La Amazonia que apren­de y lu­cha por sus de­re­chos

El Papa cri­ti­ca “los fue­gos im­pul­sa­dos por el lu­cro” en el ini­cio del sínodo que de­ba­te so­bre la defensa de la re­gión

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD -

Amazonia es­te agos­to, Bol­so­na­ro ha re­pli­ca­do con un dis­cur­so en defensa de la so­be­ra­nía de la Amazonia an­te lo que con­si­de­ra una tre­ta de Go­bier­nos ex­tran­je­ros que so­lo per­si­guen apro­piár­se­la y arre­ba­tár­se­la a los bra­si­le­ños. El ul­tra­de­re­chis­ta con­si­de­ra que Bra­sil de­be ex­plo­tar las in­men­sas ri­que­zas que exis­ten en la Amazonia, in­clu­so ba­jo las tie­rras le­gal­men­te pro­te­gi­das por su va­lor eco­ló­gi­co; sue­le in­sis­tir en que Bra­sil tie­ne las le­yes am­bien­ta­les más ri­gu­ro­sas del mun­do, pe­ro es pre­ci­sa­men­te esa le­gis­la­ción la que sus crí­ti­cos le acu­san de des­man­te­lar.

“Éra­mos anal­fa­be­tos, no sa­bía­mos có­mo li­diar con es­tas si­tua­cio­nes, pe­ro em­pe­za­mos a apren­der le­yes, nuestros de­re­chos…”, re­cal­ca Da Sil­va. Fue­ron me­jo­ran­do su es­tra­te­gia. Y gra­cias a per­so­nas co­mo An­to­nio Fonseca, de Cá­ri­tas, han ido am­plian­do su red has­ta el pun­to de que tras mu­chos años, tie­nen la co­la­bo­ra­ción de la Fis­ca­lía, la Uni­ver­si­dad e in­clu­so Em­bra­pa, un or­ga­nis­mo ofi­cial de in­ves­ti­ga­ción agrí­co­la que les ayu­da a di­ver­si­fi­car sus cul­ti­vos pa­ra pro­du­cir a ma­yor es­ca­la de ma­ne­ra sos­te­ni­ble con la mi­ra pues­ta en co­mer­cia­li­zar los ex­ce­den­tes.

Pro­du­cir más pe­ro sin rom­per el equi­li­brio eco­ló­gi­co. Por­que el cam­bio cli­má­ti­co ha lle­ga­do en for­ma de me­nos pe­ces y un ca­lor abra­sa­dor a São Francisco do Mai­nã, cu­yos ve­ci­nos vi­ven de lo que el río y 387 hec­tá­reas de tie­rra les dan. “So­lo podemos tra­ba­jar la tie­rra has­ta las nue­ve, an­tes po­día­mos has­ta las do­ce o así”, re­cuer­da uno de los ve­te­ra­nos.

Con­tra la de­gra­da­ción

Da Sil­va, el pre­si­den­te de la co­mu­ni­dad, res­pon­de a las crí­ti­cas de quie­nes con­tra­po­nen pre­ser­va­ción y pro­gre­so: “No es que es­te­mos con­tra el desa­rro­llo de nues­tro Es­ta­do, de nues­tro país. Es­ta­mos con­tra la de­gra­da­ción de la naturaleza”. Aña­de que no se tra­ta de que no sean ca­pa­ces de apren­der un ofi­cio en una in­dus­tria, sino que ni si­quie­ra eso les ga­ran­ti­za­ría una vi­da me­jor. “Si el dinero se que­da­se aquí… pe­ro no. Se que­da en ma­nos de chinos, ca­na­dien­ses, ja­po­ne­ses…”, apun­ta un ve­cino.

En pleno for­ce­jeo por el po­lo na­val, las au­to­ri­da­des que apa­dri­nan el pro­yec­to vi­si­ta­ron la al­dea a ven­der­les sus bon­da­des. “¡Qué la­bia! ¡Ave María!”, re­cuer­da un ve­cino aún ali­via­do por­que aque­lla de­le­ga­ción los pi­lla­ra pre­pa­ra­dos. Otro ter­cia: “No vi­nie­ron a con­sul­tar­nos, sino a co­mu­ni­car”. El fa­llo ju­di­cial que pa­ró el su­per­puer­to pre­ci­sa que cual­quier pro­yec­to fu­tu­ro de­be ser con­sul­ta­do con las po­bla­cio­nes afec­ta­das. ¿Sa­ben si su opi­nión se­rá vin­cu­lan­te? “Ah, de eso no te­ne­mos cer­te­za”, ad­mi­te Da Sil­va, que vi­si­tó la escuela has­ta los 12 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.