Los Mos­sos coor­di­nan con In­te­rior el des­plie­gue an­te la sen­ten­cia

El País (País Vasco) - - ESPAÑA - J. GAR­CÍA / Ó. L.-FONSECA,

Los Mos­sos sos­tie­nen que han apren­di­do las lec­cio­nes de la con­sul­ta ile­gal del 1-O. Las mo­vi­li­za­cio­nes ciudadanas con­tra la sen­ten­cia del pro­cés, que se pre­vén in­ten­sas y du­ra­de­ras,

El con­se­je­ro ca­ta­lán de In­te­rior, Miquel Buch, nom­bró ha­ce cua­tro me­ses a un nue­vo je­fe de los Mos­sos. De per­fil in­de­pen­den­tis­ta, la de­sig­na­ción del co­mi­sa­rio Eduard Sa­llent ha­cía pre­sa­giar un acer­ca­mien­to en­tre la cú­pu­la po­li­cial y la po­lí­ti­ca. La reali­dad ha ido por otro ca­mino. Sa­llent, acos­tum­bra­do a tra­ba­jar a las ór­de­nes de fis­ca­les y jue­ces, tie­ne cla­ro que los Mos­sos son, por en­ci­ma de to­do lo de­más, po­li­cía ju­di­cial. Y así lo trans­mi­tió en una les van a po­ner de nue­vo a prue­ba. A di­fe­ren­cia de ha­ce dos años, el cuer­po ca­ta­lán afron­ta las pro­tes­tas en bue­na sin­to­nía con la Po­li­cía Na­cio­nal y la Guar­dia Ci­vil. Los Mos­sos di­ri­gen el ope­ra­ti­vo, pe­ro cuen­tan con las

reunión, la se­ma­na pa­sa­da, an­te los man­dos del cuer­po. Sa­llent les in­for­mó del dis­po­si­ti­vo Mi­ner­va, pla­nea­do pa­ra afron­tar las pro­tes­tas por la sen­ten­cia del Tri­bu­nal Su­pre­mo con­tra los 12 lí­de­res in­de­pen­den­tis­tas del pro­cés.

La ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca del Go­vern ha re­for­za­do en­tre los agen­tes la idea de que de­ben aten­der so­lo a cri­te­rios téc­ni­cos en su des­plie­gue. El 1-O si­gue en el re­cuer­do. El in­de­pen­den­tis­mo aplau­dió a los Mos­sos por su pa­si­vi­dad, fuer­zas es­ta­ta­les en las reunio­nes de pre­pa­ra­ción y pe­di­rán su ayu­da si es pre­ci­so. Tam­bién han re­afir­ma­do su com­pro­mi­so de que­dar­se al mar­gen de las di­rec­tri­ces po­lí­ti­cas y so­me­ter­se a las ór­de­nes de jue­ces y fis­ca­les.

en con­tras­te di­rec­to con la reac­ción de la Po­li­cía y la Guar­dia Ci­vil. En dos años, sin em­bar­go, el pa­no­ra­ma ha cam­bia­do. La Bri­ga­da Mó­vil (an­ti­dis­tur­bios) de los Mos­sos ha car­ga­do an­te pro­tes­tas de ca­riz vio­len­to de los Co­mi­tés de Defensa de la Re­pú­bli­ca (CDR), lo que ha pro­vo­ca­do crí­ti­cas de Quim To­rra. El pre­si­dent ha pre­sio­na­do a Buch pa­ra que los agen­tes se con­ten­gan, lo que a la postre pro­vo­có ha­ce unos días la di­mi­sión del di­rec­tor ge­ne­ral

de la po­li­cía, An­dreu Martínez, par­ti­da­rio de de­jar el or­den pú­bli­co al cri­te­rio ope­ra­ti­vo. Su sus­ti­tu­to, Pe­re Ferrer, ha cap­ta­do cuál es el ca­mino que se­gui­rán los Mos­sos y tras to­mar po­se­sión en­vió una car­ta a los agen­tes en la que se com­pro­me­te a tra­ba­jar con “es­cru­pu­lo­so res­pe­to de la le­gis­la­ción”.

