Ame­ri­ca­nos y ru­sos, ob­je­ti­vo de la em­pre­sa que es­pió a As­san­ge

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - JO­SÉ MARÍA IRU­JO,

Da­vid Morales, di­rec­tor de UCE Glo­bal S. L., la em­pre­sa es­pa­ño­la de se­gu­ri­dad en­car­ga­da de pro­te­ger la Em­ba­ja­da de Ecua­dor en Lon­dres du­ran­te la estancia de Julian As­san­ge, exi­gió a sus hom­bres que ca­ta­lo­ga­ran co­mo ob­je­ti­vos de máxima prio­ri­dad a “los ciu­da­da­nos ru­sos y nor­te­ame­ri­ca­nos” que vi­si­ta­ran al ci­be­rac­ti­vis­ta, se­gún tes­ti­mo­nios y do­cu­men­tos a los que ha ac­ce­di­do es­te dia­rio. Es­ta em­pre­sa es­pió su­pues­ta­men­te al fun­da­dor de Wi­kiLeaks pa­ra la CIA.

Morales dio ins­truc­cio­nes por es­cri­to a sus em­plea­dos en Lon­dres de que avi­sa­ran con an­te­la­ción de la vi­si­ta de los ob­je­ti­vos prio­ri­ta­rios de am­bos paí­ses. To­da la in­for­ma­ción re­ca­ba­da so­bre es­tas y otras vi­si­tas se en­via­ba a un ser­vi­dor FTP (Fi­le Trans­fer Pro­to­col) en Je­rez de la Fron­te­ra, se­de de UCE Glo­bal S. L. Un Gran Her­mano don­de se de­po­si­tó un alud de da­tos. Ar­chi­vos de teléfonos mó­vi­les, per­fi­les por na­cio­na­li­da­des (ru­sos, nor­te­ame­ri­ca­nos, ale­ma­nes...), pro­fe­sio­nes, ar­chi­vos de abo­ga­dos, de di­plo­má­ti­cos, pe­rio­dis­tas, mé­di­cos, et­cé­te­ra.

Em­plea­dos que tra­ba­ja­ron en UCE Glo­bal S. L. ase­gu­ran a

EL PAÍS que a ese ser­vi­dor se te­nía ac­ce­so des­de la CIA y que Morales no qui­so re­ve­lar la iden­ti­dad de “sus ami­gos ame­ri­ca­nos” cuan­do se pro­du­je­ron pro­ble­mas téc­ni­cos y se so­li­ci­tó el con­tac­to con el clien­te. Las IP que fi­gu­ran pro­ce­den de Estados Unidos y una co­rres­pon­de a una em­pre­sa que da ser­vi­cios de se­gu­ri­dad al FBI.

El in­te­rés de la em­pre­sa es­pa­ño­la por los ciu­da­da­nos ru­sos se mul­ti­pli­có al sos­pe­char que el fun­da­dor de Wi­kiLeaks man­te­nía re­la­ción con ser­vi­cios de la in­te­li­gen­cia ru­sa, al­go que él siem­pre ha ne­ga­do. El fis­cal Ro­bert Mue­ller in­ves­ti­ga­ba los in­ten­tos de Ru­sia de in­ter­fe­rir en las elec­cio­nes de 2016 me­dian­te el hac­keo a las cuen­tas del Par­ti­do De­mó­cra­ta. De­ce­nas de mi­les de co­rreos fue­ron pu­bli­ca­dos por Wi­kiLeaks y su fun­da­dor se convirtió en ob­je­ti­vo prin­ci­pal de la CIA y de su di­rec­tor, Mi­ke Pom­peo, se­gún re­ve­ló The New York Ti­mes en 2018.

El fo­co so­bre las vi­si­tas de ru­sos al fun­da­dor de Wi­kiLeaks se in­ten­si­fi­có cuan­do se sos­pe­chó que pre­ten­día sa­lir de la Em­ba­ja­da en 2017 con es­ta­tus di­plo­má­ti­co ecua­to­riano y di­ri­gir­se a Ru­sia, al­go que sus abo­ga­dos y el pro­pio As­san­ge nie­gan. A Glenn Green­wald, el hom­bre al que acu­dió Ed­ward Snow­den pa­ra re­ve­lar­le el es­pio­na­je ma­si­vo de la agen­cia de in­te­li­gen­cia nor­te­ame­ri­ca­na NSA, se le fo­to­gra­fia­ron los vi­sa­dos a Ru­sia que fi­gu­ran en su pa­sa­por­te, ade­más de su te­lé­fono mó­vil. Igual con­trol hu­bo so­bre pe­rio­dis­tas ru­sos que vi­si­ta­ron al aus­tra­liano.

El es­pio­na­je a los vi­si­tan­tes nor­te­ame­ri­ca­nos se ex­pli­ca en el in­te­rés por co­no­cer quié­nes apo­ya­ban la causa del hom­bre que des­ta­pó los se­cre­tos de las ac­cio­nes mi­li­ta­res más ocul­tas de EE UU en Irak y Af­ga­nis­tán.

Em­plea­dos de UCE Glo­bal S. L. des­tri­pa­ron y fo­to­gra­fia­ron los teléfonos de pe­rio­dis­tas nor­te­ame­ri­ca­nos que vi­si­ta­ron al fun­da­dor de Wi­kiLeaks, se­gún tes­ti­mo­nios y do­cu­men­tos gráficos a los que ha ac­ce­di­do es­te dia­rio. Sus vi­si­tas fue­ron mo­ni­to­rea­das, gra­ba­das en ví­deo y au­dio, y se ela­bo­ra­ron in­for­mes con sus con­ver­sa­cio­nes que se re­mi­tían al ser­vi­dor al que su­pues­ta­men­te tu­vo ac­ce­so la CIA.

En oca­sio­nes, se abrie­ron las car­ca­sas de sus teléfonos mó­vi­les pa­ra lo­ca­li­zar y fo­to­gra­fiar el IMEI, iden­ti­fi­ca­dor úni­co que tie­ne ca­da mó­vil. Es de­cir, el DNI del apa­ra­to, una de las in­for­ma­cio­nes más va­lio­sas pa­ra lograr pi­ra­tear un te­lé­fono. Cuan­do el mó­vil se conecta a una red le en­vía au­to­má­ti­ca­men­te es­te iden­ti­fi­ca­dor.

Morales, ex­mi­li­tar de la Uni­dad de Ope­ra­cio­nes Es­pe­cia­les de In­fan­te­ría de Ma­ri­na, pi­dió en un co­rreo “con­fi­den­cial” re­mi­ti­do a su equi­po de co­la­bo­ra­do­res que le in­for­ma­ran so­bre la com­po­si­ción de las pa­re­des que ro­dea­ban la ha­bi­ta­ción de As­san­ge, fo­to­gra­fías de su in­te­rior, ca­rac­te­rís­ti­cas del mo­bi­lia­rio, da­tos so­bre el wi­fi de la Em­ba­ja­da y la lis­ta ofi­cial de teléfonos de la le­ga­ción diplomátic­a. Tam­bién, quie­nes vi­vían u ocu­pa­ban el res­to del edi­fi­cio en el cén­tri­co ba­rrio lon­di­nen­se de Knights­brig­de.

/ H. N. (REUTERS)

As­san­ge, a su sa­li­da de la Em­ba­ja­da ecua­to­ria­na en Lon­dres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.