Via­je­ros del tiem­po y re­fu­gia­dos

El País (País Vasco) - - PANTALLAS -

Po­cos he­chos han te­ni­do un im­pac­to po­lí­ti­co tan gran­de en Eu­ro­pa en las úl­ti­mas dé­ca­das co­mo la cri­sis de los re­fu­gia­dos, que mos­tró lo peor y lo me­jor de las so­cie­da­des con­tem­po­rá­neas, la so­li­da­ri­dad de la ma­yo­ría fren­te al re­cha­zo lleno de pre­jui­cios de una mi­no­ría. Co­mo con­se­cuen­cia di­rec­ta de la gue­rra de Si­ria, mi­llo­nes de per­so­nas se lan­za­ron en 2015 a las ca­rre­te­ras eu­ro­peas en bus­ca de un lu­gar se­gu­ro. Mu­chos mu­rie­ron in­ten­tan­do lle­gar du­ran­te su tra­ve­sía ma­rí­ti­ma. El ra­cis­mo se pa­ra­pe­tó de­trás de la idea de di­fe­ren­cia, co­mo si la pre­sen­cia ma­si­va de mu­sul­ma­nes pu­die­se afec­tar los va­lo­res eu­ro­peos cuan­do, en reali­dad, la prin­ci­pal di­fe­ren­cia cul­tu­ral re­si­día en que ve­nían de un país en gue­rra y so­me­ti­do a una dic­ta­du­ra ase­si­na. Aquel de­ba­te colectivo, to­da­vía no cerrado (bas­ta con es­cu­char a los responsabl­es de Vox y de otros par­ti­dos ul­tra­de­re­chis­tas), ha en­con­tra­do una in­ge­nio­sa y re­ve­la­do­ra res­pues­ta en la se­rie Be­fo­reig­ners, una pro­duc­ción no­rue­ga de seis ca­pí­tu­los que emi­te ac­tual­men­te HBO.

¿Qué ocu­rri­ría si la en­tra­da de re­fu­gia­dos se pro­du­je­se den­tro del pro­pio país pe­ro des­de una dis­tan­cia re­mo­ta, si las di­fe­ren­cias no fue­sen geo­grá­fi­cas sino tem­po­ra­les? Be­fo­reig­ners arran­ca cuan­do, sin ma­yor ex­pli­ca­ción, co­mien­zan a apa­re­cer en el pre­sen­te per­so­nas que pro­vie­nen de otras épo­cas, des­de ha­bi­tan­tes de la prehis­to­ria has­ta gue­rre­ros vi­kin­gos del Me­die­vo —que tra­ba­jan co­mo re­par­ti­do­res en bi­ci— o bur­gue­ses del si­glo XIX. Los re­fu­gia­dos del pa­sa­do emer­gen en el mar, res­pi­ran­do a du­ras pe­nas, en una ima­gen car­ga­da de sim­bo­lis­mo. La se­rie se ar­ti­cu­la en torno a un re­la­to po­li­cia­co: un ins­pec­tor del pre­sen­te (Ni­co­lai Cle­ve Broch) tra­ba­ja con una po­li­cía vi­kin­ga (Kris­ta Ko­so­nen, que in­ter­pre­ta al me­jor per­so­na­je de la se­rie) pa­ra re­sol­ver un ase­si­na­to re­la­cio­na­do con los des­pla­za­mien­tos tem­po­ra­les.

Co­mo en El Mi­nis­te­rio del Tiem­po, los via­jes no se sus­ten­tan en efec­tos es­pe­cia­les y gran­des pre­su­pues­tos, sino en un in­ge­nio afi­la­do y una cui­da­do­sa in­ves­ti­ga­ción. El nór­di­co an­ti­guo, por ejem­plo, es­tá documentad­o en las sa­gas vi­kin­gas, pe­ro tu­vie­ron que re­cu­rrir a lin­güis­tas pa­ra re­crear la for­ma de pro­nun­ciar­lo, al igual que el acen­to de los per­so­na­jes prehis­tó­ri­cos. En cuan­to al si­glo XIX, co­mo ex­pli­có uno de los expertos, in­ten­ta­ron que los per­so­na­jes “no ha­bla­sen co­mo es­cri­be Ib­sen”.

Be­fo­reig­ners es un cóc­tel im­po­si­ble que, sin em­bar­go, fun­cio­na y se ha con­ver­ti­do en una de las sor­pre­sas de la tem­po­ra­da. Su ma­yor lo­gro es uti­li­zar los via­jes en el tiem­po pa­ra po­ner­nos an­te un espejo tan rea­lis­ta que al fi­nal ol­vi­da­mos la par­te fan­tás­ti­ca de la his­to­ria y nos que­da­mos so­lo con una so­cie­dad que res­pi­ra in­to­le­ran­cia an­te lo que no co­no­ce y otra que bus­ca una sa­li­da so­li­da­ria an­te unos des­pla­za­mien­tos que na­die pue­de fre­nar por­que, al fi­nal, la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad es el re­la­to de un gran via­je en to­dos los tiem­pos y en to­dos los es­pa­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.