Más allá del ape­go po­pu­lar, el 1-O fue un cal­va­rio pa­ra los Mos­sos. Su ma­jor, Jo­sep Lluís Tra­pe­ro, en­fren­ta un jui­cio por re­be­lión. Va­rios de sus man­dos ac­tua­les es­tán in­ves­ti­ga­dos por la ac­tua­ción de aque­lla jor­na­da. Las re­la­cio­nes con los jue­ces se en­tur­bia­ron. Y la des­con­fian­za con sus com­pa­ñe­ros de las fuer­zas de se­gu­ri­dad, que ya se ve­nía fra­guan­do con el pro­cés, cre­ció. La cú­pu­la tie­ne cla­ro que no quie­re más pro­ble­mas y lu­ce el uni­for­me co­mo co­ra­za. Las he­ri­das, mien­tras, han ci­ca­tri­za­do.

El acer­ca­mien­to

Con ple­nas com­pe­ten­cias en se­gu­ri­dad pú­bli­ca, los Mos­sos di­ri­gi­rán el ope­ra­ti­vo fren­te a las pro­tes­tas. Aun­que el plan cam­bia ca­da día, a me­di­da que las en­ti­da­des anun­cian sus in­ten­cio­nes, los responsabl­es cen­tran su aten­ción en los cor­tes de ca­rre­te­ra, en las in­fraes­truc­tu­ras cla­ve y en las se­des de par­ti­dos po­lí­ti­cos y de los juz­ga­dos. La Po­li­cía ju­ga­rá su pa­pel en la pro­tec­ción de edi­fi­cios del Es­ta­do, pe­ro los Mos­sos es­ta­rán en pri­me­ra lí­nea. Pa­ra ello dis­po­nen de un nue­vo ti­po de va­lla de re­cien­te ad­qui­si­ción, pen­sa­da pa­ra con­te­ner a ma­ni­fes­tan­tes. En cuan­to a las mo­vi­li­za­cio­nes, la po­li­cía au­to­nó­mi­ca anun­ció que po­drá usar gas pi­mien­ta si hay dis­tur­bios. El ob­je­ti­vo es evi­tar al má­xi­mo el con­tac­to fí­si­co con la po­bla­ción y con­ju­gar el de­re­cho a la pro­tes­ta con el man­te­ni­mien­to del or­den pú­bli­co.

A di­fe­ren­cia del re­fe­rén­dum, en es­ta oca­sión no hay por aho­ra or­den que cum­plir, pe­ro sí una mi­sión: man­te­ner la paz pú­bli­ca. Y si pa­ra eso los Mos­sos pre­ci­san la ayu­da de otros cuer­pos, la so­li­ci­ta­rán. Es­to es po­si­ble por la apa­ren­te bue­na sin­to­nía en­tre po­li­cías, que se ha re­fle­ja­do en di­ver­sos ges­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos en los úl­ti­mos me­ses.

En 2018, año mar­ca­do aún por los des­en­cuen­tros tras el re­fe­rén­dum, la Po­li­cía Na­cio­nal no con­de­co­ró a nin­gún mos­so con mo­ti­vo de la ce­le­bra­ción de su pa­trón. El en­ton­ces mi­nis­tro del In­te­rior, Juan Ignacio Zoi­do, in­clu­so pro­me­tió a sin­di­ca­tos po­li­cia­les y aso­cia­cio­nes de guar­dias ci­vi­les que re­ti­ra­ría las de los mos­sos que no ex­pre­sa­sen su “leal­tad cons­ti­tu­cio­nal”. Es­te año, los pre­mios han vuel­to: un co­mi­sa­rio, un su­bins­pec­tor y dos sub­ins­pec­to­res. La nueva com­pli­ci­dad se ve en el día a día. En los dos úl­ti­mos me­ses, se han desa­rro­lla­do cin­co ope­ra­cio­nes con­jun­tas con­tra el cri­men or­ga­ni­za­do.

/ TONI FERRAGUT

Des­plie­gue de los Mos­sos d’Es­qua­dra el día 1 du­ran­te una ma­ni­fes­ta­ción en Gi­ro­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.