El pri­mer re­to: tres días de co­lap­so via­rio

El País (País Vasco) - - ESPAÑA -

El al­can­ce de la res­pues­ta ciu­da­da­na a la sen­ten­cia del pro­cés es una in­cóg­ni­ta. Por un la­do, la ANC y Òm­nium Cul­tu­ral re­ve­la­ron el pa­sa­do vier­nes su plan, la Mar­cha por la li­ber­tad, que ame­na­za con pro­vo­car tres días de co­lap­so en la red prin­ci­pal de Ca­ta­lu­ña. Por otro, es­tán los au­to­de­no­mi­na­dos Co­mi­tés en Defensa de la Re­pú­bli­ca (CDR) y el Tsu­na­mi De­mo­crá­ti­co, una pla­ta­for­ma sin una ca­be­za vi­si­ble y cu­ya apa­ri­ción fue bien­ve­ni­da por los par­ti­dos in­de­pen­den­tis­tas. El Tsu­na­mi pro­po­ne, sin con­cre­tar, “ge­ne­rar una si­tua­ción de cri­sis ge­ne­ra­li­za­da en el Es­ta­do es­pa­ñol y que se pro­lon­ga­rá en el tiem­po”. Su ca­nal en Te­le­gram ya cuen­ta con más de 60.000 se­gui­do­res.

La Mar­cha por la li­ber­tad es un re­to pa­ra los cuer­pos de se­gu­ri­dad. Con­sis­te en una gran ma­ni­fes­ta­ción de 100 ki­ló­me­tros, de tres días de du­ra­ción y di­vi­di­da en cin­co co­lum­nas. El plan es co­men­zar a las 20 ho­ras del día pos­te­rior a la no­ti­fi­ca­ción del fa­llo (pre­vi­si­ble­men­te el miér­co­les si­guien­te) y sal­drán de Gi­ro­na, Vic, Ber­ga, Tà­rre­ga y Ta­rra­go­na. Es­to pue­de im­pli­car el co­lap­so de la A-2, la C-16, la C-17 y la AP-7, la prin­ci­pal ar­te­ria de Ca­ta­lu­ña.

La pro­pues­ta de la ANC es que las cin­co co­lum­nas (que ha­rán dos tra­mos por día y per­noc­ta­rán en po­li­de­por­ti­vos) con­flu­yan en Bar­ce­lo­na. La al­cal­de­sa, Ada Co­lau, di­jo ayer que res­pe­ta la la­bor de las en­ti­da­des so­be­ra­nis­tas, pe­ro rehu­só explicar có­mo par­ti­ci­pa­rá la ciu­dad en la re­cep­ción del gran vo­lu­men de ma­ni­fes­tan­tes que se es­pe­ran. Co­lau ha di­cho que a las ins­ti­tu­cio­nes les co­rres­pon­de cen­trar­se en las so­lu­cio­nes pa­ra des­ju­di­cia­li­zar la po­lí­ti­ca. El Tsu­na­mi De­mo­crá­ti­co, que em­plea un len­gua­je pro­pio de la emer­gen­cia ci­vil, tam­bién ha pe­di­do a los es­tu­dian­tes “va­ciar las ur­nas y lle­nar las ca­lles”.

ex­se­cre­ta­rio de Es­ta­do de la UE, cree que la ley de Cuer­pos y Fuer­zas de Se­gu­ri­dad del Es­ta­do es el ins­tru­men­to “más cla­ro” que tie­ne el Go­bierno pa­ra afron­tar con ca­rác­ter de ur­gen­cia una si­tua­ción de ries­go pa­ra la se­gu­ri­dad pú­bli­ca, “pe­ro no el úni­co”. De­fien­de tam­bién la po­si­bi­li­dad de apli­car la Ley de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal, de 2015, que le to­có ne­go­ciar co­mo dipu­tado con el Go­bierno de Ra­joy.

Es­ta nor­ma per­mi­te al je­fe del Go­bierno de­cla­rar por de­cre­to una si­tua­ción “de in­te­rés pa­ra la se­gu­ri­dad na­cio­nal” (un eu­fe­mis­mo pa­ra elu­dir la pa­la­bra cri­sis) y nom­brar una au­to­ri­dad fun­cio­nal con el fin de ase­gu­rar la “coor­di­na­ción re­for­za­da” en­tre dis­ti­nas ad­mi­nis­tra­cio­nes.

