El ‘an­nus ho­rri­bi­lis’ de las series

En ple­na bo­nan­za de pla­ta­for­mas, la fic­ción na­cio­nal se hun­de ca­da vez más rá­pi­do en las ca­de­nas ge­ne­ra­lis­tas

El País (País Vasco) - - PANTALLAS - NATALIA MAR­COS,

“Las series en ‘pri­me ti­me’ es­tán en ries­go de ex­tin­ción”, afir­ma un guio­nis­ta

Las series es­pa­ño­las vi­ven una cu­rio­sa pa­ra­do­ja: tan­to lo­gran con­quis­tar, en las pla­ta­for­mas, al pú­bli­co in­ter­na­cio­nal de ma­ne­ra nun­ca an­tes vis­ta co­mo, en la te­le­vi­sión en abierto, vi­ven la si­tua­ción más dra­má­ti­ca que se re­cuer­da. En unas pa­rri­llas en las que la fic­ción tie­ne ca­da vez más com­pli­ca­do con­vi­vir con reali­ties y con­cur­sos, las series apa­re­cen co­mo las gran­des afec­ta­das por el cam­bio en los hábitos de con­su­mo de los úl­ti­mos años. La fic­ción se con­su­me ca­da vez más a la car­ta.

En An­te­na 3, Ma­ta­de­ro per­dió en su re­co­rri­do, de enero a mar­zo, dos mi­llo­nes de los 3.336.000 es­pec­ta­do­res que tu­vo su es­treno. Peor to­da­vía le fue con 45 re­vo­lu­cio­nes, que en ma­yo se des­pi­dió an­te so­lo 277.000 es­pec­ta­do­res: la se­rie de fic­ción me­nos vis­ta de la his­to­ria de las ca­de­nas pri­va­das. Pe­que­ñas coin­ci­den­cias arran­có fren­te a 2.124.000 te­le­vi­den­tes, pe­ro la se­ma­na pa­sa­da ya pe­na­ba en ho­ra­rio de ma­dru­ga­da an­te so­lo 455.000 es­pec­ta­do­res. A Te­le­cin­co no le ha ido me­jor: Se­ño­ras del (h)AM­PA de­bu­tó en ju­nio con en­tu­sias­mo an­te 2.996.000 es­pec­ta­do­res. Po­co des­pués del pa­rón ve­ra­nie­go, el ca­nal de­ci­dió re­tra­sar su ho­ra de emi­sión y con­for­mar­se con los 861.000 es­pec­ta­do­res que tu­vo la se­ma­na pa­sa­da. Otro des­ca­la­bro fue Bri­ga­da Cos­ta del Sol: de 2.469.000 te­le­vi­den­tes en su arran­que lle­gó a des­pe­dir­se an­te so­lo 820.000.

TVE pue­de pre­su­mir de con­tar con la úni­ca ex­cep­ción: La ca­za: Mon­te­per­di­do prác­ti­ca­men­te no per­dió au­dien­cia des­de su buen arran­que: 2.400.000 es­pec­ta­do­res la vie­ron em­pe­zar y 2.274.000 si­guie­ron su fi­nal, lo­gran­do una fi­de­li­dad que desea­rían in­clu­so ve­te­ra­nos co­mo Aquí no hay quien vi­va o Cuén­ta­me có­mo pa­só.

El desen­la­ce na­tu­ral de es­te pro­ce­so se­rá ex­pul­sar la fic­ción del pri­me ti­me y tras­la­dar­la al con­su­mo ba­jo de­man­da en las pla­ta­for­mas. Ese es el diag­nós­ti­co que hacen al­gu­nos de los crea­do­res de series, que des­ta­can la ne­ce­si­dad de un re­ajus­te en la fi­lo­so­fía de las ca­de­nas pa­ra sal­var la fic­ción en el ho­ra­rio noc­turno. “Las ca­de­nas han ido tra­tan­do ca­da vez peor a las series en abierto por­que es un pro­duc­to que es­tá en en­tre­di­cho co­mer­cial­men­te. No so­lo por la cuo­ta de pan­ta­lla, que va a la ba­ja es­can­da­lo­sa­men­te, sino por­que es un pro­duc­to más ca­ro que otros pro­gra­mas más trans­ver­sa­les que cu­bren mu­chas más ho­ras de pa­rri­lla”, plan­tea Al­ber­to Ca­ba­lle­ro, res­pon­sa­ble, jun­to a su her­ma­na Lau­ra,

“Con es­tos da­tos, cos­ta­rá sos­te­ner la in­ver­sión”, di­ce un pro­duc­tor

Carlos Cue­vas, pro­ta­go­nis­ta de la se­rie 45 re­vo­lu­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.