Í

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

ñi­go Erre­jón es el Ti­ger Woods de la po­lí­ti­ca: ni­ño pródigo en su cam­po, en­tre­ga­do a su vo­ca­ción, ca­paz de gol­pes in­creí­bles, co­mo el swing del po­pu­lis­mo al eco­lo­gis­mo. De pro­po­ner una de­mo­cra­cia ra­di­cal con­tra la cas­ta oli­gár­qui­ca a bus­car con­sen­sos con­tra el cam­bio cli­má­ti­co. Erre­jón se ha en­fun­da­do la cha­que­ta ver­de más rá­pi­do que si hu­bie­ra ga­na­do el Mas­ters de Au­gus­ta.

So­bre Erre­jón cir­cu­lan dos hi­pó­te­sis plau­si­bles. La pri­me­ra es que en­car­na la nueva iz­quier­da po­si­bi­lis­ta, dia­lo­gan­te. Una co­rrien­te que que­dó dre­na­da por el ma­xi­ma­lis­mo de Igle­sias. Y se com­pa­ra a Erre­jón con Eduardo Ma­di­na o Toni Rol­dán, que aban­do­na­ron el PSOE y Cs, res­pec­ti­va­men­te, por­que an­te­pu­sie­ron sus prin­ci­pios a los vien­tos elec­to­ra­les del mo­men­to.

Pe­ro ca­be tam­bién la in­ter­pre­ta­ción opuesta: Erre­jón me­ta­mor­fo­sea sus prin­ci­pios se­gún so­pla el ai­re. ¿Có­mo sa­be­mos que no es opor­tu­nis­ta una per­so­na que ha­bla­ba de “crear pue­blo”, ala­ban­do los po­pu­lis­mos la­ti­noa­me­ri­ca­nos, por­que era lo que se lle­va­ba en los años de indignació­n pos-15M, y que aho­ra se pre­sen­ta co­mo la iz­quier­da prag­má­ti­ca, por­que, ca­sual­men­te, es la lí­nea elec­to­ral­men­te más exi­to­sa en la Eu­ro­pa con­tem­po­rá­nea?

Na­die du­da de su po­ten­te atrac­ti­vo elec­to­ral, pe­ro sí de su pro­gra­ma. Su­ma­rá vo­tos por los erro­res de Sánchez e Igle­sias. Pe­ro ¿qué Más País quie­re Erre­jón? En re­la­ción a Ca­ta­lu­ña, ¿si­gue de­fen­dien­do el de­re­cho a la au­to­de­ter­mi­na­ción? ¿Con­ti­núa cre­yen­do que “el 15-M y el in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán” son “dos olea­das des­ti­na­das a en­ten­der­se”, que de­ben con­fluir y no en­fren­tar­se? De esas de­cla­ra­cio­nes ha­ce me­nos de tres años, pe­ro, vien­do có­mo es­tá abor­dan­do es­ta cam­pa­ña, aquí tam­bién parece que Erre­jón ha cam­bia­do os­ten­si­ble­men­te de rum­bo.

El pro­ble­ma no son so­lo los gi­ros ideo­ló­gi­cos co­per­ni­ca­nos de Erre­jón, sino có­mo los pre­sen­ta. En lu­gar de mos­trar hu­mil­dad in­te­lec­tual, ra­zo­nan­do los por­qués de sus vi­ra­jes, e in­clu­yen­do una cier­ta do­sis de arre­pen­ti­mien­to, los ocul­ta. Bo­rra los tuits de apo­yo al ré­gi­men de Ma­du­ro y, de la no­che a la ma­ña­na, se con­si­de­ra he­re­de­ro de la lar­ga tra­di­ción ver­de eu­ro­pea. Una he­ren­cia, por cier­to, muy ines­pe­ra­da, por­que no nos cons­ta­ba pa­ren­tes­co al­guno.

Así que, ¿qué hay de­trás de Erre­jón? ¿El icono de una nueva iz­quier­da eu­ro­pea o el fan­tas­ma de un po­pu­lis­ta que se dis­fra­za de lo que sea pa­ra lle­gar al po­der? Tie­ne un mes pa­ra acla­rar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.