El aro­ma del Mu­ñe­co

El País (País Vasco) - - DEPORTES -

Na­die sa­bía qué ha­cer con An­drea Pir­lo. El cha­val era pe­que­ño, téc­ni­co e in­te­li­gen­te, un me­dia­pun­ta de ma­nual, lo que en Ita­lia lla­ma­ban fan­ta­sis­ta. Ha­bía de­bu­ta­do en la Se­rie A días des­pués de cum­plir 16 años con su club de siem­pre, el Bres­cia, y se le su­po­nía un gran fu­tu­ro. Pe­ro se mo­vía con de­ma­sia­da len­ti­tud en cuan­to se acer­ca­ba al área, un lu­gar en el que el tiem­po se ace­le­ra y to­do ocu­rre de­pri­sa. El In­ter lo com­pró ba­ra­to. A Mar­ce­llo Lip­pi, el en­tre­na­dor, no le sir­vió y lo ce­dió un año al Reg­gi­na. Cuan­do Pir­lo vol­vió al In­ter, el nue­vo en­tre­na­dor, Mar­co Tar­de­lli, tam­po­co le vio uti­li­dad. Es­ta vez fue ce­di­do a su club de ori­gen, el Bres­cia, don­de Car­lo Maz­zo­ne, un zo­rro vie­jo, hi­zo un ex­pe­ri­men­to ra­ro: si­tuó al cha­val en el me­dio­cen­tro de­fen­si­vo, un pues­to que el cal­cio so­lía re­ser­var a ti­pos ro­bus­tos y ab­ne­ga­dos. Pir­lo se rom­pió en­se­gui­da.

Al­guien se fi­jó en la idea de Maz­zo­ne. Car­lo An­ce­lot­ti, en­tre­na­dor del Mi­lan, pa­tro­ci­nó la ad­qui­si­ción de An­drea Pir­lo y so­me­tió al ju­ga­dor a una pre­pa­ra­ción fí­si­ca es­pe­cial. A An­ce­lot­ti le gus­ta­ba el tra­ba­jo que du­ran­te años ha­bía he­cho Guar­dio­la, tan frá­gil y len­to co­mo Pir­lo, en la sa­la de má­qui­nas del Bar­ce­lo­na. De­ci­dió fa­bri­car un Guar­dio­la y la co­sa fun­cio­nó. Pir­lo ilu­mi­nó du­ran­te una dé­ca­da los es­ta­dios y el Mi­lan de An­ce­lot­ti aña­dió dos nue­vas Li­gas de Cam­peo­nes a su pal­ma­rés.

El éxi­to con Pir­lo im­pul­só la ca­rre­ra de An­ce­lot­ti, quien des­pués de aban­do­nar el Mi­lan pa­só por los ban­qui­llos del Chel­sea, PSG, Real Ma­drid, Ba­yern de Mú­nich y aho­ra del Ná­po­les. Pu­ro lu­jo. An­ce­lot­ti per­te­ne­ce a la éli­te mun­dial de los téc­ni­cos, el pe­que­ño gru­po en el que fi­gu­ra gen­te co­mo Guar­dio­la o Klopp. Qui­zá tam­bién Po­chet­tino, aun­que su Tot­ten­ham, pro­di­gio­so du­ran­te las úl­ti­mas tem­po­ra­das, pa­rez­ca es­te año un sa­co de pul­gas. Esa es una ca­rac­te­rís­ti­ca esen­cial del en­tre­na­dor: las co­sas aca­ban tor­cién­do­se. Lo di­jo el inefa­ble Tra­pat­to­ni: “Los en­tre­na­do­res son co­mo el pes­ca­do; pa­sa­do un tiem­po, em­pie­zan a oler mal”. Por más que mo­vi­li­cen pre­su­pues­tos gi­gan­tes­cos y pue­dan con­tra­tar a fut­bo­lis­tas ex­tra­or­di­na­rios, por mu­cho que co­noz­can las claves del fút­bol, lle­ga un día en que el equi­po no res­pon­de.

A Mar­ce­lo Ga­llar­do, El Mu­ñe­co, siem­pre le acom­pa­ñó un ful­gor es­pe­cial. El gran Ro­ber­to Fon­ta­na­rro­sa des­cri­bió así al fut­bo­lis­ta Ga­llar­do: “Siem­pre me ha pa­re­ci­do un ju­ga­dor sen­sa­cio­nal, muy com­ple­to, por ma­ne­jo, por ha­bi­li­dad, por pe­ga­da, por pa­no­ra­ma y por gua­po, muy gua­po”.

Den­tro de po­co, a Mar­ce­lo Ga­llar­do le ocu­rri­rá al­go ge­ne­ral­men­te re­ser­va­do a mo­nar­cas o dic­ta­do­res: se cru­za­rá ca­da día, al ir al tra­ba­jo, con un mo­nu­men­to a sí mis­mo. A par­tir de di­ciem­bre, si no sur­gen con­tra­tiem­pos, en el es­ta­dio Monumental ha­brá una es­ta­tua del Mu­ñe­co. Eso da una idea de la de­vo­ción que pro­fe­sa Ri­ver Pla­te al en­tre­na­dor que le ha de­vuel­to la he­ge­mo­nía con­ti­nen­tal y, so­bre to­do, la he­ge­mo­nía bo­nae­ren­se: el gran ri­val, Bo­ca Ju­niors, vi­ve acom­ple­ja­do a la som­bra del Ri­ver de Ga­llar­do.

Guar­dio­la di­ce de él ma­ra­vi­llas, los gran­des clu­bes eu­ro­peos le si­guen la pis­ta y, de su­pe­rar la se­mi­fi­nal fren­te a Bo­ca tras el 2-0 fa­vo­ra­ble de la ida, vol­ve­rá a en­con­trar­se en la fi­nal de la Copa Li­ber­ta­do­res. Sus re­cur­sos no tie­nen na­da que ver con los de la éli­te mun­dial: An­ce­lot­ti pu­do in­ven­tar­se un gran me­dio­cen­tro a par­tir de un Pir­lo de 21 años; El Mu­ñe­co se ha in­ven­ta­do un gran me­dio­cen­tro a par­tir de En­zo Pé­rez, un ve­te­rano del Ben­fi­ca y el Va­len­cia que cos­tó tres mi­llo­nes de eu­ros.

Si se tie­ne en cuen­ta lo mu­cho que ha con­se­gui­do con lo po­co de que dis­po­ne, Mar­ce­lo Ga­llar­do pue­de ser con­si­de­ra­do el me­jor en su ofi­cio. Y, sin em­bar­go, al­gún día em­pe­za­rá a oler mal. En Bue­nos Ai­res o en cual­quier otro si­tio. Así es co­mo fun­cio­nan es­tas co­sas.

Ma­ra­do­na sa­lu­da a Ga­llar­do an­tes de un Gimnasia-Ri­ver.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.