Re­be­lión glo­bal por el cli­ma

Un mo­vi­mien­to de desobe­dien­cia ci­vil pro­tes­ta en 60 ciu­da­des del mun­do por la inac­ción de los Go­bier­nos

El País (País Vasco) - - SOCIEDAD - M. PLANELLES / J. F. CA­DE­NAS

De Ma­drid a Síd­ney pa­san­do por Pa­rís, Ber­lín y Lon­dres. Las pro­tes­tas con­tra la inac­ción de los Go­bier­nos fren­te al cam­bio cli­má­ti­co, que des­de ha­ce al­go más de un año se re­pi­ten de for­ma coor­di­na­da por me­dio planeta, vol­vie­ron ayer a to­mar las ca­lles de va­rias de­ce­nas de ciu­da­des. Aun­que es­ta vez no fue en for­ma de ma­si­vas ma­ni­fes­ta­cio­nes, co­mo ocu­rrió a fi­na­les de sep­tiem­bre. Las pro­tes­tas ve­nían de la mano del gru­po Ex­tin­ction Re­be­llion, un mo­vi­mien­to de desobe­dien­cia ci­vil na­ci­do en 2018 en el Reino Uni­do. Se ba­sa­ron en cor­tes de trá­fi­co, acam­pa­das y re­pre­sen­ta­cio­nes ar­tís­ti­cas reivin­di­ca­ti­vas. Es­tá pre­vis­to que du­ran­te las dos pró­xi­mas se­ma­nas se re­pro­duz­can idén­ti­cas ac­cio­nes de “re­be­lión” en unas 60 ciu­da­des.

Por­que, pe­se a es­tar a mi­les de ki­ló­me­tros de dis­tan­cia, los ac­ti­vis­tas com­par­ten lemas, cán­ti­cos, dis­fra­ces e, in­clu­so, la for­ma de pro­tes­tar. En Ma­drid el día reivin­di­ca­ti­vo em­pe­zó con el blo­queo del puen­te de Rai­mun­do Fer­nán­dez Vi­lla­ver­de, en pleno co­ra­zón de la ciu­dad. Du­ran­te unas tres ho­ras dos cen­te­na­res de ma­ni­fes­tan­tes cor­ta­ron el trá­fi­co, has­ta que al­re­de­dor de las 12.00 fue­ron des­alo­ja­dos por los agen­tes del Cuer­po Na­cio­nal de Po­li­cía. El blo­queo se sal­dó, se­gún un por­ta­voz po­li­cial, con 180 per­so­nas iden­ti­fi­ca­das, 33 ac­ti­vis­tas tras­la­da­dos a co­mi­sa­ría pa­ra ser iden­ti­fi­ca­dos y tres de­te­ni­dos, a los que los agen­tes acu­sa­ron de re­sis­ten­cia y desobe­dien­cia.

En Lon­dres, don­de nació es­te mo­vi­mien­to, las ac­cio­nes se re­pi­tie­ron en has­ta 11 pun­tos ur­ba­nos, co­mo Lam­beth Brid­ge, West­mins­ter Brid­ge, Whi­tehall y Tra­fal­gar Squa­re. La po­li­cía se des­ple­gó por el cen­tro de la ciu­dad y 135 de ac­ti­vis­tas fue­ron de­te­ni­dos. Los al­re­de­do­res de Par­lia­ment Squa­re, la pla­za ad­ya­cen­te al Par­la­men­to y cen­tro po­lí­ti­co del país, per­ma­ne­cie­ron ce­rra­dos al trá­fi­co. En Ber­lín un mi­llar de ac­ti­vis­tas en­to­na­ron su ver­sión cli­má­ti­ca del Be­lla Ciao mien­tras cor­ta­ban tam­bién el trá­fi­co en el cen­tro de la ciu­dad. Unas ho­ras an­tes, los mis­mos ma­ni­fes­tan­tes mon­ta­ron un cam­pa­men­to jun­to a la Can­ci­lle­ría ale­ma­na.

