La azarosa his­to­ria de la ca­sa me­di­te­rrá­nea

Una mues­tra re­vi­sa en Ma­drid la pro­yec­ción que la ar­qui­tec­tu­ra es­pa­ño­la e ita­lia­na tu­vie­ron en los años cin­cuen­ta

El País (País Vasco) - - CULTURA - ANATXU ZABALBEASC­OA,

“La ar­qui­tec­tu­ra ver­ná­cu­la no se mue­ve a tra­vés de los ci­clos de la mo­da. Es in­mu­ta­ble, en úl­ti­ma ins­tan­cia, in­me­jo­ra­ble, has­ta con­se­guir su pro­pó­si­to de per­fec­ción”. Con es­ta afir­ma­ción co­mien­za un clá­si­co des­mi­ti­fi­ca­dor de la his­to­ria de la ar­qui­tec­tu­ra, Ar­qui­tec­tu­ra sin ar­qui­tec­tos, es­cri­to en 1964 por el en­sa­yis­ta, ar­qui­tec­to y fo­tó­gra­fo mo­ra­vo na­cio­na­li­za­do es­ta­dou­ni­den­se, Ber­nard Ru­dofsky (1905-1988).

La fi­gu­ra de Ru­dofsky —que fue pro­fe­sor en Ya­le, MIT o Coo­per-He­witt y se for­mó so­bre to­do via­jan­do por el mun­do— fue cla­ve pa­ra que Gio Pon­ti, y lue­go Jo­sé An­to­nio Co­derch, fue­ran ca­pa­ces de ver mo­der­ni­dad en la ar­qui­tec­tu­ra tra­di­cio­nal me­di­te­rrá­nea. Es cier­to que Jo­sep Lluís Sert ya la ha­bía lo­ca­li­za­do en Ibi­za dos dé­ca­das an­tes. Tam­bién que Mi­guel Fi­sac es­cri­bió en La ar­qui­tec­tu­ra po­pu­lar es­pa­ño­la y su va­lor an­te la del fu­tu­ro (1951) que “co­piar el ar­te po­pu­lar o clá­si­co es­pa­ñol con­du­ce al fol­clo­re o a la es­pa­ño­la­da. Ex­traer su esen­cia, sa­ber sa­car de esos in­gre­dien­tes de ver­dad, de mo­des­tia, de ale­gría, la belleza que tie­nen, se­ría en­con­trar el ca­mino de una nueva ar­qui­tec­tu­ra”. Pe­ro fue­ron Pon­ti, Al­ber­to Sar­to­ris y Co­derch quie­nes se es­for­za­ron no so­lo por ac­tua­li­zar esa idea que do­mes­ti­ca­ba el fun­cio­na­lis­mo es­tric­to de la Bauhaus pres­tan­do aten­ción al pai­sa­je y la tra­di­ción, sino tam­bién por di­fun­dir­la.

Pa­ra di­fun­dir­la, pre­ci­sa­men­te, uti­li­za­ron la re­vis­ta Do­mus —que Pon­ti di­ri­gió du­ran­te me­dio si­glo— y que sus­ten­ta bue­na par­te de la do­cu­men­ta­ción de la mues­tra Ima­gi­nan­do la ca­sa me­di­te­rrá­nea. Ita­lia y Es­pa­ña en los años 50 que el ca­te­drá­ti­co de His­to­ria del Ar­te y la Ar­qui­tec­tu­ra An­to­nio Piz­za ha co­mi­sa­ria­do pa­ra el Ins­ti­tu­to de Cré­di­to Ofi­cial, en Ma­drid, y que po­drá vi­si­tar­se has­ta enero de 2020.

