Des­pe­di­da por cam­biar de se­xo: la ba­ta­lla de Ai­mee lle­ga al Su­pre­mo

El al­to tri­bu­nal de EE UU de­ci­di­rá si es dis­cri­mi­na­to­rio echar a un tra­ba­ja­dor tran­se­xual u ho­mo­se­xual

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - AMANDA MARS,

Donna lle­va­ba un tiem­po no­tan­do au­sen­cias in­jus­ti­fi­ca­das, pe­que­ñas men­ti­ras, ob­je­tos ex­tem­po­rá­neos en­tre las per­te­nen­cias del que ha­bía si­do su ma­ri­do du­ran­te 20 años. Un día, ya me­dio des­qui­cia­da, lo lla­mó a ca­pí­tu­lo y lo en­fren­tó a la pre­gun­ta de si, tal y co­mo ella te­mía, es­ta­ba vién­do­se con otra mu­jer. “Bueno, eso que crees no es del to­do fal­so, pe­ro esa mu­jer soy yo”, res­pon­dió. Ai­mee Aus­tra­lia Step­hens, lle­ga­da al mun­do ba­jo el nom­bre de Ant­hony ha­ce 58 años, ha na­ci­do va­rias ve­ces a lo lar­go de su vi­da, pe­ro pro­ba­ble­men­te una de las más im­por­tan­tes fue el día que le di­jo a su ser más que­ri­do del mun­do quién era ella de ver­dad. Ha­bía cre­ci­do en Fa­yet­te­vi­lle, un pue­blo de la su­re­ña Carolina del Nor­te, en el seno de una igle­sia bap­tis­ta. Se ha­bía or­de­na­do pas­tor. Se ha­bía ca­sa­do y en­viu­da­do. Ha­bía de­ja­do el sa­cer­do­cio, se ha­bía re­ci­cla­do co­mo em­bal­sa­ma­dor de muer­tos. To­do eso lo sa­bía ya Donna. Lo que ig­no­ra­ba es lo que sen­tía den­tro del cuer­po des­de los cin­co años.

Se co­no­cían des­de la in­fan­cia, pe­ro hi­cie­ron su vi­da con otras per­so­nas, les fue re­gu­lar y, al re­en­con­trar­se 20 años des­pués, se ca­sa­ron. Step­hens se mu­dó a Mi­chi­gan con su se­gun­da es­po­sa y to­do mar­cha­ba más o me­nos bien, pe­ro Ai­mee no tar­da­ría en re­cla­mar su lu­gar. Cuan­do Donna se au­sen­ta­ba, se ves­tía de mu­jer. Por ca­sa y en pe­que­ñas es­ca­pa­das. Ser des­cu­bier­ta, allá por 2008, la li­be­ró.

“Mi es­po­sa me di­jo, ‘si es eso lo que pa­sa, po­dre­mos so­lu­cio­nar­lo’. Así que, den­tro de ca­sa, em­pe­cé a ser una mu­jer. Ella ne­ce­si­tó un tiem­po pa­ra en­ten­der­lo, acu­dió a un gru­po de apo­yo, pe­ro se­gui­mos ade­lan­te. La ni­ña [del pri­mer ma­tri­mo­nio de Donna] lo acep­tó, su fa­mi­lia tam­bién. Y du­ran­te 10 años vi­ví doble vi­da: en el tra­ba­jo era Ant­hony, y en ca­sa Ai­mee. Me aca­bé sin­tien­do atra­pa­da, in­ten­té sui­ci­dar­me, y al fi­nal me ar­mé de va­lor y le es­cri­bí una car­ta a mi je­fe de la funeraria pa­ra con­tar­le lo que ocu­rría. Se la di el 31 de ju­lio de 2013”.

Tras ha­ber­se ca­sa­do con el nom­bre de Ant­hony y ha­ber con­se­gui­do que su es­po­sa, su hi­ja y su sue­gro acep­ta­sen que, en reali­dad, era una mu­jer lla­ma­da Ai­mee, pen­só que ha­bía con­se­gui­do lo más di­fí­cil. Ya so­lo que­ría que en la funeraria en la que tra­ba­ja­ba le ha­bla­ran en fe­me­nino y la de­ja­ran vestir con un tra­je de cha­que­ta y fal­da, co­mo siem­pre, de ri­gu­ro­so lu­to. El due­ño de Ha­rris Fu­ne­ral Ho­mes, Thomas Rost, sin em­bar­go, la des­pi­dió dos se­ma­nas des­pués de leer la car­ta. Co­mo tes­ti­fi­có más tar­de, él ha­bía con­tra­ta­do a un hom­bre seis años atrás, y su re­pre­sen­ta­ción co­mo mu­jer re­sul­ta­ría “una dis­trac­ción inapro­pia­da” pa­ra el due­lo de las fa­mi­lias, ade­más de, aña­dió, un re­cha­zo a los man­da­mien­tos de Dios.

Era agos­to de 2013. Donna la ani­mó a de­nun­ciar. Un pri­mer juez fa­lló con­tra la tra­ba­ja­do­ra, de­fen­dien­do los de­re­chos re­li­gio­sos de Rost; lue­go un tri­bu­nal de ape­la­cio­nes de Cin­cin­nat­ti le dio la ra­zón, pe­ro la funeraria re­cu­rrió. Aho­ra se verán las ca­ras en el Tri­bu­nal Su­pre­mo de Estados Unidos, en la ba­ta­lla más tras­cen­den­tal del colectivo LGTB des­de la le­ga­li­za­ción del ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio en 2015.