Ga­rri­do re­co­no­ce que la ley no se pen­só pa­ra una si­tua­ción

El se­gun­do aniver­sa­rio del 1-O se sal­dó sin in­ci­den­tes de gra­ve­dad, pe­ro la coor­di­na­ción fue en­ton­ces sa­tis­fac­to­ria, lo que da una pis­ta de lo que pue­de ocu­rrir en las pró­xi­mas se­ma­nas. Al­tos man­dos de los tres cuer­pos se reunie­ron el 26 de sep­tiem­bre pa­ra coor­di­nar el des­plie­gue. Las par­tes sa­lie­ron “muy sa­tis­fe­chas” de los re­sul­ta­dos, se­gún fuen­tes del Mi­nis­te­rio del In­te­rior. Aun­que no lle­gó a crear­se un cen­tro de coor­di­na­ción —Ce­cor, en la jer­ga po­li­cial— con­jun­to, man­dos de los tres cuer­pos es­tu­vie­ron presentes en los en­cuen­tros. Ade­más, en los es­ca­sos in­ci­den­tes re­gis­tra­dos el pa­sa­do 1-O, los Mos­sos die­ron pro­tec­ción a edi­fi­cios de la Guar­dia Ci­vil. Los an­ti­dis­tur­bios de la Po­li­cía no in­ter­vi­nie­ron sino que re­for­za­ron la se­gu­ri­dad en los edi­fi­cios del Es­ta­do e in­fraes­truc­tu­ras crí­ti­cas.

Ofer­ta de apo­yo

Fuen­tes del Mi­nis­te­rio del In­te­rior dan por he­cho que el en­ten­di­mien­to se re­pe­ti­rá en las mo­vi­li­za­cio­nes con­tra la sen­ten­cia. “El pa­sa­do 1-O ya ofre­ci­mos apo­yo a los Mos­sos por si ne­ce­si­ta­ban re­fuer­zos, y lo vol­ve­re­mos a ha­cer”. Fuen­tes del cuer­po au­to­nó­mi­co ase­gu­ran que es­tán abier­tos a ese apo­yo, pe­ro sub­ra­yan que se­rá “a de­man­da” y so­lo si se ven su­pe­ra­dos por al­gu­na cir­cuns­tan­cia. Al­tos man­dos de la po­li­cía ca­ta­la­na y de los cuer­pos del Es­ta­do man­ten­drán reunio­nes en los pró­xi­mos días pa­ra es­tu­diar la po­si­bi­li­dad de crear un Ce­cor con­jun­to.

In­te­rior am­plia­rá en los pró­xi­mos días el nú­me­ro de agen­tes des­pla­za­dos a Ca­ta­lu­ña. Re­cien­te­men­te ha en­via­do dos gru­pos de las uni­da­des de prevención y reac­ción (UPR) pa­ra re­for­zar a los an­ti­dis­tur­bios que ya se en­cuen­tran allí. La Guar­dia Ci­vil tam­bién tie­ne pre­pa­ra­dos pa­ra en­viar pe­lo­to­nes de sus Gru­pos de Re­ser­va y Se­gu­ri­dad (GRS), es­pe­cia­li­za­dos en ha­cer fren­te a dis­tur­bios. Las fuen­tes con­sul­ta­das ad­mi­ten que el nú­me­ro fi­nal de agen­tes no es­tá aún fi­ja­do y to­do de­pen­de­rá de los “aná­li­sis de ries­go” de los expertos. Un pro­ble­ma aña­di­do pa­ra los Mos­sos y pa­ra el res­to de cuer­pos es no sa­ber cuán­do se ha­rá pú­bli­ca la sen­ten­cia, por­que es en­ton­ces cuan­do el in­de­pen­den­tis­mo ac­ti­va­rá sus mo­vi­li­za­cio­nes.

de con­flic­to ins­ti­tu­cio­nal, sino de co­la­bo­ra­ción an­te si­tua­cio­nes co­mo ca­tás­tro­fes na­tu­ra­les, aten­ta­dos te­rro­ris­tas o ata­ques ci­ber­né­ti­cos. El Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, en la sen­ten­cia que con­va­li­dó la nor­ma, de­jó cla­ro que ca­da Ad­mi­nis­tra­ción con­ser­va sus com­pe­ten­cias y que la atri­bu­ción de me­dios tie­ne ca­rác­ter tem­po­ral y fi­na­lis­ta.

