Un atletismo alu­ci­na­do

La tec­no­lo­gía del es­ta­dio y las za­pa­ti­llas, jun­to a los atle­tas del téc­ni­co Sa­la­zar, mul­ti­pli­can las me­jo­res mar­cas en Doha

El País (País Vasco) - - DEPORTES - CARLOS ARRI­BAS,

Hi­cham El Gue­rruj es­tá en el es­tu­dio de una te­le­vi­sión que fi­nal­men­te se ha lan­za­do a trans­mi­tir el Mun­dial en Doha. Ha lle­ga­do pa­ra co­men­tar la fi­nal de los 1.500m, la prue­ba de la que po­see el ré­cord del mun­do (3m 26s), de la que ha si­do tres ve­ces cam­peón mun­dial, y lo con­tem­pla con la bo­ca abier­ta de asom­bro, des­bor­da­do por la ca­rre­ra del ke­niano Ti­mothy Che­rui­yot, que aven­ta­ja a sus ri­va­les, re­du­ci­dos a la con­di­ción de de­ses­pe­ra­dos per­se­gui­do­res, y son de los más ve­ne­ra­dos de la dis­tan­cia, Le­wan­dows­ki, Ja­kob In­ge­brigt­sen, Makh­lu­fi... El Gue­rruj con­tie­ne la res­pi­ra­ción y so­lo res­pi­ra, y su bo­ca se ha­ce tre­men­da son­ri­sa en los úl­ti­mos me­tros de la úl­ti­ma rec­ta, cuan­do com­prue­ba que el ke­niano lo­co no ba­ti­rá su ré­cord del cam­peo­na­to, los 3m 27,65s que fi­jó una no­che de tre­men­do ca­lor en Se­vi­lla, ha­ce 20 años. Ter­mi­na Che­rui­yot en 3m 29,26s, con más de dos se­gun­dos de ven­ta­ja so­bre el se­gun­do, el ar­ge­lino Makh­lu­fi.

A di­fe­ren­cia del ma­rro­quí El Gue­rruj, que con­tó con su com­pa­trio­ta Adil Kauch co­mo lie­bre has­ta los 800m (1m 52,15s, 41 cen­té­si­mas más len­to que el ke­niano), Che­rui­yot ha co­rri­do en ca­be­za de prin­ci­pio a fin, ha si­do lie­bre de sí mis­mo y de sus ri­va­les, co­mo el sá­ba­do lo fue Si­fan Has­san.

Di­ce Jor­ge Gon­zá­lez Amo, el aman­te de los 1.500m res­pon­sa­ble téc­ni­co del me­dio fon­do es­pa­ñol, que es­ta dis­tan­cia es la que me­jor re­pre­sen­ta lo que es el atletismo, es la dis­tan­cia rei­na, por­que exi­ge de sus es­pe­cia­lis­tas ca­pa­ci­dad de aná­li­sis y va­lor pa­ra to­mar va­rias de­ci­sio­nes du­ran­te tres mi­nu­tos y me­dio. Has­san y Che­rui­yot han he­cho de ella otro 800, 400, 200, 100… El que más co­rre, ga­na, aun­que no pien­se. Aun­que su pen­sa­mien­to úni­co sea ese: co­rrer más que na­die y que los que piensan, co­mo Le­wan­dows­ki, ter­ce­ro, se que­den le­jos.

Es la mar­ca de los Mun­dia­les de Doha, que en el am­bien­te in­só­li­to de un es­ta­dio con ai­re acon­di­cio­na­do y sin vien­to han da­do a la luz a una suer­te de atletismo alu­ci­na­do, que com­pla­ce a los que úni­ca­men­te ven en el atletismo una se­rie de mar­cas y dis­tan­cias, in­di­fe­ren­tes a la pe­na que su­po­ne una cier­ta pér­di­da del al­ma de la com­pe­ti­ción.

Siem­pre ha ha­bi­do com­pe­ti­cio­nes de atletismo alu­ci­na­do por ra­zo­nes na­tu­ra­les. Los más de 2.000m de al­tu­ra del es­ta­dio olím­pi­co de Mé­xi­co 68 die­ron lu­gar a una su­ce­sión de ré­cords mun­dia­les y me­jo­res mar­cas de to­do ti­po en las prue­bas de ve­lo­ci­dad y sal­tos, y su fas­ci­na­ción y su in­fluen­cia aún per­du­ran, y su con­tri­bu­ción a mul­ti­pli­car la afi­ción al atletismo en to­do el mun­do.

En Doha, don­de to­do, des­de el zo­co has­ta los gran­des edi­fi­cios son ar­ti­fi­cia­les, las gran­des mar­cas que tie­nen a los es­pec­ta­do­res en un con­ti­nuo so­bre­sal­to na­cen del es­ta­do de gra­cia que al­can­zan atle­tas de gran ta­len­to gra­cias a un es­ta­dio con­ver­ti­do en es­tu­dio te­le­vi­si­vo ca­si gra­cias a la tec­no­lo­gía y el dis­pen­dio, gra­cias a que la tec­no­lo­gía de las za­pa­ti­llas má­gi­cas del ma­ra­tón, su mue­lle de car­bono, ya se apli­ca a los cla­vos, y a la mano de Al­ber­to Sa­la­zar, el di­rec­tor del Ni­ke Ore­gon Pro­ject (NOP) sus­pen­di­do cua­tro años por do­pa­je, quien, si su NOP com­pi­tie­ra con ban­de­ra pro­pia, ocu­pa­ría el quin­to pues­to en el me­da­lle­ro fi­nal, con tres me­da­llas de oro, una de pla­ta y una de bron­ce, so­lo su­pe­ra­do por Estados Unidos, Ke­nia, Ja­mai­ca y Chi­na.

Dos oros per­te­ne­cen a la ho­lan­de­sa Si­fan Has­san, la atle­ta que, con­si­guien­do un do­ble­te ex­tra­va­gan­te, ha des­tro­za­do to­dos los co­no­ci­mien­tos pre­vios so­bre có­mo co­rrer pri­me­ro los 10.000m y lue­go los 1.500m, dis­tan­cia en la que hi­zo escuela con Che­rui­yot, y ter­mi­nó fresca co­mo una le­chu­ga; la ter­ce­ra la lo­gró el nor­te­ame­ri­cano Do­na­van Bra­zier, que ba­tió el ré­cord de los cam­peo­na­tos, 1m 42,34s, al ga­nar los 800m. La de

/AP

Noah Ly­les ce­le­bra el triun­fo es­ta­dou­ni­den­se en los 4×100m.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.