Aler­ta con­tra el ca­lor en las au­las

Los pi­cos de temperatur­a, ca­da vez más fre­cuen­tes, obli­gan a re­no­var los co­le­gios mal ais­la­dos. An­te el cos­te del ai­re acon­di­cio­na­do, se pro­yec­tan edi­fi­cios con ve­ge­ta­ción que per­mi­tan la ven­ti­la­ción

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - JA­VIER MAR­TÍN-ARRO­YO,

Las es­cue­las tie­nen es­truc­tu­ras só­li­das pe­ro acu­mu­lan ca­lor to­do el día

El cam­bio cli­má­ti­co se de­ja no­tar en la escuela. Des­de el Con­se­jo Su­pe­rior de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas (CSIC) aler­tan de que los cen­tros edu­ca­ti­vos de­ben trans­for­mar­se pa­ra ha­cer fren­te a las olas de ca­lor, que ca­da vez se­rán más fre­cuen­tes. So­bre el te­rreno, al­gu­nas au­las del co­le­gio Nues­tra Se­ño­ra del Ro­sa­rio en To­rre Pa­che­co (Mur­cia) al­can­za­ron los 34 gra­dos a fi­na­les de sep­tiem­bre, una temperatur­a que hi­zo sal­tar el sen­sor de so­bre­ca­len­ta­mien­to en una épo­ca del año que ex­ce­de la es­ti­val. “Nos apa­ña­mos con ven­ti­la­do­res que mue­ven el ai­re ca­lien­te, pe­ro los do­lo­res de ca­be­za son te­rri­bles”, cuen­ta Raúl Mo­reno, se­cre­ta­rio del co­le­gio, que des­cri­be el so­fo­co que des­ti­lan la de­ce­na de au­las orien­ta­das al es­te y ex­pues­tas por com­ple­to al sol ca­da ma­ña­na por sus pa­re­des de cris­tal. “Des­de el sue­lo al te­cho, de iz­quier­da a de­re­cha” del cen­tro, cons­trui­do ha­ce so­lo nue­ve años, re­cal­ca.

La subida de las tem­pe­ra­tu­ras y la di­la­ta­ción de los ve­ra­nos ha es­po­lea­do el pro­ble­ma del es­trés tér­mi­co en las au­las. La ma­yo­ría de los edi­fi­cios edu­ca­ti­vos fue­ron cons­trui­dos ha­ce cua­tro dé­ca­das tras los Pac­tos de la Mon­cloa, con es­truc­tu­ras só­li­das pe­ro gra­ves pro­ble­mas de ais­la­mien­to. Lo su­fren los alum­nos —con ma­yor in­ci­den­cia los más pe­que­ños, de in­fan­til y pri­ma­ria— y los do­cen­tes de mu­chos de los 28.816 co­le­gios es­pa­ño­les, so­bre to­do en re­gio­nes co­mo Andalucía, Ex­tre­ma­du­ra, Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na, Cas­ti­llaLa Mancha y Mur­cia. Pe­ro tam­bién en otras más al nor­te co­mo Can­ta­bria y Ma­drid, don­de el pa­sa­do ju­lio se des­va­ne­cie­ron un be­bé y un pro­fe­sor por el ca­lor. con­su­mo anual ener­gé­ti­co sea ca­si nu­lo”. “Las so­lu­cio­nes ba­sa­das en la naturaleza no es­tán nor­ma­li­za­das, no es­tán en gran­des al­ma­ce­nes, pe­ro se en­cuen­tran. Por­que las fa­cha­das ver­des es­tán he­chas des­de el pun­to de vis­ta es­té­ti­co, no ener­gé­ti­co”, cri­ti­ca To­rre.

