Un año de pa­rá­li­sis que ex­po­ne las he­ri­das de Bos­nia

La di­vi­sión en torno al in­gre­so en la OTAN im­pi­de for­mar Go­bierno y mues­tra la de­bi­li­dad de las cos­tu­ras del país

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - AN­TO­NIO PI­TA,

“La Alianza Atlán­ti­ca se ha vuel­to una cues­tión exis­ten­cial”, ex­pli­ca un ana­lis­ta

A ve­ces, dos palabras sig­ni­fi­can mu­cho o po­co en fun­ción del con­tex­to. En Bos­nia, el mes pa­sa­do y tras ca­si un año de ne­go­cia­cio­nes in­fruc­tuo­sas pa­ra for­mar Go­bierno, el Par­ti­do de Ac­ción De­mo­crá­ti­ca, la prin­ci­pal for­ma­ción bos­nia­ca (la ma­yo­ría ét­ni­ca en el país), adop­tó una de­cla­ra­ción en la que pro­po­nía aña­dir al ini­cio del nom­bre Bos­nia y Her­ze­go­vi­na las palabras “Re­pú­bli­ca de” y con­ver­tir­lo en un Es­ta­do ba­sa­do en la ciu­da­da­nía, en vez de —co­mo aho­ra— en cri­te­rios ét­ni­cos. El nom­bre Re­pú­bli­ca de Bos­nia y Her­ze­go­vi­na es el que tu­vo el país du­ran­te los tres años trans­cu­rri­dos en­tre su des­mem­bra­mien­to de Yu­gos­la­via y el fin de la gue­rra, que lo di­vi­dió en dos en­ti­da­des: la Fe­de­ra­ción, de ma­yo­ría bos­nia­ca y croa­ta; y la Re­pú­bli­ca Sr­ps­ka, ha­bi­ta­da prin­ci­pal­men­te por ser­bo­bos­nios, con tres pre­si­den­tes —uno de ca­da co­mu­ni­dad— que se al­ter­nan en el car­go.

La de­cla­ra­ción es prác­ti­ca­men­te una co­pia de la que el mis­mo par­ti­do apro­bó en 2009 sin ape­nas cau­sar rui­do. Si hoy ha ge­ne­ra­do una tor­men­ta po­lí­ti­ca (el re­pre­sen­tan­te ser­bio en la pre­si­den­cia tri­par­ti­ta, Mi­lo­rad Do­dik, di­jo que “lle­va a que la Re­pú­bli­ca Sr­ps­ka se in­de­pen­di­ce e in­te­gre en Ser­bia”; el lí­der del prin­ci­pal par­ti­do bos­nio­croa­ta, Dra­gan Co­vic, la ca­li­fi­có de “inacep­ta­ble y arries­ga­da”; y has­ta las re­pre­sen­ta­cio­nes de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal y de EE UU la la­men­ta­ron por vul­ne­rar los frá­gi­les equi­li­brios cons­ti­tu­cio­na­les) es por­que las ten­sio­nes ét­ni­cas se han acen­tua­do en la úl­ti­ma dé­ca­da en un país in­flui­do por los in­tere­ses de Ser­bia y Croa­cia, sus ve­ci­nos a es­te y oes­te.

La di­vi­sión en torno al mo­de­lo de Es­ta­do y su lu­gar en el mun­do, de for­ma más ofi­cial, y el re­par­to de po­der en el Con­se­jo de Mi­nis­tros y en es­truc­tu­ras ad­mi­nis­tra­ti­vas me­no­res, de modo más so­te­rra­do, es jus­ta­men­te lo que ha lle­va­do a Bos­nia a cum­plir ayer justo un año des­de las elec­cio­nes sin ha­ber for­ma­do Go­bierno.

