‘Gu­ru­ce­ta­zo’ de Bri­to en Bar­ce­lo­na

En el Ba­rça-Se­vi­lla del 89, el ár­bi­tro pi­tó un pe­nal­ti cla­ra­men­te fue­ra del área

El País (País Vasco) - - DEPORTES - PE­DRO ZUA­ZUA

Era el 30 de di­ciem­bre de 1989, se aca­ba­ba el año y con él la pri­me­ra vuel­ta de la Li­ga, se­gun­da de Cruyff co­mo en­tre­na­dor del Ba­rça. Iba se­gun­do jun­to al Atle­ti y el Va­len­cia, a cua­tro pun­tos del Ma­drid. Ese día re­ci­bía al Se­vi­lla, con te­le­vi­sión. Ar­bi­tra­ría Bri­to Ar­ceo, el ni­ño pro­di­gio del ar­bi­tra­je es­pa­ñol. Ti­ner­fe­ño, te­nía 26 años y ha­bía lle­ga­do a Pri­me­ra a la in­só­li­ta edad de 24.

Ni Nú­ñez, ni Gas­part, su se­gun­do, re­cor­ta­ron sus va­ca­cio­nes na­vi­de­ñas por el par­ti­do. La cri­sis les pi­lla­ría fue­ra.

En­tre el pú­bli­co na­ce cier­ta irri­ta­ción con Bri­to cuan­do lue­go se­ña­la un pe­nal­ti a fa­vor del Ba­rça, pe­ro rec­ti­fi­ca pa­ra se­ña­lar fue­ra de juego a ins­tan­cias del li­nier. No mu­cho des­pués se le pi­dió un pe­nal­ti a Koe­man. Pe­ro, con to­do, a un cuar­to de ho­ra del fi­nal el Bar­ce­lo­na ga­na­ba 3-1. Aque­llo pa­re­cía trá­mi­te re­suel­to.

En eso, la bom­ba. En el mi­nu­to 79, un sa­que lar­go del me­ta Das­saev lo per­si­gue Pols­ter, en ven­ta­ja con Ser­na, que al lle­gar a la co­ro­na del área le de­rri­ba. Bri­to, que per­se­guía la ju­ga­da des­de le­jos, pi­ta pe­nal­ti. Es cla­ra­men­te fue­ra, to­da Es­pa­ña lo ve en el te­le­vi­sor.

Y se desata la tor­men­ta. En el al­ma co­lec­ti­va del bar­ce­lo­nis­mo re­su­ci­ta el pe­nal­ti de Gu­ru­ce­ta an­te el Ma­drid, del año 70, la ma­dre de to­das las in­fa­mias en la me­mo­ria cu­lé. Una fuer­te indignació­n in­va­de la gra­da y a los ju­ga­do­res, cua­tro de los cua­les son tar­je­tea­dos. Bri­to se man­tie­ne in­fle­xi­ble, Pols­ter lan­za el pe­nal­ti y mar­ca el 3-2.

To­do que­da tan tur­bu­len­to y afec­ta­do que ya na­die pien­sa en otra co­sa sal­vo los ju­ga­do­res se­vi­llis­tas, que a río re­vuel­to mar­can dos go­les más en muy po­co tiem­po. El par­ti­do aca­ba­rá 3-4, pues. El Ma­drid, por su par­te, ga­na a Osa­su­na. Ya es­tá a seis pun­tos. Otra Li­ga se iba. Des­de 1960, el Ba­rça só­lo ha­bía ga­na­do las del 74 y el 83, Dos en ca­si 30 años.

El ha­bi­tual­men­te bon­da­do­so Ni­co­lau Ca­saus es­ta­lla en san­ta có­le­ra: “Ha si­do al­go pre­me­di­ta­do, per­pe­tra­do con noc­tur­ni­dad y ale­vo­sía. Nos han ro­ba­do el re­loj, la car­te­ra y has­ta los ti­ran­tes.

