El Pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra, un año des­pués de la tor­men­ta

Una re­no­va­da Aca­de­mia Sueca con­ce­de el jue­ves los ga­lar­do­nes co­rres­pon­dien­tes al apla­za­do de 2018 y 2019 tras el es­cán­da­lo de aco­so se­xual y fil­tra­cio­nes que la sa­cu­dió

El País (País Vasco) - - CULTURA - LOLA GALÁN,

El ritual se­rá el de siem­pre. El día 10 —un jue­ves de oc­tu­bre, co­mo mar­ca la tra­di­ción—, los miem­bros de la Aca­de­mia Sueca se re­uni­rán a las 11.30 en el edi­fi­cio de la an­ti­gua Bol­sa de Es­to­col­mo, se­de de la ins­ti­tu­ción, pa­ra ele­gir los pre­mios No­bel de Li­te­ra­tu­ra de 2018, cu­ya en­tre­ga se apla­zó el año pa­sa­do en me­dio de una gra­ve cri­sis de la Aca­de­mia, y 2019. Pe­ro más allá de as­pec­tos for­ma­les, un cam­bio sig­ni­fi­ca­ti­vo dis­tin­gue es­ta edi­ción de las que se han su­ce­di­do des­de 1901. Es­ta vez, el co­mi­té que se en­car­ga de la pre­se­lec­ción de los can­di­da­tos (cua­tro aca­dé­mi­cos en es­ta oca­sión) se ha am­plia­do pa­ra aco­ger a cin­co es­pe­cia­lis­tas ex­ter­nos (dos es­cri­to­res y tres crí­ti­cos li­te­ra­rios) que han te­ni­do voz y vo­to en el pro­ce­so.

Sangre nueva, co­mo la de las crí­ti­cas li­te­ra­rias Re­bec­ka Kär­de, de 27 años, y Mi­kae­la Blomq­vist, de 31, pa­ra co­la­bo­rar en la ar­dua ta­rea de se­lec­cio­nar a los au­to­res sus­cep­ti­bles de re­ci­bir el galardón. La Aca­de­mia acep­tó esa pér­di­da de pro­ta­go­nis­mo for­za­da por la Fun­da­ción No­bel, ad­mi­nis­tra­do­ra de los fon­dos que de­jó Al­fred No­bel pa­ra fi­nan­ciar los pre­mios que lle­van su nom­bre. Su pre­si­den­te, Lars Hei­kens­ten, jus­ti­fi­có la me­di­da, que se anun­ció en no­viem­bre, con el ar­gu­men­to de que ele­gir miem­bros ex­ter­nos pa­ra ese co­me­ti­do has­ta aho­ra re­ser­va­do a la Aca­de­mia era una for­ma de “dis­tan­ciar­se cla­ra­men­te de los sucesos del año an­te­rior”.

Hei­kens­ten alu­día así al es­cán­da­lo se­xual y de su­pues­tas fil­tra­cio­nes que sa­cu­dió los ci­mien­tos de la pres­ti­gio­sa ins­ti­tu­ción, fun­da­da en 1786, pi­lar de la cul­tu­ra del país es­can­di­na­vo gra­cias a su ri­quí­si­mo pa­tri­mo­nio (400 mi­llo­nes de eu­ros), tras la pu­bli­ca­ción en no­viem­bre de 2017 en el Da­gens Ny­he­ter, el dia­rio sue­co de ma­yor ti­ra­da, de un reportaje en el que 18 mu­je­res acu­sa­ban de abu­sos y aco­so se­xual a Jean-Clau­de Ar­nault, ma­ri­do de la aca­dé­mi­ca Ka­ta­ri­na Fros­ten­son y él mis­mo muy pró­xi­mo a la Aca­de­mia.

Con­tra Ar­nault, ciu­da­dano fran­cés de 72 años, to­da una ce­le­bri­dad en los am­bien­tes cul­tu­ra­les de Es­to­col­mo, po­see­dor de al­gu­na de las más al­tas dis­tin­cio­nes sue­cas, se ha­bían for­mu­la­do ya de­nun­cias anó­ni­mas una dé­ca­da an­tes en otro dia­rio del país, sin que la Aca­de­mia se vie­ra cues­tio­na­da por ello. Pe­ro a fi­na­les de 2017 la si­tua­ción era to­tal­men­te di­fe­ren­te. “Es­ta vez eran 18 mu­je­res las de­nun­cian­tes, y no dos co­mo en aque­lla oca­sión. Es cier­to, ade­más, que el Me Too ha­bía cam­bia­do con­si­de­ra­ble­men­te la per­cep­ción de es­tos he­chos”, re­co­no­ce Björn Wi­man, res­pon­sa­ble de Cul­tu­ra del Da­gens Ny­he­ter, que pu­bli­có la his­to­ria.