La mis­ma can­ción co­rea­ban en Ma­drid los ac­ti­vis­tas en la acam­pa­da que le­van­ta­ron fren­te al Mi­nis­te­rio pa­ra la Tran­si­ción Ecológica —co­mo si de un nue­vo 15-M se tra­ta­se—. Mien­tras sus com­pa­ñe­ros cor­ta­ban el puen­te que sir­ve pa­ra sal­var la Cas­te­lla­na, otro gru­po pu­so en pie ese cam­pa­men­to pro­tes­ta con unas 40 tien­das de cam­pa­ña, una ac­ción que tam­bién se re­pro­du­jo en otras ca­pi­ta­les. En el ca­so de Ma­drid, al mo­vi­mien­to Ex­tin­ction Re­be­llion se le su­ma­ron otros gru­pos co­mo Fri­days for Fu­tu­re, Green­pea­ce y Eco­lo­gis­tas en Ac­ción; to­dos for­man par­te del colectivo 2020 Re­be­lión por el Cli­ma.

“Las acam­pa­das se man­ten­drán de for­ma in­de­fi­ni­da, y son una ac­ción coor­di­na­da en ciu­da­des de más de 60 paí­ses”, apun­tó Ni­co­lás Elia­des, miem­bro del colectivo Ex­tin­ction Re­be­llion. Fuen­tes del Mi­nis­te­rio pa­ra la Tran­si­ción Ecológica se mos­tra­ron ayer abier­tos a re­unir­se con los re­pre­sen­tan­tes de los co­lec­ti­vos que han or­ga­ni­za­do la pro­tes­ta co­mo ya han he­cho en al­gu­na oca­sión an­tes.

“Pe­di­mos que se de­cla­re la emer­gen­cia cli­má­ti­ca, pe­ro con me­di­das vin­cu­lan­tes”, ex­pli­có Mi­guel Ro­drí­guez, uno de los miem­bros del colectivo, que ejer­ció co­mo por­ta­voz en Ma­drid. Es­te mo­vi­mien­to exi­ge tam­bién “que se di­ga la ver­dad”, di­jo en re­fe­ren­cia a los in­for­mes cien­tí­fi­cos que aler­tan de los im­pac­tos del cam­bio cli­má­ti­co. Otra de las pe­ti­cio­nes que lan­zan los or­ga­ni­za­do­res es que los paí­ses reali­cen re­duc­cio­nes con­tun­den­tes de sus emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro, en lí­nea con lo que apun­tan esos mis­mos in­for­mes cien­tí­fi­cos.

Mu­chos de los ac­ti­vis­tas pro­tes­ta­ron ves­ti­dos de azul, ma­rrón y ro­jo —sim­bo­li­zan­do las inun­da­cio­nes, la de­ser­ti­fi­ca­ción y los in­cen­dios, im­pac­tos del ca­len­ta­mien­to glo­bal—. “Que­re­mos representa­r los desas­tres na­tu­ra­les, pa­ra de­mos­trar lo que va a pa­sar si los po­lí­ti­cos no hacen al­go ya”, ex­pli­ca­ba Pa­ti Bir­che­nough, 17 años y vestida de ma­rrón.

To­das las ac­cio­nes fue­ron de ca­rác­ter pa­si­vo, es de­cir, pa­cí­fi­cas. Y, en el ca­so de Es­pa­ña, el mo­vi­mien­to Ex­tin­ction Re­be­llion di­ri­gió la se­ma­na pa­sa­da una car­ta al Mi­nis­te­rio del In­te­rior y a los Cuer­pos y Fuer­zas de Se­gu­ri­dad del Es­ta­do en la que les re­cor­da­ban que to­das sus ac­cio­nes se guían por la “no vio­len­cia”; y pe­dían que los agen­tes ac­tua­ran “con re­ci­pro­ci­dad”. Pe­se a ese es­cri­to, va­rios co­lec­ti­vos, co­mo Eco­lo­gis­tas en Ac­ción, acu­sa­ron ayer a los agen­tes del Cuer­po Na­cio­nal de Po­li­cía de ac­tuar con “bru­ta­li­dad” en el des­alo­jo del puen­te de Rai­mun­do Fer­nán­dez Vi­lla­ver­de.

Con in­for­ma­ción de

(Ber­lín), (Lon­dres) y (Pa­rís).

/ ÁL­VA­RO GAR­CÍA

Ac­ti­vis­tas del mo­vi­mien­to Ex­tin­ction Re­be­llion, ayer du­ran­te el cor­te del puen­te de Rai­mun­do Fer­nán­dez Vi­lla­ver­de de Ma­drid.

/ H. N. (REUTERS)

Des­alo­jo de uno de los ac­ti­vis­tas en el puen­te de Lam­beth de Lon­dres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.