AJor­ge Al­ber­to Gon­zá­lez Ba­ri­llas (San Sal­va­dor, 61 años) le su­ce­día lo mis­mo con el ba­lón en los pies que con la no­che: que siem­pre aca­ba­ba en­con­tran­do un ca­mino. So­bre el cés­ped, el ob­je­ti­vo era la por­te­ría con­tra­ria. Al caer el sol, la mi­sión era no dor­mir. No le gus­ta­ba ha­cer­lo por las no­ches. Di­cen que no be­bía mu­cho. Que no vuel­va nun­ca por aquí, ni si­quie­ra de vi­si­ta”.

Bri­to lle­ga al ho­tel con­ven­ci­do de que era den­tro, por­que así se lo ase­gu­ra su li­nier Juan Gre­go­rio Her­nán­dez. “Sen­tí el sue­lo hun­dir­se ba­jo mis pies”, di­ce lue­go tras ver la tele. Se jus­ti­fi­ca: era una ju­ga­da rá­pi­da, la si­guió con to­da su jo­ven ve­lo­ci­dad, pe­ro le pi­lló le­jos. El li­nier llo­ró tras ver­lo.

El re­vue­lo es tal que has­ta Jo­sé Pla­za, el je­fe de los ár­bi­tros, te­ni­do por el bar­ce­lo­nis­mo co­mo bra­zo ar­ma­do del Ma­drid, se qui­ta pul­gas de en­ci­ma. Cri­ti­ca a Bri­to por ese pe­nal­ti, por el Que no se dro­ga­ba. Que le gus­ta­ba la mú­si­ca. Y can­tar.

El fla­men­co, los ba­res y sus ha­bi­tua­les. Que sa­lía sin plan por­que le gus­ta­ba la im­pro­vi­sa­ción. Co­mo cuan­do hay que re­ga­tear a un ri­val, que el quie­bro no lo adi­vi­na ni el mis­mo au­tor has­ta que lo rea­li­za. Pa­ra que to­do eso su­ce­da hay que sa­ber re­ga­tear, cla­ro. Y eso pa­sa po­co aho­ra.

Má­gi­co Gon­zá­lez, el ge­nio que que­ría di­ver­tir­se (Al­ta Ma­rea) es una no­ve­la de Mar­co Mar­su­llo que mez­cla he­chos reales y fan­ta­sías del au­tor. Las anéc­do­tas con­ta­das en los ba­res que pi­tó an­tes de mi­rar la ban­de­ra del li­nier y por no po­ner en el ac­ta los in­sul­tos de los ju­ga­do­res del Ba­rça, que se jac­ta­ron de ello. Ha­bía un trío de­sig­na­dor, que com­par­tía con Sánchez Ar­mi­nio y Pé­rez Be­ne­gas, y ase­gu­ra que él no veía a Bri­to pa­ra es­te par­ti­do, y que se le con­ce­dió por in­sis­ten­cia de Sánchez Ar­mi­nio, que a su vez se jus­ti­fi­ca di­cien­do que ha­bía que fo­guear­le, “por­que el gru­po de internacio­nales es vie­jo”.

El Ba­rça emi­te una no­ta pi­dien­do su sus­pen­sión a per­pe­tui­dad, pe­ro la re­ti­ra a las po­cas ho­ras. Ha­ce otra ofre­cién­do­se a abor­dar y re­sol­ver de una vez por to­das el pro­ble­ma ar­bi­tral. Pe­ro Nú­ñez exi­ge: “Que no nos ar­bi­tre nun­ca más, y tam­po­co al Ma­drid”.

Ra­món Mendoza ha­ce chan­za: “Es lo más gra­ve que ha pa­sa­do des­de la Gue­rra Ci­vil”. Y re­cuer­da que ha­cía po­co que el Ma­drid ha­bía caí­do en la Copa de Eu­ro­pa an­te el Mi­lan por un pe­nal­ti pi­ta­do fue­ra del área: “Esas co­sas pa­san”. Bri­to di­ce que pe­di­rá ex­ce­den­cia mien­tras esté Pla­za, por­que se sin­tió aban­do­na­do por él, al contrario de lo que hi­zo con Gu­ru­ce­ta. Tam­bién que se que­re­lla­rá con­tra Ca­saus y es­te re­pli­ca. “Co­mo si se que­re­lla con­tra la San­ta Se­de. Yo le he pues­to dos que­re­llas a Gar­cía con más mo­ti­vo y las dos mu­rie­ron en los juz­ga­dos”.