El pa­sa­do agos­to, los tres pre­si­den­tes al­can­za­ron un prin­ci­pio de acuer­do pa­ra mon­tar un Eje­cu­ti­vo en un mes. Fracasó, prin­ci­pal­men­te por­que de­ja­ba sin re­sol­ver el prin­ci­pal nu­do gor­diano: la in­te­gra­ción de Bos­nia en la OTAN. La apo­yan la par­te bos­nia­ca y bos­nio­croa­ta, mien­tras que la re­cha­za la ser­bo­bos­nia, alia­da de Mos­cú y her­ma­na po­lí­ti­ca de Ser­bia. “El te­ma se ha con­ver­ti­do en una es­pe­cie de cues­tión exis­ten­cial en la que nin­gu­na par­te quie­re ce­der”, afir­ma el ana­lis­ta bos­nio Jas­min Mu­ja­no­vic, pro­fe­sor en la uni­ver­si­dad es­ta­dou­ni­den­se Elon. “Los bos­nia­cos ven aho­ra la OTAN co­mo una prio­ri­dad ab­so­lu­ta, una es­pe­cie de ga­ran­tía de la in­te­gri­dad te­rri­to­rial del país. Y es más plau­si­ble que el in­gre­so en la UE, una op­ción aho­ra mis­mo muer­ta”. Ser­bia y la Re­pú­bli­ca Sr­ps­ka son los úni­cos alia­dos de Ru­sia en la zo­na, con to­da la cos­ta adriá­ti­ca —des­de Es­lo­ve­nia has­ta Gre­cia— den­tro de la Alianza Atlán­ti­ca, tras el in­gre­so en 2017 de Mon­te­ne­gro, tra­di­cio­nal­men­te cer­cano a Mos­cú.

Do­dik ha ame­na­za­do re­cien­te­men­te con lle­var otro mo­ti­vo de fric­ción a las con­ver­sa­cio­nes. “Lo más pro­ba­ble es que con­di­cio­ne­mos la for­ma­ción del Go­bierno es­ta­tal a la re­ti­ra­da de los jue­ces ex­tran­je­ros del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal”, di­jo a una te­le­vi­sión lo­cal el pa­sa­do mar­tes, en re­fe­ren­cia a unos ma­gis­tra­dos de­sig­na­dos pa­ra ejer­cer de con­tra­pe­so a las di­vi­sio­nes ét­ni­cas.

Nu­mé­ri­ca­men­te, el im­pas­se no es­tá le­jos de los 315 días que pa­só Es­pa­ña en fun­cio­nes tras las elec­cio­nes de 2015 y es in­clu­so me­nor que los 450 que vi­vió la pro­pia Bos­nia tras los co­mi­cios de 2010 o los 541 de Bél­gi­ca en 2010 y 2011 (el ré­cord mun­dial). El pro­ble­ma es más bien la de­bi­li­dad que revela de las cos­tu­ras de Bos­nia, país que de­ce­nas de mi­les de jó­ve­nes aban­do­nan ca­da año.

Tam­bién que na­die sa­be cuán­do aca­ba­rá, ya que la Cons­ti­tu­ción bos­nia no es­ta­ble­ce un pla­zo pa­ra for­mar Go­bierno o, en ca­so contrario, ir a elec­cio­nes, co­mo su­ce­de en Es­pa­ña. El país, ade­más, es­tá fun­cio­nan­do con re­la­ti­va nor­ma­li­dad, en par­te por­que la pre­si­den­cia sí es­tá ope­ra­ti­va. “El Par­ti­do So­cial­de­mó­cra­ta y el de Ac­ción De­mo­crá­ti­ca [las prin­ci­pa­les for­ma­cio­nes ser­bo­bos­nia y bos­nia­ca, res­pec­ti­va­men­te] han per­ci­bi­do una opor­tu­ni­dad de ga­nar po­der”, se­ña­la Eric Gordy, ex­per­to en los Bal­ca­nes y pro­fe­sor en el Uni­ver­sity Co­lle­ge de Lon­dres. “El pro­ble­ma de Bos­nia es más am­plio que el in­gre­so o no en la OTAN. Es de in­efi­ca­cia de­mo­crá­ti­ca y fal­ta de ren­di­ción de cuen­tas”.

La Cons­ti­tu­ción no de­fi­ne un pla­zo pa­ra ar­mar un Eje­cu­ti­vo o, si no, ir a elec­cio­nes

/ DA­DO RUVIC (REUTERS)

Des­de la iz­quier­da, Zelj­ko Kom­sic, Mi­lo­rad Do­dik y Se­fik Dza­fe­ro­vic, miem­bros de la pre­si­den­cia tri­par­ti­ta bos­nia, en no­viem­bre pa­sa­do en Sa­ra­je­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.