Pen­sio­nis­tas de car­ne y hue­so

El País (País Vasco) - - ECONOMÍA Y TRABAJO -

El Ban­co de Es­pa­ña ha lan­za­do una se­ria ad­ver­ten­cia so­bre los re­tos del sis­te­ma de pen­sio­nes. Uno de los desafíos se­ña­la­dos de­ri­va del en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción y se re­fle­ja en su ac­tual dé­fi­cit del 1,5% del pro­duc­to in­te­rior bru­to (PIB), unos 18.000 mi­llo­nes al año. El es­tu­dio ex­pre­sa sus du­das so­bre la via­bi­li­dad del sis­te­ma si las pen­sio­nes se vin­cu­lan al au­men­to del cos­te de la vi­da. La­men­ta la eli­mi­na­ción de la re­for­ma del 2013, que en la prác­ti­ca li­mi­tó las subidas al 0,25%.

Son tam­bién preo­cu­pan­tes las ob­je­cio­nes del su­per­vi­sor a al­gu­na de las al­ter­na­ti­vas plan­tea­das, co­mo ele­var el to­pe má­xi­mo de co­ti­za­ción o un in­cre­men­to de los im­pues­tos. Mu­cho más in­quie­tan­tes son sus con­si­de­ra­cio­nes so­bre el im­pac­to del en­ve­je­ci­mien­to en las de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas: “El en­ve­je­ci­mien­to in­flu­ye en la eco­no­mía po­lí­ti­ca y la pro­pen­sión so­cial ha­cia la in­tro­duc­ción de cier­tas re­for­mas. Vo­tan­tes más ma­yo­res tien­den a fa­vo­re­cer pen­sio­nes más al­tas”. Parece que el pro­ble­ma es la com­bi­na­ción de vie­jos y de­mo­cra­cia.

Al mis­mo tiem­po que se pro­du­cen es­tas tur­ba­do­ras re­fle­xio­nes va­rias mar­chas de ju­bi­la­dos se di­ri­gen ca­mi­nan­do a Ma­drid des­de va­rias ciu­da­des pa­ra ce­le­brar un ac­to reivin­di­ca­ti­vo el pró­xi­mo día 16 con­vo­ca­do por más de 300 pla­ta­for­mas. Pi­den una pen­sión igual al sa­la­rio mí­ni­mo (900 eu­ros) has­ta al­can­zar los 1.080 eu­ros. Es la reali­dad vis­ta des­de los pen­sio­nis­tas. No es lo mis­mo ha­blar de pen­sio­nes que de pen­sio­nis­tas. Las pen­sio­nes son só­lo un ren­glón en el pre­su­pues­to que tie­ne que cua­drar sin más con­si­de­ra­cio­nes. Los pen­sio­nis­tas son per­so­nas de car­ne y hue­so que sim­ple­men­te as­pi­ran a se­guir vi­vien­do.

Hay ci­fras que ex­pli­can las mo­vi­li­za­cio­nes de los ju­bi­la­dos que no apa­re­cen nun­ca en los es­tu­dios del su­per­vi­sor. Es ne­ce­sa­rio te­ner en cuen­ta que en Es­pa­ña hay 3.178.108 pen­sio­nis­tas que per­ci­ben me­nos de 700 eu­ros men­sua­les, se­gún la Se­gu­ri­dad So­cial. Se tra­ta de un colectivo que re­pre­sen­ta el 35% de los pen­sio­nis­tas. En es­ta fran­ja se en­cuen­tran 1,4 mi­llo­nes de pen­sio­nes de viu­de­dad (un 90% mu­je­res).

El sis­te­ma de pen­sio­nes cons­ti­tu­ye el ins­tru­men­to más po­ten­te de trans­fe­ren­cia de ren­tas y por tan­to de equi­li­brio so­cial. El ni­vel de po­bre­za de los ma­yo­res de 65 años al­can­za­ría al 80,6% de es­te colectivo sin las trans­fe­ren­cias. A con­se­cuen­cia de ellas, sus­tan­cial­men­te pen­sio­nes, la ta­sa de po­bre­za de es­tos ma­yo­res se reduce en un 84% has­ta el 12,2%, se­gún el VIII In­for­me so­bre ex­clu­sión y desa­rro­llo so­cial en Es­pa­ña, de 2019, que ela­bo­ra la Fun­da­ción FOES­SA. Un es­tu­dio que de­be­ría ser más con­sul­ta­do por las au­to­ri­da­des.

Otro as­pec­to a con­tem­plar es el de las di­fe­ren­cias en la es­pe­ran­za de vi­da. Es in­jus­to apli­car el mis­mo ba­re­mo a un obre­ro de la cons­truc­ción que a un di­rec­ti­vo que vi­ve más años. Hay que com­pen­sar a los que co­bra­rán me­nos años. Se­ría bueno que el Ban­co de Es­pa­ña in­cor­po­ra­se ele­men­tos so­cia­les en sus es­tu­dios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.