“Mah­ler te lle­va de la emo­ción al in­fierno”

ESA-PEK­KA SA­LO­NEN Di­rec­tor de or­ques­ta

El País (País Vasco) - - CULTURA - JESÚS RUIZ MAN­TI­LLA,

No ex­tra­ña que Esa-Pek­ka Sa­lo­nen (Hel­sin­ki, 1958) ha­ya si­do ele­gi­do co­mo di­rec­tor ti­tu­lar de la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca de San Francisco a par­tir de la pró­xi­ma tem­po­ra­da. Des­de 1992 ocu­pó ese car­go en la ve­ci­na Fi­lar­mó­ni­ca de Los Án­ge­les —an­tes de que Gus­ta­vo Du­da­mel le re­le­va­ra en 2009—, pe­ro más allá de la nos­tal­gia de Ca­li­for­nia que pudiera sen­tir es­te fin­lan­dés, lo cier­to es que es­te di­rec­tor ha he­cho de la tec­no­lo­gía una alia­da fiel. Ve­re­mos que dan de sí en es­ta nueva eta­pa las con­fluen­cias en­tre Sa­lo­nen —que ya ha par­ti­ci­pa­do en pro­yec­tos con Apple— y los gu­rús de Si­li­con Va­lley.

Pe­ro an­tes, Sa­lo­nen re­ca­ló ayer en Bar­ce­lo­na y hoy y ma­ña­na es­ta­rá en Ma­drid con la Phil­har­mo­nia Or­ches­tra lon­di­nen­se den­tro del ci­clo Iber­mú­si­ca, que ce­le­bra el 50º aniver­sa­rio. Fue pre­ci­sa­men­te jun­to a es­ta or­ga­ni­za­ción, crea­da por el gran Al­fon­so Ai­jón, con la que el di­rec­tor de­bu­tó en Es­pa­ña. Lo hi­zo den­tro del Fes­ti­val de Gra­na­da cuan­do era un vein­tea­ñe­ro, a prin­ci­pios de los años ochen­ta, y lo re­cuer­da per­fec­ta­men­te por­que le pro­du­jo por un la­do, cier­to trau­ma, y, por otro, le per­mi­tió ga­nar con­fian­za en sí mis­mo.

La anéc­do­ta incluye a Mon­tse­rrat Ca­ba­llé. “La tu­ve es­pe­ran­do un ra­to an­tes de po­der aten­der­la y no me lo per­do­nó”. Pe­ro… ¿Có­mo? ¿A la gran di­va? “Sí, se en­fa­dó tan­to que no me vol­vió a ha­blar. Cuan­do aca­bó el con­cier­to y nos vi­mos obli­ga­dos a ha­cer un bis, se lo apun­tó en su bra­zo y me lo en­se­ñó pa­ra que pro­ce­die­ra, sin di­ri­gir­me la pa­la­bra”. Era la muer­te de Isol­da, y esa es­ce­na fi­nal de la ópe­ra wag­ne­ria­na fue a lo más le­jos que lle­gó Sa­lo­nen con la so­prano. Te­nía su ca­rác­ter. Pe­ro él tam­bién. “Que­dé un tan­to atur­di­do por la ex­pe­rien­cia, creí que to­do el mun­do se ha­bía en­te­ra­do del in­ci­den­te, aun­que lue­go me fe­li­ci­ta­ron por el con­cier­to y com­pren­dí que no fue así”, co­men­ta en una en­tre­vis­ta te­le­fó­ni­ca.

Con los años, Sa­lo­nen ha se­gui­do vi­nien­do a Es­pa­ña. Es­ta vez lle­ga con Mah­ler y su No­ve­na sin­fo­nía en el pro­gra­ma, en­tre otras pie­zas: “Creo que, en mu­chos as­pec­tos, es su obra más im­por­tan­te”, co­men­ta. “Co­mo pro­to­ti­po de su es­ti­lo al­can­za la per­fec­ción en lo que él bus­ca­ba pa­ra sí”. Des­de el an­dan­te co­mo pri­mer mo­vi­mien­to al ada­gio fi­nal. “El prin­ci­pio es una es­pe­cie de sín­te­sis ideal de un mo­vi­mien­to de esas ca­rac­te­rís­ti­cas. Es muy ex­tra­ño, com­ple­ta­men­te inusual. Pa­sa de la lí­ri­ca y la ter­nu­ra a la vio­len­cia ca­si al tiem­po; se aden­tra en una trans­for­ma­ción cons­tan­te, y nos lle­va de pa­seo a tra­vés de una es­pe­cie de bai­le en un sa­lón de es­pe­jos de­for­mes”.