La ter­ce­ra op­ción es el ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción, con las li­mi­ta­cio­nes que en ju­lio pa­sa­do fi­jó el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal. Al­gu­nos ju­ris­tas, co­mo el pro­pio Ga­rri­do, le­tra­do de la Cá­ma­ra Al­ta, tie­nen du­das de que se pue­da apli­car con las Cor­tes di­suel­tas. El Go­bierno ase­gu­ra ha­ber pe­di­do in­for­mes y que la Dipu­tación Per­ma­nen­te del Se­na­do se­ría com­pe­ten­te pa­ra apro­bar­lo, a pe­ti­ción del Eje­cu­ti­vo.

En el ca­so de Puig­de­mont, sus palabras alu­dien­do a que el Go­bierno cen­tral no in­ter­vino la au­to­no­mía vas­ca pe­se a los mil muer­tos por el te­rro­ris­mo de ETA pro­vo­ca­ron una res­pues­ta ins­ti­tu­cio­nal. Fue el por­ta­voz del Go­bierno vas­co, el pe­neu­vis­ta Jo­su Er­ko­re­ka, quien las ca­li­fi­có de “com­pa­ra­cio­nes des­afor­tu­na­das e im­per­ti­nen­tes”. “Com­pa­rar la tra­ge­dia de la vio­len­cia en Eus­ka­di con lo su­ce­di­do en Ca­ta­lu­ña es dis­pa­ra­ta­do”, aña­den fuen­tes del PNV.

En el ca­so de To­rra ha si­do la au­sen­cia de una con­de­na cla­ra de los pla­nes pa­ra ac­cio­nes vio­len­tas atri­bui­dos a un gru­po de los CDR (Co­mi­tés de Defensa de la Re­pú­bli­ca) la que ha ori­gi­na­do la res­pues­ta crí­ti­ca del PNV. Su por­ta­voz en el Con­gre­so, Ai­tor Es­te­ban, fue cla­ro: “Las ins­ti­tu­cio­nes ca­ta­la­nas de­ben de­cir a los CDR que no es ad­mi­si­ble la vio­len­cia ni ava­sa­llar al ad­ver­sa­rio y de­ben mar­car cla­ra esa raya. De­ben ser con­tun­den­tes por­que no se pue­de ad­mi­tir”. El PNV apren­dió de la eta­pa del lehen­da­ka­ri Iba­rret­xe que la am­bi­güe­dad en la res­pues­ta a la vio­len­cia eta­rra tie­ne un al­to cos­to.

Pe­ro en vís­pe­ras de la sen­ten­cia del pro­cés, el PNV ha aña­di­do otro men­sa­je al na­cio­na­lis­mo ca­ta­lán: “Tan­ta épi­ca no nos lle­va a nin­gún si­tio”. Di­ri­gen­tes del par­ti­do re­cuer­dan a sus an­ti­guos so­cios de CiU, hoy PdeCAT, sus di­fe­ren­cias, que se han agu­di­za­do con el tiem­po. Ur­ku­llu no ha­bla con Puig­de­mont des­de que fracasó su in­ten­to de me­dia­ción, ha­ce dos años. En­ton­ces el lehen­da­ka­ri in­ten­tó ha­cer de puen­te en­tre el en­ton­ces lí­der ca­ta­lán y el pre­si­den­te del Go­bierno, Ma­riano Ra­joy, pa­ra fre­nar la de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia y la apli­ca­ción del 155. Des­de la hui­da de Puig­de­mont, no ha vuel­to a ha­ber con­tac­tos. Con su su­ce­sor, Quim To­rra, se reunió ha­ce un año en Aju­ria Enea. Com­par­tie­ron su re­cha­zo a la ju­di­cia­li­za­ción de la po­lí­ti­ca y al en­car­ce­la­mien­to de lí­de­res del pro­cés. Pe­ro re­mar­ca­ron su desacuer­do en lo de­más.

“Sin com­pli­ci­da­des”

Ur­ku­llu pro­pu­so a To­rra apro­ve­char su ma­yo­ría par­la­men­ta­ria pa­ra bus­car una “so­lu­ción dia­lo­ga­da” con el Go­bierno cen­tral al con­flic­to ca­ta­lán. To­rra le res­pon­dió que esa po­si­bi­li­dad es­ta­ba ago­ta­da y abo­gó por la vía uni­la­te­ral a la in­de­pen­den­cia. “No se han vuel­to a re­unir. Se man­tie­ne la re­la­ción ins­ti­tu­cio­nal con la Ge­ne­ra­li­tat y a es­ca­la par­ti­dis­ta con el PdeCAT. Sin com­pli­ci­da­des”, se­ña­lan fuen­tes del PNV.

La vía uni­la­te­ral al so­be­ra­nis­mo,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.