El Su­pre­mo ha mol­dea­do la so­cie­dad es­ta­dou­ni­den­se con sen­ten­cias ca­pi­ta­les, co­mo la que con­sa­gró el de­re­cho al abor­to, la que ve­tó la se­gre­ga­ción ra­cial en es­pa­cios so­lo se apli­ca­se al se­xo con el que una per­so­na na­ce, la dis­cri­mi­na­ción a un trans­gé­ne­ro si­gue sien­do “con mo­ti­vo del se­xo”, ya que, si hu­bie­se na­ci­do con el se­xo de mu­jer, en lu­gar de con el se­xo de hom­bre, su je­fe no la hu­bie­se des­pe­di­do “por vi­vir abier­ta­men­te co­mo una mu­jer”.

Por otra par­te, plan­tea que el des­pi­do tam­bién se de­be a que ella “no cum­plía la idea que tie­ne el pro­pie­ta­rio de có­mo hom­bres y mu­je­res deberían iden­ti­fi­car­se, mi­rar y ac­tuar”, un as­pec­to so­bre el que el Su­pre­mo de EE UU ya se pro­nun­ció en 1989: echar a un em­plea­do por los es­te­reo­ti­pos que el em­pre­sa­rio tie­ne so­bre el se­xo es ile­gal.

Ha­rris Fu­ne­ral Ho­mes ar­gu­ye, en cam­bio, que el Tí­tu­lo VII, des­de 1964 y has­ta el día de hoy, “lo que prohí­be es que los hom­bres sean fa­vo­re­ci­dos so­bre la mu­jer en el pues­to de tra­ba­jo por mo­ti­vo de se­xo”. pri­va­dos o la que blin­dó la li­ber­tad de que­mar la ban­de­ra ame­ri­ca­na. La cues­tión de fon­do que se dis­cu­te aho­ra es si el Tí­tu­lo VII de la Ley de De­re­chos Ci­vi­les de 1964, que prohí­be la dis­cri­mi­na­ción de los tra­ba­ja­do­res por mo­ti­vo de ra­za, se­xo o re­li­gión, tam­bién cu­bre la orien­ta­ción se­xual y el cam­bio de se­xo.

El ca­so se es­cu­cha­rá ma­ña­na jun­to a los de dos hom­bres gais que per­die­ron su em­pleo tras dar a co­no­cer su con­di­ción. En 2010, Do­nald Zar­da, un mo­ni­tor de pa­ra­cai­dis­mo, co­men­tó a una clien­ta que era “100% gay” pa­ra dar­le con­fian­za, ya que no se sen­tía có­mo­da con la idea de pe­gar­se al ins­truc­tor en el sal­to. Es­to, ase­gu­ró Zar­da, lle­vó a su des­pi­do sin otro mo­ti­vo. Ge­rald Bos­tock, un tra­ba­ja­dor so­cial de­di­ca­do a ni­ños con pro­ble­mas en un con­da­do de la su­re­ña Geor­gia, se apun­tó en 2013 a una li­ga de fút­bol LGTB, lo que lo sa­có del armario en el en­torno la­bo­ral y, po­cos días des­pués, se que­dó sin tra­ba­jo.

En un país don­de la mi­tad de Estados no tie­nen le­yes es­pe­cí­fi­cas que prohí­ban a los em­pre­sa­rios des­pe­dir a tra­ba­ja­do­res por ser gais o trans­gé­ne­ro, es­te es el ma­yor mo­men­to de la ver­dad pa­ra la co­mu­ni­dad LGTB en años. Pe­ro el es­ce­na­rio es di­fe­ren­te al de 2015, tras el gi­ro con­ser­va­dor im­pul­sa­do por Do­nald Trump en el Su­pre­mo con los dos úl­ti­mos nom­bra­mien­tos. La ju­bi­la­ción del juez Ant­hony Ken­nedy, un cen­tris­ta cu­yo vo­to de des­em­pa­te ha si­do cla­ve en las úl­ti­mas con­quis­tas de los gais, po­ne las co­sas muy di­fí­ci­les al colectivo, pues su sus­ti­tu­to, Brett Ka­va­naugh, es un con­ser­va­dor pa­ta ne­gra.

Los ca­sos de Zar­da y Bos­tock tam­bién lle­gan a Was­hing­ton des­pués de sus pro­pios pe­ri­plos por los juz­ga­dos in­fe­rio­res. Am­bos se dis­cu­ti­rán a la vez con un mis­mo ar­gu­men­to: el des­pi­do de al­guien con mo­ti­vo de su orien­ta­ción se­xual con­lle­va in­trín­se­ca­men­te una dis­cri­mi­na­ción por mo­ti­vo de se­xo. En otras palabras: ase­gu­ran que fue­ron des­pe­di­dos por sen­tir­se atraí­dos por hom­bres, pe­ro a una mu­jer no la hu­bie­sen des­pe­di­do por sen­tir­se atraí­da por hom­bres, así que hay un per­jui­cio a su con­di­ción de hom­bres.

Daniel Zar­da no po­drá ver lo que ocu­rre. Fa­lle­ció en 2014 en un ac­ci­den­te de pa­ra­cai­dis­mo, pe­ro su ca­so si­guió ade­lan­te y ma­ña­na se­rá una her­ma­na su­ya quien suba la icó­ni­ca es­ca­li­na­ta del Su­pre­mo. Ai­mee Step­hens acu­di­rá con su mu­jer, Donna, y con la hi­ja de ambas.

/ CHAR­LES WI­LLIAM KELLY (AFP)

Ai­mee Step­hens, en Mi­chi­gan en abril.

/ K. L. (REUTERS)

Pro­tes­ta por los de­re­chos de los tran­se­xua­les an­te la Ca­sa Blan­ca, en oc­tu­bre de 2018.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.