gu­men­tos ni de sus or­gas­mos ver­ti­gi­no­sos. De con­tar­los pa­ra po­der­los dis­fru­tar sin cul­pa. Obs­ce­na y char­la­ta­na, he­do­nis­ta y pen­sa­do­ra, eya­cu­la­do­ra pre­coz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.