Sa­ra Da­nius, en­ton­ces se­cre­ta­ria per­ma­nen­te de la Aca­de­mia, se to­mó el asun­to muy en se­rio. Ad­mi­tió pú­bli­ca­men­te que otros miem­bros de la ins­ti­tu­ción se ha­bían que­ja­do de la con­duc­ta de Ar­nault, y or­de­nó una in­ves­ti­ga­ción in­ter­na, de­ci­sión que abrió un ver­da­de­ro cis­ma en la ca­sa. Una ma­yo­ría de aca­dé­mi­cos, en­ca­be­za­dos por Ho­ra­ce Eng­dahl, uno de los más in­flu­yen­tes, re­cha­zó esa me­di­da, co­lo­cán­do­se del la­do de Fros­ten­son y de su ma­ri­do. Da­nius fue apar­ta­da del car­go, lo que pro­vo­có al­gu­nas pro­tes­tas en la ca­lle y una cas­ca­da de di­mi­sio­nes.

Du­ran­te un tiem­po, la Aca­de­mia in­ten­tó fun­cio­nar con nor­ma­li­dad, con so­lo diez de sus 18 miem­bros y en pleno hu­ra­cán me­diá­ti­co. Pe­ro el in­ten­to aca­bó en fra­ca­so. La in­ves­ti­ga­ción in­ter­na con­clu­yó que Fros­ten­son ha­bía in­cu­rri­do en un con­flic­to de in­tere­ses al ser co­pro­pie­ta­ria con su ma­ri­do de Fo­rum, una es­pe­cie de club cul­tu­ral muy in­flu­yen­te en Es­to­col­mo que era ge­ne­ro­sa­men­te fi­nan­cia­do por la ins­ti­tu­ción. Y hu­bo de aban­do­nar el pues­to an­te las acu­sa­cio­nes de que ha­bía fil­tra­do in­for­ma­ción re­ser­va­da so­bre los No­bel a su cón­yu­ge.

Un año des­pués de la tor­men­ta, Ar­nault cum­ple una con­de­na de dos años y me­dio por dos delitos de vio­la­ción —la ma­yo­ría de los he­chos de­nun­cia­dos ha­bían pres­cri­to o no pu­die­ron sus­tan­ciar­se— en un pe­nal des­ti­na­do a con­vic­tos por delitos se­xua­les.

de los pre­mia­dos pa­ra las edi­cio­nes de 2018 y 2019?

R. El he­cho de que el co­mi­té del No­bel ha­ya si­do am­plia­do con cin­co es­pe­cia­lis­tas ex­ter­nos ya re­pre­sen­ta un cam­bio sig­ni­fi­ca­ti­vo. Otro cam­bio es que el co­mi­té su­gie­re dos can­di­da­tos a la Aca­de­mia, que de­ci­de a par­tir de ahí. An­te­rior­men­te, pre­sen­ta­ba una lis­ta re­du­ci­da y de ella la Aca­de­mia ele­gía al lau­rea­do.

P. ¿Es cier­to que Ka­ta­ri­na Fros­ten­son le ha­bía ade­lan­ta­do a su ma­ri­do los nom­bres de sie­te de los ga­lar­do­na­dos con el No­bel an­tes de ha­cer­se pú­bli­cos y que él uti­li­zó la in­for­ma­ción pa­ra ha­cer apues­tas?

R. Ese asun­to ha si­do re­vi­sa­do muy a fon­do en una in­ves­ti­ga­ción in­ter­na. Las acu­sa­cio­nes de ha­ber he­cho apues­tas no se han sus­tan­cia­do. Y, en lo que res­pec­ta a la Aca­de­mia, el te­ma es­tá ya cerrado.

/ J. NACKSTRAND (AFP)

Sa­ra Da­nius, en­ton­ces se­cre­ta­ria per­ma­nen­te de la Aca­de­mia Sueca, anun­cia el No­bel de Li­te­ra­tu­ra de 2017, que ga­nó Ka­zuo Is­hi­gu­ro.

Mats Malm, en agos­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.