Crí­ti­cas al “es­ce­na­rio apo­ca­líp­ti­co”

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD -

Troi­lo, ex­per­to en gla­cia­res de la fun­da­ción Mon­tag­na Si­cu­ra, una or­ga­ni­za­ción que mo­ni­to­ri­za el com­por­ta­mien­to de to­dos los gla­cia­res de la zo­na des­de 2013.

Justo de­ba­jo del gla­ciar, va­rios tur­nos de guías al­pi­nos se re­par­ten la jor­na­da pa­ra con­tro­lar los mo­vi­mien­tos y es­cu­char ca­da cru­ji­do del hie­lo. Ca­da vez que un co­che pi­de au­to­ri­za­ción pa­ra en­trar des­de el otro ex­tre­mo de la ca­rre­te­ra, Nic­co­lò observa con los pris­má­ti­cos y da luz ver­de si no de­tec­ta nin­gún des­pla­za­mien­to. Así em­pie­zan a co­rrer los 58 se­gun­dos. “Es fá­cil ver­lo y te ase­gu­ro que se oye per­fec­ta­men­te”, ex­pli­ca qui­tan­do importanci­a al fe­nó­meno, co­mo la ma­yo­ría de en­tre­vis­ta­dos en la zo­na.

Jun­to a él, por si aca­so, un ra­dar y una cá­ma­ra de ví­deo re­gis­tran al mi­lí­me­tro la si­tua­ción. Si los dos sec­to­res prin­ci­pa­les del gla­ciar se des­pren­die­sen, po­drían pro­vo­car una ava­lan­cha y vien­tos de unos 150 ki­ló­me­tros por ho­ra. Si la par­te más al­ta res­ba­la­se tam­bién (el sec­tor A), al­go muy im­pro­ba­ble, El 25 de sep­tiem­bre, Giuseppe Con­te, pri­mer mi­nis­tro ita­liano, ha­bló en la Asam­blea Ge­ne­ral de la ONU so­bre el gla­ciar Plan­pin­cieux y lla­mó a la mo­vi­li­za­ción. “La no­ti­cia de que un gla­ciar del Mont Blanc co­rre el ries­go de de­rrum­bar­se es una alar­ma que no pue­de de­jar­nos in­di­fe­ren­tes. De­be sa­cu­dir­nos a to­dos y mo­vi­li­zar­nos”. El pre­si­den­te de la re­gión, An­to­nio Fos­son, re­co­gió el guan­te e in­vi­tó a to­das las au­to­ri­da­des del país a vi­si­tar­lo. “El va­lle de Aos­ta es un la­bo­ra­to­rio del cam­bio cli­má­ti­co”, lan­zó.

El ges­to, un in­ten­to por con­cien­ciar de los efec­tos del cam­bio cli­má­ti­co en la se­ma­na mun­dial de­di­ca­da a la cues­tión, agra­dó a la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca. Pe­ro con pre­ven­cio­nes y me­nos alar­mis­mo, apun­tan fuen­tes de la Fun­da­ción Mon­ta­ña Se­gu­ra y del Ayun­ta­mien­to. El por­ta­voz mu­ni­ci­pal cri­ti­có “el es­ce­na­rio apo­ca­líp­ti­co des­cri­to por al­gu­nos me­dios so­bre un gla­ciar que ame­na­za con caer so­bre Cour­ma­yeur”. “Es una zo­na tu­rís­ti­ca, pe­ro no hay ca­sas, so­lo unos po­cos cha­lets de­socu­pa­dos”, se que­jó.

cae­rían otro mi­llón de me­tros cú­bi­cos. “Bueno, eso sí se­ría un gran pro­ble­ma”, se­ña­la Troi­lo en su ofi­ci­na.

La zo­zo­bra ba­jo un gla­ciar es pa­re­ci­da a la que im­po­ne un vol­cán a sus ve­ci­nos. Pe­ro la fa­mi­lia de San­dra Gue­doz lle­va ins­ta­la­da aquí tres ge­ne­ra­cio­nes. “¿Tú crees que de­ja­ría vi­vir aquí a mi hi­ja si pen­sa­se que va a mo­rir se­pul­ta­da?”, pre­gun­ta. Su abue­lo era ga­na­de­ro y usa­ba el re­fu­gio que hoy han con­ver­ti­do en un bar co­mo es­ta­blo. Hoy son mo­ni­to­res de es­quí y res­tau­ra­do­res, co­mo tan­ta gen­te en la zo­na. “To­do es­to nos pue­de crear pro­ble­mas co­mer­cia­les. Ya no han po­di­do abrir es­ta se­ma­na al­gu­nos ho­te­les y un res­tau­ran­te. El pro­ble­ma es que to­do es­to su­ce­dió du­ran­te la se­ma­na del cli­ma, con Gre­ta… y lue­go, cla­ro, lo de Con­te”, aña­de.

Las ci­ca­tri­ces en el Mont Blanc no son nue­vas. El Plan­pin­cieux es­ta­ba uni­do al gla­ciar de Ro­che­fort a me­dia­dos del si­glo XIX. La len­gua de hie­lo pro­ce­den­te de ambas la­de­ras ba­ja­ba uni­da, pe­ro el ca­lor ter­mi­nó di­vi­dién­do­los. La ci­ca­triz es hoy evi­den­te. Y si la temperatur­a me­dia sube, los gla­cia­res se­gui­rán re­tro­ce­dien­do. Los expertos en la zo­na no ven gran­des mo­ti­vos de pá­ni­co. Otros ejemplares de la zo­na, to­dos de ma­yor dimensión, co­mo el Se­rac­co Whym­per o el Gran Croux, pre­sen­tan si­tua­cio­nes pa­re­ci­das, se­ña­lan. Pe­ro no vi­ve na­die de­ba­jo.

Mar­co Va­glia­sin­di es geó­lo­go y con­ce­jal de te­rri­to­rio del Ayun­ta­mien­to de Cour­ma­yeur. Su vi­sión es mu­cho más tem­pla­da. “La si­tua­ción es­tá ba­jo con­trol. Se ha­bían he­cho ya hi­pó­te­sis con el vo­lu­men ac­tual”, in­sis­te. Pe­ro la bo­la de nie­ve —de hie­lo en es­te ca­so— era ya de­ma­sia­do gran­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.