Co­mo re­cuer­da la ex­po­si­ción, Pon­ti y Sar­to­ris ha­bían co­no­ci­do a Co­derch cuan­do am­bos via­ja­ron a Bar­ce­lo­na, Pal­ma y Va­len­cia pa­ra la quin­ta Asam­blea Na­cio­nal de Ar­qui­tec­tos. Fue en­ton­ces cuan­do se ini­ció una amis­tad que lle­va­ría al au­tor de la Ca­sa Ugal­de y a su so­cio, Manuel Valls, a pu­bli­car to­dos sus pro­yec­tos ex­clu­si­va­men­te en la re­vis­ta que Pon­ti di­ri­gía des­de 1927. A par­tir de en­ton­ces, Co­derch se con­vier­te en “correspons­al ofi­cial” de la pu­bli­ca­ción. Es­ta si­tua­ción, ser juez y par­te, era una prác­ti­ca ha­bi­tual en­tre los ar­qui­tec­tos que, na­tu­ral­men­te, con­di­cio­na­ba la in­for­ma­ción so­bre la ar­qui­tec­tu­ra que se di­fun­día. Es sig­ni­fi­ca­ti­vo que hoy no se cues­tio­ne.

La gran ba­za de Ru­dofsky fue el co­no­ci­mien­to que ha­bía ob­te­ni­do via­jan­do. En San­to­ri­ni (Gre­cia) se dio cuen­ta de que la pro­pia to­po­gra­fía y el cli­ma de la is­la obli­ga­ban a cons­truir de una de­ter­mi­na­da ma­ne­ra: sim­ple, ló­gi­ca y es­cue­ta. Esa ma­ne­ra de tra­ba­jar con la es­ca­sez, el lu­gar y la ló­gi­ca era fun­cio­nal y mo­der­na. Lo mis­mo ave­ri­guó via­jan­do por Tur­quía, Ita­lia y, fi­nal­men­te, Japón. Por eso lle­vó esa idea a la Ca­sa Oro que ideó con Lui­gi Co­sen­za en Ná­po­les. Pa­ra 1937 —más de una dé­ca­da an­tes de que Co­derch ini­cia­ra su correspons­alía— le ofre­cie­ron tra­ba­jar en Do­mus de edi­tor. Se que­dó po­co tiem­po. Hu­yen­do del na­zis­mo, re­ca­ló en Su­da­mé­ri­ca pa­ra ter­mi­nar su vi­da en Es­pa­ña, don­de se cons­tru­yó en Má­la­ga la Ca­sa Fri­gi­lia­na, que cie­rra es­ta ex­po­si­ción. Es sig­ni­fi­ca­ti­vo que los pla­nos de esa vi­vien­da, a la vez mo­der­na y tra­di­cio­nal, los idea­ra Ru­dofsky y los fir­ma­ra Co­derch.

Así, ¿debemos en­ten­der que la ca­sa me­di­te­rrá­nea se ima­gi­nó des­de Ita­lia? No, más bien que des­de allí se alen­tó a ac­tua­li­zar la tra­di­ción que el pro­pio Co­derch, y otros ar­qui­tec­tos co­mo Fi­sac o Sostres, ya ha­bían co­men­za­do a ac­tua­li­zar. Por eso la fi­gu­ra de Ru­dofsky —ig­no­ra­da du­ran­te dé­ca­das en fa­vor de ar­qui­tec­tu­ras más rompe­doras— re­sul­ta cla­ve pa­ra arran­car es­ta ex­po­si­ción que, en reali­dad, ana­li­za la re­la­ción en­tre uno de los ar­qui­tec­tos es­pa­ño­les más so­bre­sa­lien­tes de to­dos los tiem­pos, Jo­sé An­to­nio Co­derch, y un gru­po de pro­yec­tis­tas ita­lia­nos ca­pi­ta­nea­dos por el di­rec­tor de la re­vis­ta Do­mus.

Cuan­do Co­derch se con­vier­te en correspons­al de la re­vis­ta co­mien­za a pu­bli­car la ar­qui­tec­tu­ra que le parece re­le­van­te. Y, ade­más de la su­ya, eli­ge pu­bli­car la que Fe­de­ri­co Co­rrea y Al­fon­so Mi­lá es­tán le­van­tan­do en Ca­da­qués o la que Pe­ter Harn­den y Lan­fran­co Bom­be­lli cons­tru­yen tam­bién en esa lo­ca­li­dad. La ex­po­si­ción de­ta­lla es­ta re­la­ción. Pe­ro tam­bién per­pe­túa la se­lec­ción in­com­ple­ta que ha­cía Co­derch.

La Ca­sa Ga­rri­ga Nogués en Sitges, obra de Manuel Valls y Jo­sé An­to­nio Co­derch, en una fo­to­gra­fía de 1946.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.