Fin de la ex­cep­ción

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL -

el Blo­co (9,7%), pe­ro la idea de Cos­ta es ha­blar con to­dos los par­ti­dos de la iz­quier­da y más allá. En la no­che elec­to­ral lan­zó un gui­ño al eco­lo­gis­ta PAN, que ha subido de uno a cua­tro dipu­tados y quien ya le apro­bó tres de los cua­tro pre­su­pues­tos. Cos­ta tam­bién ha­bla­rá con la dipu­tada de Li­vre, nue­vo par­ti­do en el Par­la­men­to sur­gi­do de ex­di­ri­gen­tes del Blo­co.

Ser­vi­cios pú­bli­cos

El mi­nis­tro de Ex­te­rio­res, San­tos Sil­va, uno de los hom­bres de con­fian­za de Cos­ta, con­fir­mó ayer la idea del pri­mer mi­nis­tro de re­edi­tar su fór­mu­la gu­ber­na­ti­va y fue un pa­so más allá: “El par­ti­do so­cia­lis­ta es­tá dis­po­ni­ble pa­ra una re­no­va­ción y am­plia­ción de la ge­rin­go­nça”.

Los trá­mi­tes pa­ra for­mar Go­bierno se ini­cian hoy, aún sin co­no­cer­se los re­sul­ta­dos de los cua­tro es­ca­ños que se eli­gen en­tre los in­mi­gran­tes y que, tra­di­cio­nal­men­te, van al PS y PSD. El pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, Mar­ce­lo Re­be­lo de Sou­sa, quie­re te­ner Go­bierno efec­ti­vo an­tes de la cum­bre eu­ro­pea so­bre el Bre­xit.

No se­rá ne­ce­sa­rio te­ner un acuer­do con los par­ti­dos de la iz­quier­da an­tes del pleno par­la­men­ta­rio, ya que sus so­cios de ayer no le van a vo­tar en con­tra al día si­guien­te. Su pre­vi­si­ble abs­ten­ción ya per­mi­ti­ría a Cos­ta ob­te­ner más vo­tos fa­vo­ra­bles que con­tra­rios, lo que fa­cul­ta­ría la to­ma de po­se­sión. El pri­mer ob­je­ti­vo de Cos­ta es la apro­ba­ción del pre­su­pues­to de 2020 y, me­jor aún, lograr un acuer­do de le­gis­la­tu­ra, del que el PC se ha des­mar­ca­do.

Je­ró­ni­mo de Sou­sa, el ve­te­rano se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PC, pre­fie­re acuer­dos pa­ra ob­je­ti­vos con­cre­tos, se­gún anun­ció en la no­che del do­min­go, pe­ro tam­bién se abre una ba­ta­lla es­tra­té­gi­ca con el ti­po de opo­si­ción en­tre ellos y su com­pe­ti­dor, el Blo­co, más pro­cli­ve a re­edi­tar a la ge­rin­go­nça pe­ro que, a di­fe­ren­cia del PC, no mue­ve la ca­lle. Cos­ta pre­fe­ri­ría al contrario, pues siem­pre elo­gió la se­rie­dad —“un par­ti­do de ma­sas”— fren­te a la fri­vo­li­dad me­diá­ti­ca del Blo­co —“un par­ti­do de mass me­dia”—.

Las exi­gen­cias del Blo­co y PC son coin­ci­den­tes en me­di­das la­bo­ra­les; di­fie­ren, fun­da­men­tal­men­te en te­mas eco­lo­gis­tas y de gé­ne­ro. Am­bos van a exi­gir una fuer­te in­ver­sión en ser­vi­cios pú­bli­cos, prin­ci­pal­men­te en sa­lud y trans­por­te Por­tu­gal ha de­ja­do de ser una ex­cep­ción en­tre Par­la­men­tos con par­ti­dos ul­tra­de­re­chis­tas y/o po­pu­lis­tas, al sa­car un dipu­tado la for­ma­ción Che­ga (Bas­ta, en es­pa­ñol). Su lí­der, An­dré Ven­tu­ra, co­men­ta­ris­ta fut­bo­lís­ti­co en el sen­sa­cio­na­lis­ta Co­rreio da Man­hã, pro­po­ne la re­duc­ción del Par­la­men­to y la eli­mi­na­ción de la fi­gu­ra del pri­mer mi­nis­tro. El do­min­go anun­ció que en ocho años se­rá el pri­mer par­ti­do del país. Tam­bién acu­só a la co­mu­ni­dad gi­ta­na de vi­vir de las sub­ven­cio­nes. Cos­ta ha pro­me­ti­do ha­blar con to­dos me­nos con Che­ga, que ba­só par­te de su cam­pa­ña en el fa­mily­ga­te ,el com­pa­dreo de fa­mi­lia­res y ami­gos en el Go­bierno.

pú­bli­co. Tam­bién van a apoyar las reivin­di­ca­cio­nes de pro­fe­so­res, en­fer­me­ros y mé­di­cos que han agi­ta­do la ca­lle en el úl­ti­mo año. A tra­vés de su po­de­ro­so sin­di­ca­to, la Con­fe­de­ra­ción Ge­ne­ral de Tra­ba­ja­do­res, el PC va a lu­char por un sa­la­rio mí­ni­mo de 850 eu­ros (aho­ra es de 600) an­tes de aca­bar la le­gis­la­tu­ra.

Aun­que a pri­me­ras ho­ras de la no­che, la por­ta­voz del PS anun­ció una de­rro­ta his­tó­ri­ca de la de­re­cha, al fi­nal la di­fe­ren­cia en­tre am­bos blo­ques se re­du­jo a al­go me­nos de 20 pun­tos. La caí­da es so­bre to­do del de­re­chis­ta CDS. Su lí­der, As­su­nçao Cris­tas, anun­ció un con­gre­so ex­tra­or­di­na­rio del par­ti­do y su re­nun­cia a la re­elec­ción, des­pués de cua­tro años al fren­te del par­ti­do. De 18 es­ca­ños so­lo man­tie­ne cin­co.

Otro au­to­pro­cla­ma­do triun­fa­dor de la no­che fue Rui Rio, pre­si­den­te del cen­tris­ta PSD. Pe­se a que el PS le ha­ya sa­ca­do 8,7 pun­tos por­cen­tua­les de di­fe­ren­cia, se va­na­glo­rió de que “la he­ca­tom­be anun­cia­da no ocu­rrió” y cul­pó a los son­deos y a los co­men­ta­rios po­lí­ti­cos de va­rios me­dios del am­bien­te ad­ver­so con que afron­tó la cam­pa­ña. Rio con­si­de­ró un triun­fo del PSD que Cos­ta no ha­ya ob­te­ni­do la ma­yo­ría ab­so­lu­ta. Pe­se a ello, es uno de los peo­res re­sul­ta­dos de la his­to­ria del PSD y su con­ti­nui­dad de­pen­de del con­gre­so del par­ti­do en enero.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.