Asia Ar­gen­to lu­cha por su in­de­pen­den­cia

La ci­neas­ta car­ga en el fes­ti­val de Sitges con­tra Holly­wood

El País (País Vasco) - - CULTURA / LA LIDIA - LAU­RA FER­NÁN­DEZ,

Cuan­do Asia Ar­gen­to (Ro­ma, 44 años) le di­jo a su hi­jo pe­que­ño, Ni­co­la, que iban a dar­le un pre­mio, el ni­ño le pre­gun­tó: “¿Te vas a mo­rir, ma­má?”. “Le res­pon­dí que no, cla­ro, y me sir­vió pa­ra ex­pli­car­le que lo que pa­sa es que lle­vo de­ma­sia­do tiem­po ha­cien­do ci­ne. Des­de los 9 años, ca­si 36. No ten­dría que ha­ber em­pe­za­do tan pron­to, pe­ro ¿qué iba a ha­cer? La vi­da es una mier­da; el ci­ne mo­la”. Ar­gen­to, aún a vuel­tas con abo­ga­dos des­pués de que el ac­tor Jimmy Ben­nett la acu­sa­ra de ha­ber abu­sa­do de él cuan­do era me­nor de edad —un año des­pués de que ella mis­ma con­fe­sa­ra ha­ber si­do vio­la­da por Har­vey Weins­tein en Can­nes—, blin­dó su pre­sen­cia en el Fes­ti­val de Sitges con un cómodo en­cuen­tro ma­ti­nal con el pú­bli­co en el que las úni­cas pre­gun­tas las for­mu­la­ba Mò­ni­ca Garcia, di­rec­to­ra de la fun­da­ción del cer­ta­men, que no in­clu­yó ni una so­la re­fe­ren­cia a tan pe­lia­gu­do asun­to.

Hi­ja, nie­ta, bis­nie­ta, in­clu­so ta­ta­ra­nie­ta y aho­ra, tam­bién, ma­dre de pro­fe­sio­na­les del ci­ne —su ta­ta­ra­bue­lo fue dis­tri­bui­dor en Bra­sil; su abue­lo, pro­duc­tor; su pa­dre (Da­rio) es un clá­si­co del ci­ne de gé­ne­ro; su ma­dre, ac­triz, y su hi­ja ya ha par­ti­ci­pa­do en una pe­lí­cu­la—, Ar­gen­to acu­dió al fes­ti­val pa­ra re­co­ger el pre­mio en cues­tión, el Me­liès —que otor­ga la Fe­de­ra­ción Eu­ro­pea de Fes­ti­va­les de Ci­ne Fan­tás­ti­co—, y du­ran­te una ho­ra ajus­tó cuen­tas con su pa­sa­do, dio al­gu­na lec­ción de di­rec­ción de ac­to­res, ala­bó a su pa­dre y car­gó, co­mo nun­ca, con­tra Holly­wood. “Cuan­do lle­gué allí, el dia­blo me lle­vó a la mon­ta­ña y me di­jo: ‘¿Ves eso de ahí aba­jo? To­do pue­de ser tu­yo a cam­bio de tu al­ma’. Y yo le di­je que ni pen­sar­lo. ¡Aque­llo era el in­fierno!”. Co­rría el año 2003, aca­ba­ba de ro­dar XXX con Vin Die­sel, y lo úni­co que que­ría era dinero. “Un di­rec­tor so­lo es al­guien que se ob­se­sio­na con al­go du­ran­te más tiem­po que la ma­yo­ría. Al­guien ca­be­zo­ta que no cree que pue­da ha­cer otra co­sa. Yo so­lo que­ría ha­cer una pe­lí­cu­la”, di­jo. Esa pe­lí­cu­la era la ba­sa­da en el libro de su por en­ton­ces aman­te, el es­cri­tor que en reali­dad nun­ca exis­tió, J. T. Le­roy: El co­ra­zón es men­ti­ro­so.

Con el pe­lo cor­to y ru­bio, vestida de ne­gro y al­zan­do su pro­fun­dí­si­ma voz —“Ten­go la tes­tos­te­ro­na al­ta, co­sa que me fue bien al prin­ci­pio cuan­do creía que me te­nía que com­por­tar co­mo un hom­bre pa­ra di­ri­gir”, apun­tó—, en una car­pa no del to­do lle­na Ar­gen­to in­sis­tió en la con­di­ción de de­vo­raal­mas de Holly­wood. “Holly­wood es una tri­tu­ra­do­ra de car­ne”, di­jo. “Con­se­guí el dinero pa­ra aque­lla pe­lí­cu­la y re­gre­sé a Ita­lia. No so­lo por la fa­mi­lia, que tam­bién, sino por­que en mi país el ci­ne no es

una fá­bri­ca”, aña­dió. No se sien­te or­gu­llo­sa de ha­ber de­ja­do el ins­ti­tu­to, pe­ro sí de ha­ber se­gui­do siem­pre su ins­tin­to. “Es la lec­ción más va­lio­sa que me ha da­do nun­ca mi pa­dre: sé tú mis­ma, sé úni­ca, guía­te so­lo por tu ins­tin­to, me di­jo”. Le hi­zo ca­so. Y no se de­jó en­se­ñar. “To­do lo apren­dí por mí mis­ma. De ni­ña que­ría ser es­cri­to­ra. Con 8 años ya mon­ta­ba mis pe­lí­cu­las en sú­per-8. Lo lle­va­ba en la sangre”, con­tó.

Ha de­ja­do atrás por com­ple­to su épo­ca de ac­triz. “No ele­gí ser in­tér­pre­te, y es al­go que ya no me in­tere­sa. No voy a pa­sar más de dos se­ma­nas le­jos de mis hi­jos pa­ra vol­ver a in­ter­pre­tar otra va­ria­ción de una pros­ti­tu­ta. No me lla­man pa­ra na­da más”, di­jo. Se con­si­de­ró aman­te “de la im­per­fec­ción” (“Abo­rrez­co las co­sas per­fec­tas”) y de ahí que cuan­do di­ri­ge a ac­to­res en sus pe­lí­cu­las “les cam­bie a me­nu­do las fra­ses de un día pa­ra el si­guien­te”. Ase­gu­ró que, tra­ba­jan­do con Char­lot­te Gains­bourg en ita­liano —“Y ella ni si­quie­ra sa­be ita­liano”—, lle­ga­ba ca­da día al ro­da­je con “un guion dis­tin­to” pa­ra que “se sin­tie­ra in­có­mo­da”. “Me gus­ta la con­cen­tra­ción que na­ce de la in­co­mo­di­dad”, apun­tó.

So­bre la lle­ga­da “ma­si­va” de mu­je­res a la di­rec­ción con­tó que le parece que “la es­pe­cie ha evo­lu­cio­na­do”. “Aun­que to­da­vía es­ta­mos muy le­jos de que se nos con­si­de­re al mis­mo ni­vel que a los hom­bres, el cam­bio es­tá en mar­cha”, re­ma­tó. “En cual­quier ca­so, nun­ca ha si­do cul­pa del pú­bli­co sino de los in­ver­so­res”, se­ña­la­ba, y con­fe­sa­ba que di­ri­gir es a me­nu­do “des­co­ra­zo­na­dor”. “Tie­nes que lu­char por ca­da pro­yec­to co­mo si fue­ra el pri­me­ro. Si quie­res una vi­da sen­ci­lla, ahí va un con­se­jo: no te ha­gas di­rec­tor de ci­ne, haz­te car­te­ro”.

/ JOAN VALLS (GTRESONLIN­E)

Asia Ar­gen­to, ayer por la ma­ña­na en Sitges.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.