Lue­go lle­gan el se­gun­do y ter­cer mo­vi­mien­tos: “Un tour de for­ce de con­tra­pun­tos lle­va­do al lí­mi­te que re­gre­sa a las bases de Bach, que ana­li­za con una cons­tan­te iro­nía”, pien­sa el di­rec­tor. Pe­ro esa iro­nía, ese sentido gro­tes­co tan po­de­ro­so en el com­po­si­tor, con­du­ce al sus­pi­ro fi­nal. Un do­lo­ro­so tes­ti­mo­nio que en­ca­ra la muer­te en­vuel­to en tra­ge­dia. Cuan­do lo com­pu­so, Mah­ler ha­bía per­di­do a su hi­ja ma­yor, sa­bía que no le que­da­ba mu­cho de vi­da tras ha­ber­le si­do diag­nos­ti­ca­da una do­len­cia car­dia­ca. Ade­más, se ha­bía en­te­ra­do de la re­la­ción que Al­ma, su es­po­sa, man­te­nía con el ar­qui­tec­to Wal­ter Gro­pius. “Es el ada­gio de to­dos los ada­gios. Que­das ex­haus­to en ca­da ex­pre­sión. Te lle­va del amor al ho­rror. De la emo­ción al in­fierno”.

No cree Sa­lo­nen que Mah­ler fue­ra cons­cien­te del im­pac­to de sus sin­fo­nías pa­ra la pos­te­ri­dad. Ad­mi­tió en vi­da que no vi­vía su tiem­po. Fue ca­si ab­so­lu­ta­men­te in­com­pren­di­do sal­vo por las mi­no­rías de gus­tos más rompe­dores. Pe­ro tras el ju­go que Mah­ler le sa­có, la for­ma sin­fó­ni­ca da­ría ya mu­cho me­nos de sí. “Su idea­rio en ese cam­po es­ta­ba cen­tra­do en la di­ver­si­dad más que en la uni­dad. En eso di­fe­ría res­pec­to a

Di­ri­ge en Ma­drid y Bar­ce­lo­na a la Phil­har­mo­nia de Lon­dres

En 2020, es­ta­rá al fren­te de la Sin­fó­ni­ca de San Francisco

Si­be­lius, a quien co­no­ció y con quien ha­bló del asun­to”.

Ese vio­li­nis­ta y com­po­si­tor, pai­sano de Sa­lo­nen, creía en la ló­gi­ca in­ter­na de la sin­fo­nía, en su cohe­sión: “Mah­ler, por el contrario, pen­sa­ba que de­bía ali­men­tar­se de ele­men­tos ex­ter­nos co­mo, por ejem­plo, de una sen­ci­lla can­ción. Uti­li­za­ba cual­quier co­sa que le pudiera ve­nir bien”. Con ello, ade­más, co­men­ta Sa­lo­nen, in­co­mo­da­ba al pú­bli­co. Trans­mi­tía un cier­to tono de bur­la por me­dio de ele­men­tos po­pu­la­res, cha­ba­ca­nos, in­clu­so, que lue­go ele­va­ba a ca­te­go­ría de ar­te. “Po­nía al pú­bli­co en es­ta­do de shock, y po­cos se lo per­do­na­ban”.

Si bien Mah­ler po­día per­mi­tir­se el lu­jo de es­pan­tar a los biem­pen­san­tes de las sa­las de con­cier­tos, hoy la ge­ne­ra­ción de Sa­lo­nen —tam­bién com­po­si­tor re­co­no­ci­do— se en­fren­ta al re­to de atra­par nue­vos pú­bli­cos. En ese as­pec­to, Mah­ler, co­mo el di­rec­tor más afa­ma­do y me­jor pa­ga­do de su tiem­po, po­dría apor­tar al­gu­nas claves. Sa­lo­nen las bus­ca sin des­can­so a par­tir de un aná­li­sis de la men­ta­li­dad co­lec­ti­va, que hoy incluye las po­si­bi­li­da­des tec­no­ló­gi­cas. “El mun­do ha cam­bia­do mu­cho en los úl­ti­mos 20 años, con la irrup­ción de Internet. Aun­que lo per­ci­ba­mos en mu­chos as­pec­tos co­mo una ame­na­za, si­go pen­san­do que es real­men­te una opor­tu­ni­dad”. In­clu­so pa­ra sa­car par­ti­do de com­por­ta­mien­tos apa­ren­te­men­te po­cos ven­ta­jo­sos: “Las nue­vas for­mas de re­la­cio­nar­nos nos lle­van al ais­la­mien­to, a un in­di­vi­dua­lis­mo ra­di­cal. Por eso, la gen­te bus­ca ex­pe­rien­cias co­lec­ti­vas y un con­cier­to ofre­ce es­to co­mo muy po­cas co­sas”.

/ HIROYUKI ITTO (GETTY)

Esa-Pek­ka Sa­lo­nen di­ri­ge a la Fi­lar­mó­ni­ca de Nueva York en abril de 2018.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.