To­das las mu­je­res a las que amó Jac­ques Chi­rac

El pre­si­den­te tu­vo una agi­ta­da vi­da amo­ro­sa. Su re­la­ción con una pe­rio­dis­ta fue la que más hi­zo pe­li­grar su lon­ge­vo ma­tri­mo­nio

El País (País Vasco) - - GENTE - SIL­VIA AYU­SO,

La his­to­ria co­rre des­de ha­ce años co­mo anéc­do­ta ja­más des­men­ti­da en Fran­cia. Si no hu­bo ma­ne­ra de lo­ca­li­zar a Jac­ques Chi­rac, la no­che del 31 de agos­to de 1997, cuan­do mu­rió Lady Di en un ac­ci­den­te de trá­fi­co en Pa­rís, fue por­que el en­ton­ces pre­si­den­te fran­cés es­ta­ba con una de sus aman­tes. Y no con cual­quie­ra: la ac­triz Clau­dia Car­di­na­le. La vi­da del po­lí­ti­co ha vuel­to al fo­co de in­te­rés tras su re­cien­te fa­lle­ci­mien­to.

“Mu­chas mu­je­res que­rrían ha­ber­lo he­cho su­yo”, di­jo Ber­na­det­te Chi­rac, su es­po­sa de to­da la vi­da, en una de las po­cas oca­sio­nes que ac­ce­dió a co­men­tar las in­fi­de­li­da­des de su ma­ri­do, aun­que ja­más lo aban­do­nó ni de­jó de apo­yar­lo en su ca­rre­ra. “Es­ta pa­re­ja es una pe­que­ña em­pre­sa con­ver­ti­da en 60 años en una mul­ti­na­cio­nal de la po­lí­ti­ca”, re­su­me Ar­naud Ar­doin, au­tor del libro so­bre Chi­rac Pre­si­den­te, la no­che aca­ba de caer.

Que a Chi­rac se le iban los ojos tras las mu­je­res es al­go que Ber­na­det­te su­po pron­to. Am­bos se co­no­cie­ron en 1951 en Scien­ces Po, el Ins­ti­tu­to de Cien­cias Po­lí­ti­cas de Pa­rís. La mo­do­sa es­tu­dian­te de ori­gen aris­to­crá­ti­co ca­yó ren­di­da an­te ese ca­ris­má­ti­co y al­to jo­ven que ya se ha­cía no­tar en el ins­ti­tu­to que ha for­ma­do a bue­na par­te de los go­ber­nan­tes franceses.

“Ella se enamo­ra rá­pi­da­men­te de él. Chi­rac sue­ña con ac­ce­der a la aris­to­cra­cia. Pron­to ve en ella una alia­da, a esa mu­jer que va a po­ner­se a su ser­vi­cio des­de el prin­ci­pio. Pien­sa que ha en­con­tra­do a la com­pa­ñe­ra ideal”, cuen­ta el pe­rio­dis­ta Er­wan L’Éléouet, au­tor de la bio­gra­fía Ber­na­det­te Chi­rac, los se­cre­tos de una con­quis­ta. “Bas­tan­te rá­pi­do, se es­ta­ble­ce una gran com­pli­ci­dad. Apren­de­mos a co­no­cer­nos, sin de­jar ja­más de ha­blar­nos de us­ted [al­go que man­tu­vie­ron du­ran­te sus 63 años de ma­tri­mo­nio], co­mo era la tra­di­ción en su fa­mi­lia”, con­ta­ba Chi­rac en sus me­mo­rias Ca­da pa­so de­be ser un ob­je­ti­vo. Ahí re­co­no­ce que, du­ran­te el cor­te­jo, no re­nun­ció a la “com­pa­ñía de otras se­ño­ri­tas de Scien­ces Po”. Y que, du­ran­te un via­je a Estados Unidos, lle­gó a com­pro­me­ter­se con la “her­mo­sa” Flo­ren­ce Her­lihy, a pe­sar de ha­ber de­ja­do a Ber­na­det­te en Pa­rís. Tras la fir­me opo­si­ción de sus pa­dres, aca­ba re­gre­san­do a Pa­rís y a Ber­na­det­te, con quien se ca­sa en 1956.