La in­tri­ga es si ha­brá o no san­ción a Bri­to. El co­mi­té di­la­ta la de­ci­sión. Fa­lla el 8 de enero y le declara inocen­te, lo que el Ba­rça con­si­de­ra una bur­la so­bre el agra­vio. En el si­guien­te par­ti­do en el Camp Nou co­rre­teó por el cam­po un co­chi­ni­llo ves­ti­do con una te­la en la que fi­gu­ra­ba el nom­bre de Bri­to.

No fue san­cio­na­do, pe­ro se evi­tó que ar­bi­tra­ra al Ba­rça has­ta oc­tu­bre de 1992 en la que iba a ser la ter­cer Li­ga del Dream Team. El Ba­rça ga­nó 1-2. El tiem­po to­do lo bo­rra.

Bri­to si­guió ar­bi­tran­do y lle­gó a in­ter­na­cio­nal con 27 años. Pe­ro la vi­da se le tor­ció a los 37, por ma­las in­ver­sio­nes y peo­res so­cios. Pi­dió la ex­ce­den­cia del ar­bi­tra­je y cuan­do qui­so vol­ver no le de­ja­ron. To­do lo que pu­do sa­lir­le mal le sa­lió mal.

No fue san­cio­na­do, pe­ro se evi­tó que ar­bi­tra­ra a los azul­gra­na has­ta ca­si tres años des­pués

de Cá­diz ayu­dan a en­sal­zar aún más la fi­gu­ra de un fut­bo­lis­ta que lle­va­ba el apo­do con el ran­go más al­to del ba­lom­pié: el hin­cha acu­de al es­ta­dio en bus­ca del mi­la­gro, de la magia. Cuan­do Gon­zá­lez ha­cía un tru­co —un con­trol, un re­ga­te, un re­ma­te de ta­cón— el pú­bli­co aplau­día con pa­sión y se al­bo­ro­za­ba an­te el pres­ti­gio que el ar­tis­ta les aca­ba­ba de re­ga­lar. Sus ges­tas de­por­ti­vas se trans­mi­ten de for­ma oral y van mu­tan­do con el tiem­po. Ha lle­ga­do a re­vo­lu­cio­nar par­ti­dos que nun­ca exis­tie­ron.

Cuen­tan que una alar­ma de in­cen­dios im­pi­dió su fi­cha­je por el Bar­ce­lo­na, equi­po con el que es­ta­ba a prue­ba du­ran­te una gi­ra por Estados Unidos. Que al ac­ti­var­se, to­dos los ju­ga­do­res sa­lie­ron de su ha­bi­ta­ción. To­dos me­nos Gon­zá­lez, al que tu­vie­ron que ir a bus­car y al que en­con­tra­ron con com­pa­ñía. “Re­co­noz­co que no soy un san­to, que me gus­ta la no­che y que las ga­nas de juer­ga no me las qui­ta ni mi ma­dre. Sé que soy un irres­pon­sa­ble y un mal pro­fe­sio­nal, y pue­de que esté des­apro­ve­chan­do la opor­tu­ni­dad de mi vi­da. Lo sé, no me gus­ta to­mar­me el fút­bol co­mo un tra­ba­jo. So­lo juego pa­ra di­ver­tir­me”, ex­pli­ca­ba Má­gi­co Gon­zá­lez.

Ser­na, en la ima­gen ta­pa­do por Koe­man, de­rri­ba a Pols­ter fue­ra del área.

/ AL­BERT RA­MIS

Se­ma­nas des­pués del error de Bri­to Ar­ceo, la afi­ción del Bar­ce­lo­na sol­tó un cer­do en el Camp Nou con el nom­bre del ár­bi­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.