Las pla­cas fo­to­vol­tai­cas re­quie­ren una gran in­ver­sión ini­cial, aun­que tras de­caer el im­pues­to al sol se per­mi­te vol­car el ex­ce­den­te a la red eléc­tri­ca, di­cen los expertos. Va­rias nor­ma­ti­vas au­to­nó­mi­cas re­sal­tan vir­tu­des co­mo la ilu­mi­na­ción na­tu­ral y la ven­ti­la­ción cru­za­da, pe­ro al fi­nal pri­ma la eco­no­mía y en la

A prin­ci­pios de año, Ex­tre­ma­du­ra apro­bó la pri­me­ra ley de efi­cien­cia ener­gé­ti­ca en los co­le­gios y Andalucía tra­mi­ta aho­ra otra, aun­que es­tá en el ai­re su do­ta­ción eco­nó­mi­ca. La Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na in­ver­ti­rá 1.000 mi­llo­nes en acon­di­cio­nar la mi­tad de sus 1.420 co­le­gios el pró­xi­mo lus­tro. Mien­tras, ar­qui­tec­tos e in­ge­nie­ros ex­plo­ran mo­de­los que evi­ten ins­ta­lar un apa­ra­to de ai­re acon­di­cio­na­do por cla­se, una fac­tu­ra inasu­mi­ble pa­ra los Eje­cu­ti­vos au­to­nó­mi­cos. “Las que­jas por el ca­lor es­tán cre­cien­do. Pe­ro me nie­go al ai­re acon­di­cio­na­do por prin­ci­pio”, afir­ma Ali­cia Ar­güe­llo, je­fa de la ofi­ci­na téc­ni­ca de la Con­se­je­ría de Edu­ca­ción de Can­ta­bria, con 350 co­le­gios a su car­go.

El cen­tro de To­rre Pa­che­co, di­se­ña­do por el ar­qui­tec­to Mar­tín Le­já­rra­ga, que­dó fi­na­lis­ta de los pre­mios de ar­qui­tec­tu­ra FAD en prác­ti­ca son re­le­ga­das. Una crí­ti­ca com­par­ti­da en­tre los ar­qui­tec­tos que di­se­ñan co­le­gios es el po­co pre­su­pues­to que les de­di­can las Ad­mi­nis­tra­cio­nes. “¿Por qué un edi­fi­cio ad­mi­nis­tra­ti­vo de fun­cio­na­rios de­be te­ner ma­yor ra­tio [cos­tes de cons­truc­ción por me­tro cua­dra­do] que un co­le­gio?”, re­cla­ma Ga­briel Verd, ar­qui­tec­to. “El ma­tiz cla­ve es po­ner al ni­ño co­mo cen­tro del uni­ver­so do­cen­te en un edi­fi­cio ins­ti­tu­cio­nal que de­be ser con­for­ta­ble. An­tes el bio­cli­ma­tis­mo ca­re­cía de di­se­ño y ca­li­dad, era al­go de lo­cos que me res­ta­ba en los con­cur­sos, al­go pe­yo­ra­ti­vo”, aña­de con sor­na. 2011, a pe­sar de su di­fí­cil ha­bi­ta­bi­li­dad. “Vis­to el re­sul­ta­do, ha­ría cam­bios pa­ra dis­mi­nuir la ex­po­si­ción al sol. Es­ti­ma­mos que los fren­tes acris­ta­la­dos ten­drían car­gas de ca­lor ad­mi­si­bles, pe­ro las tem­pe­ra­tu­ras son más al­tas”, ad­mi­te el ar­qui­tec­to. Tras las pro­tes­tas de pa­dres y ma­dres, de la di­rec­ción del cen­tro y del al­cal­de, el Go­bierno de Mur­cia ha pro­me­ti­do ins­ta­lar apa­ra­tos de ai­re acon­di­cio­na­do en los pró­xi­mos me­ses.