Pe­ro ni el ma­tri­mo­nio, ni las dos hi­jas que tie­nen, ni la ca­rre­ra as­cen­den­te de Chi­rac hacen que el hom­bre que un día lle­ga­ría a con­quis­tar el Elí­seo de­je de con­quis­tar, por el ca­mino, a otras mu­je­res. ¿Cuán­tas? Eso es has­ta hoy dis­cu­ti­ble, aun­que tes­ti­mo­nios y libros so­bre las his­to­rias amo­ro­sas de quien al­gu­nos lla­ma­ban “el se­ñor tres mi­nu­tos, ducha in­clui­da” por la ve­lo­ci­dad de sus es­car­ceos, no fal­tan. En­tre ellos, el de su an­ti­guo chó­fer Jean-Clau­de Lau­mond, que ava­ló la anéc­do­ta de Clau­dia Car­di­na­le.

“Al prin­ci­pio fue du­ro, des­pués me acos­tum­bré. Me di­je que era la nor­ma y que ha­bía que su­frir­lo con to­da la dig­ni­dad po­si­ble”, con­fe­sa­ría la ex pri­me­ra da­ma en 2016, en el do­cu­men­tal Me­mo­ria de una mu­jer li­bre. Y re­tos a esa “dig­ni­dad” no fal­ta­ron. El ma­yor: la pe­rio­dis­ta Jac­que­li­ne Cha­bri­don, la mu­jer por la que Chi­rac ca­si echa por la bor­da su ca­rre­ra po­lí­ti­ca y su ma­tri­mo­nio, co­mo re­la­ta Jac­ques y Jac­que­li­ne, un hom­bre y una mu­jer an­te la ra­zón de Es­ta­do, de las pe­rio­dis­tas Lau­re­li­ne Dupont y Pau­li­ne de Saint-Rémy.

Era 1975. Cha­bri­don, una pe­rio­dis­ta trein­ta­ñe­ra, ca­sa­da y ma­dre de una ni­ña, si­gue al en­ton­ces pri­mer mi­nis­tro pa­ra el dia­rio con­ser­va­dor Le Fi­ga­ro. Du­ran­te un via­je, Chi­rac desafía a los pe­rio­dis­tas a co­mer­se su pla­to fa­vo­ri­to, ca­be­za de ter­ne­ra. Ella acep­ta el re­to. Chi­rac cae ren­di­do. La re­la­ción du­ra­rá año y me­dio y pon­drá se­ria­men­te en ries­go la ca­rre­ra del am­bi­cio­so po­lí­ti­co, que in­clu­so al­qui­la un pi­so pa­ra sus en­cuen­tros. Se­gún cuen­ta el his­to­ria­dor Jean Ga­rri­gues en el recién pu­bli­ca­do Una his­to­ria eró­ti­ca del Elí­seo, de Pom­pa­dour a los pa­pa­raz­zi, Chi­rac, en­tre otras ex­cen­tri­ci­da­des, ha­ce abrir una bou­ti­que de lu­jo a las on­ce de la no­che pa­ra su aman­te. Mien­tras, Ber­na­det­te ca­lla. La ten­sión es máxima du­ran­te un via­je a la In­dia. Cha­bri­don for­ma par­te del cor­te­jo de pren­sa en­tre el cual es un secreto a vo­ces la re­la­ción ex­tra­ma­ri­tal del pri­mer mi­nis­tro con una de los su­yos. Ber­na­det­te aca­ba­rá ha­blan­do con la con­se­je­ra de su ma­ri­do, Ma­rieF­ran­ce Ga­raud. “Uno no se di­vor­cia cuan­do es­pe­ra al­can­zar las fun­cio­nes más al­tas del Es­ta­do”, le re­cor­dó Ga­raud al po­lí­ti­co in­fiel, que aca­bó po­nien­do fin a la arries­ga­da re­la­ción.

Aun así, las his­to­rias amo­ro­sas —al­gu­nas fu­ga­ces, otras más se­rias, co­mo con otra pe­rio­dis­ta con la que fue fo­to­gra­fia­do en 2001 en la is­la Mau­ri­cio— con­ti­nua­rían. Pe­se a to­do, los Chi­rac con­ti­nua­rán jun­tos. Y se­rá Ber­na­det­te la que se ocu­pe de él, en su oca­so po­lí­ti­co, per­so­nal —su hi­ja Lau­ren­ce mue­re en 2016— y de sa­lud has­ta su muer­te a los 86 años el pa­sa­do 26 de sep­tiem­bre.

/ BER­TRAND LAFORET (GETTY IMAGES)

Jac­ques Chi­rac y su es­po­sa, Ber­na­det­te, du­ran­te una ce­na en Pa­rís en mar­zo de 1983.

/G.I.

Clau­dia Car­di­na­le, en 1992.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.