El país de la iz­quier­da

El País (País Vasco) - - ESPAÑA -

La cam­pa­ña co­mien­za bien: con una pin­to­res­ca dispu­ta so­bre las di­fi­cul­ta­des de cier­ta iz­quier­da es­pa­ño­la pa­ra de­cir el nom­bre del país que quie­re go­ber­nar. Erre­jón no po­día es­pe­rar me­nos: más que nom­bre de par­ti­do, “Más País” lo es de sín­dro­me: el de no po­der ar­ti­cu­lar las seis le­tras de la pa­la­bra Es­pa­ña. Tam­po­co en 2015 la iz­quier­da al­ter­na­ti­va tu­vo la au­da­cia de con­cu­rrir a las elec­cio­nes con un «Es­pa­ña en co­mún», análo­go a la fór­mu­la usada en au­to­nó­mi­cas y mu­ni­ci­pa­les.

Los ma­reos y tra­su­do­res que le en­tra­ban an­te la idea de de­cir Es­pa­ña fue­ron con­fe­sa­dos por el pro­pio Pa­blo Igle­sias, en un cor­te de ví­deo que aún an­da por YouTu­be. En él se es­cu­cha al lí­der de Podemos de­cir es­to: “La iden­ti­dad Es­pa­ña, una vez per­di­da la Gue­rra Ci­vil, es­tá per­di­da pa­ra la iz­quier­da”. Un diag­nós­ti­co atur­di­do y sin fun­da­men­to que en­fu­re­ce­ría a mi­les de re­pu­bli­ca­nos de iz­quier­da que de­fen­die­ron la Se­gun­da Re­pú­bli­ca, em­pe­zan­do por los in­te­lec­tua­les an­ti­fas­cis­tas agru­pa­dos en la me­jor re­vis­ta li­te­ra­ria pu­bli­ca­da du­ran­te la gue­rra: Ho­ra de Es­pa­ña se lla­ma­ba.

La cues­tión es­tá le­jos de ser anec­dó­ti­ca. Igle­sias y Erre­jón su­pie­ron des­de el prin­ci­pio que sus ago­bios pa­ra re­la­cio­nar­se de ma­ne­ra sa­lu­da­ble con Es­pa­ña y sus sím­bo­los eran plo­mo en las alas de Podemos. Por eso tu­vie­ron que acu­dir a ca­te­go­rías vi­ca­rias co­mo “pa­tria” o “gen­te”. No es a Fran­co a quien de­ben cul­par por ello, sino a ellos mis­mos, por ha­ber com­pra­do de ma­ne­ra acrí­ti­ca el re­la­to del na­cio­na­lis­mo sub­es­ta­tal que, de Prat de la Riba a Fus­ter, sos­tie­ne que Es­pa­ña es un Es­ta­do sin na­ción: es de­cir, una reali­dad his­tó­ri­ca ile­gí­ti­ma. Aho­ra el PSOE les ata­ca por ahí, pe­ro to­do es­pec­ta­dor ho­nes­to de la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la sa­be que los pro­ble­mas del par­ti­do so­cia­lis­ta en es­ta ma­te­ria son qui­zá me­nos in­ten­sos, pe­ro de pa­re­ci­da ín­do­le. De­cir Es­pa­ña pue­de ser aho­ra una efi­caz pér­ti­ga elec­to­ral, pe­ro de po­co sir­ve si, siem­pre que hay la op­ción, se es­co­ge go­ber­nar en las au­to­no­mías con par­ti­dos na­cio­na­lis­tas

que de ma­ne­ra con­fe­sa quie­ren me­nos Es­pa­ña y se ha­ce, ade­más, asu­mien­do o acep­tan­do su pro­gra­ma de go­bierno, y en es­pe­cial, el edu­ca­ti­vo.

Al ha­blar de es­tas co­sas, es fre­cuen­te sa­lir al pa­so ale­gan­do que un país no son sus sím­bo­los, sino la ca­li­dad de sus ser­vi­cios pú­bli­cos. Pe­ro es­to es con­fun­dir con­cep­tos. Una ex­ce­len­te co­ber­tu­ra so­cial nos per­sua­di­rá de ser un gran país, pe­ro no nos di­rá qué país so­mos. Pa­ra sa­ber­lo, nin­gu­na co­mu­ni­dad pue­de pres­cin­dir, sin in­du­cir­se un len­to sui­ci­dio, de sím­bo­los y me­mo­ria com­par­ti­da, co­sas por las que la iz­quier­da es­pa­ño­la afec­ta des­dén des­de la Tran­si­ción. No así la iz­quier­da na­cio­na­lis­ta vas­ca o la ca­ta­la­na. Por­que la se­rie­dad na­cio­nal no des­apa­re­ce, so­lo se tras­la­da a otro si­tio. Una iz­quier­da que no sa­be cual es el país que construye ha de pa­sar­se el día dan­do ex­pli­ca­cio­nes; peor lo pa­sa­rá el país que no tie­ne una iz­quier­da que le es­cri­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.