La ley fi­ja la temperatur­a máxima en el in­te­rior de los cen­tros de tra­ba­jo en 27 gra­dos, to­pe que se su­pera en mu­chos co­le­gios e ins­ti­tu­tos al po­co de abrir a las nue­ve de la ma­ña­na. “No­ta­mos mu­cho el san­gra­do por la na­riz de los alum­nos, a me­dia­dos de ma­yo y ju­nio es in­so­por­ta­ble por­que lle­ga­mos a 38 y 40 gra­dos. Los ni­ños pe­que­ños no tie­nen la con­cien­cia ple­na pa­ra es­tar en la som­bra y be­ber mu­cha agua”, in­ci­de Toni Gar­cía, di­rec­to­ra del co­le­gio Ga­brie­la Mis­tral, en So­la­na de los Ba­rros (Ba­da­joz). “La Jun­ta nos di­ce que los pa­dres se lle­ven a los ni­ños a la una de la tar­de, pe­ro ¿có­mo pue­de una fa­mi­lia que tra­ba­ja re­co­ger a sus hi­jos a esa ho­ra?”, plan­tea.

Un cen­tro mur­ciano al­can­zó los

34 gra­dos a fi­na­les de sep­tiem­bre

La nor­ma­ti­va pi­de mé­to­dos na­tu­ra­les, que se re­le­gan por ra­zo­nes eco­nó­mi­cas

Bio­cli­ma­tis­mo

El Ga­brie­la Mis­tral ha si­do se­lec­cio­na­do jun­to a otros dos co­le­gios de Opor­to y Évora pa­ra cam­biar su fi­so­no­mía y ba­jar la temperatur­a con ve­ge­ta­ción que pro­vo­que co­rrien­tes de ai­re. Se­rán los tres ejem­plos del pro­yec­to My­buil­din­gis­green, que bus­ca fi­jar un pa­trón pa­ra co­le­gios en Es­pa­ña y Por­tu­gal que quie­ran ba­jar el mer­cu­rio, con cien­tí­fi­cos del Real Jar­dín Bo­tá­ni­co y del CSIC.

Fa­cha­das y cu­bier­tas ver­des, ven­ti­la­cio­nes cru­za­das, pa­vi­men­tos fo­to­ca­ta­lí­ti­cos —pa­ra re­du­cir la con­ta­mi­na­ción por ga­ses— y dre­nan­tes —pa­ra re­co­ger el agua en al­ji­bes— y plan­ta­cio­nes ex­te­rio­res. Es de­cir, re­pli­car la co­rrien­te del bio­cli­ma­tis­mo (ar­qui­tec­tu­ra que se be­ne­fi­cia de lo que el en­torno ofre­ce) y ha­cer nú­me­ros pa­ra ata­jar el pro­ble­ma sin au­men­tar la fac­tu­ra eléc­tri­ca pa­ra los di­rec­to­res de co­le­gios y au­to­no­mías. “Los pro­fe­so­res des­co­no­cen que una ba­rre­ra ve­ge­tal pue­de ge­ne­rar que el ai­re en­tre más frío en las cla­ses, y los co­le­gios acu­mu­lan ca­lor por­que no tie­nen ven­ti­la­ción in­du­ci­da y si­gue al­ma­ce­nán­do­se día tras día, tam­bién por las tar­des”, re­su­me Sa­lus­tiano To­rre, ges­tor del pro­yec­to.

“El ob­je­ti­vo es dar pau­tas y pre­su­pues­tos a los co­le­gios, que deberían to­mar­se en se­rio las olas de ca­lor por­que se­rán más fre­cuen­tes. En de­fi­ni­ti­va, una au­di­to­ría ener­gé­ti­ca que me­jo­re el con­fort tér­mi­co y re­duz­ca fac­tu­ras con me­dios pa­si­vos”, ilus­tra Bor­ja Fru­tos, ar­qui­tec­to del Ins­ti­tu­to de Cien­cias de la Cons­truc­ción Eduardo Torroja, del CSIC, y co­la­bo­ra­dor del pro­yec­to. El año que vie­ne eje­cu­ta­rán las obras tras las me­di­cio­nes so­bre el te­rreno.

/ PA­CO PUEN­TES

Miem­bros de la pla­ta­for­ma Es­cue­las de Ca­lor se ma­ni­fies­tan de­lan­te de la Jun­ta de Andalucía, en Se­vi­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.