Ca­ta­la­nes y bri­tá­ni­cos

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

Cuan­to más se em­bro­lla la cues­tión ca­ta­la­na, más se parece a la bri­tá­ni­ca. La pa­ra­do­ja es que las se­me­jan­zas ya no se tra­zan en­tre ca­ta­la­nes y es­co­ce­ses. Na­da de dos na­cio­nes a la pre­sun­ta es­pe­ra de un Es­ta­do, sino el tris­te pa­ren­tes­co de un po­sim­pe­rio ob­so­le­to y un pre-Es­ta­do im­po­si­ble. El vie­jo pa­ra­le­lis­mo Bre­xit-pro­cés ha he­cho for­tu­na por­que se tra­ta de ten­ta­ti­vas si­mul­tá­neas de dos se­ce­sio­nis­mos. Uno, de un Es­ta­do na­ción res­pec­to de una agru­pa­ción su­pra­na­cio­nal; otro, de una en­ti­dad sub­es­ta­tal res­pec­to del Es­ta­do na­ción en el que es­tá in­car­di­na­da. Com­par­ten ca­rac­te­rís­ti­cas:

1. Am­bos Go­bier­nos se re­cla­man de un “man­da­to de­mo­crá­ti­co” ob­te­ni­do en las ur­nas. En am­bos ca­sos el ar­gu­men­to es fa­laz, in­com­ple­to, o ambas co­sas. En el ca­so bri­tá­ni­co, el man­da­to del re­fe­rén­dum era ini­ciar el pro­ce­di­mien­to de re­ti­ra­da de la UE: no fi­ja­ba el có­mo, ni sus bases, ni am­pa­ra­ba un Bre­xit ul­tra­du­ro o sin acuer­do. En el ca­so ca­ta­lán, el re­fe­rén­dum ni si­quie­ra cum­plió la le­ga­li­dad: pe­ro lo más no­to­rio es que aho­ra sus men­to­res afir­man su va­li­dez y le­gi­ti­mi­dad mien­tras re­cla­man que se ce­le­bre otro, se­ñal de que el pre­sun­to man­da­to no es tal.

2. Ambas con­sul­tas se or­ques­ta­ron fue­ra de las vías de la de­mo­cra­cia re­pre­sen­ta­ti­va, por la di­rec­ta. Con to­das las in­su­fi­cien­cias, va­cíos y dis­cu­ti­bles ga­ran­tías que es­ta ex­hi­be.

3. Nin­guno de los dos Go­bier­nos go­za de ma­yo­ría par­la­men­ta­ria. El bri­tá­ni­co de­pen­de de los unio­nis­tas no­rir­lan­de­ses: por tres ve­ces el Par­la­men­to blo­queó el Bre­xit de The­re­sa May y aho­ra con­di­cio­na el de Bo­ris John­son. La ma­yo­ría in­de­pe ca­ta­la­na de­pen­de de la CUP, lo que la co­lo­ca por ter­ce­ra vez an­te la te­si­tu­ra de no po­der apro­bar si­quie­ra un pre­su­pues­to.

4. Qui­zá por ello am­bos se­ce­sio­nis­mos su­pu­ran au­to­ri­ta­ris­mo con las Cá­ma­ras. Uno la ce­rró du­ran­te se­ma­nas al ini­cio del úl­ti­mo man­da­to (Quim To­rra); el otro, al es­tre­nar­se John­son.

5. Am­bos procesos fre­cuen­tan la vio­la­ción de la le­ga­li­dad. El Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal es­pa­ñol ha de­cla­ra­do ile­ga­les nu­me­ro­sas le­yes y mo­cio­nes del pro­cés; el Su­pre­mo bri­tá­ni­co aca­ba de pro­cla­mar que el cie­rre de West­mins­ter es “ile­gal, va­cío y nu­lo”.

6. Am­bos bus­can le­gi­ti­ma­ción en un “enemi­go ex­te­rior”: en un ca­so, de una Eu­ro­pa pre­sun­ta­men­te bu­ro­crá­ti­ca (que el Reino Uni­do con­tri­bu­yó a con­fi­gu­rar); en el otro, de una Es­pa­ña cu­ya ar­qui­tec­tu­ra le­gal es tri­bu­ta­ria... del na­cio­na­lis­mo ca­ta­lán.

7. Bre­xit y pro­cés son mo­vi­mien­tos ate­na­za­dos por la desunión in­ter­na. Y pro­vo­can la di­vi­sión de sus ciu­da­da­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.