Una re­la­ción in­sos­te­ni­ble con Víctor Val­dés

El téc­ni­co sa­le del Ba­rça con po­lé­mi­ca, co­mo le pa­só de por­te­ro

El País (País Vasco) - - DEPORTES - RAMON BE­SA,

“¡El Ba­rça ya no es el club que yo co­no­cí!”. Una se­ma­na des­pués de fir­mar su con­tra­to co­mo en­tre­na­dor del Ju­ve­nil A, Víctor Val­dés ad­vir­tió a al­guno de sus ami­gos que su re­gre­so al club en ca­li­dad de téc­ni­co no se­ría co­mo ha­bía ima­gi­na­do des­pués de con­ver­sar con el pre­si­den­te Jo­sep Ma­ria Bar­to­meu. El mis­mo Val­dés que se des­vi­vió pa­ra vol­ver su­po que su estancia du­ra­ría po­co des­pués de los mu­chos des­en­cuen­tros que tu­vo a su lle­ga­da con dis­tin­tos es­ta­men­tos del Ba­rça. El con­tra­to se fir­mó el 19 de ju­lio y su res­ci­sión se anun­ció ayer en un co­mu­ni­ca­do del FCBar­ce­lo­na-Ma­sia.

El club in­for­mó tan­to de la sa­li­da de Val­dés co­mo de su sus­ti­tu­to, que se­rá Fran Ar­ti­ga, has­ta aho­ra en­tre­na­dor del Ju­ve­nil B y miem­bro del cuer­po téc­ni­co de La Ma­sia des­de 2010. No hu­bo de­cla­ra­cio­nes de la en­ti­dad ni del en­tre­na­dor —su úni­co con­tac­to fue con el de­par­ta­men­to de re­cur­sos hu­ma­nos— y pa­ra el re­cuer­do que­da­rá co­mo de­to­nan­te de la res­ci­sión el con­ten­cio­so de Val­dés con el res­pon­sa­ble de la can­te­ra, Pa­trick Klui­vert. Al­gu­nos tes­ti­gos ase­gu­ran que la reunión, el pa­sa­do vier­nes, fue tan sa­li­da de tono que des­de en­ton­ces se im­po­nía una de­ci­sión drás­ti­ca, que era la de pres­cin­dir de Val­dés.

Nin­gún in­ter­lo­cu­tor

El exen­tre­na­dor del ju­ve­nil no en­con­tró prác­ti­ca­men­te nin­gún in­ter­lo­cu­tor en el club —ni téc­ni­co ni di­rec­ti­vo— pa­ra de­fen­der su cri­te­rio y par­ti­cu­lar ma­ne­ra de en­ten­der la for­ma­ción a par­tir del éxi­to que al­can­zó la pa­sa­da tem­po­ra­da con el Mo­ra­ta­laz. El mé­to­do de Val­dés se lla­ma Fut­tack y los ju­ga­do­res se or­de­nan co­mo si fue­ran pie­zas de aje­drez —los cen­tra­les son peo­nes, los ex­tre­mos al­fi­les y los la­te­ra­les torres—, un plan que ya ha­bía ex­pli­ca­do en fo­ros co­mo la Fe­de­ra­ción Ca­ta­la­na de Fút­bol. A los fut­bo­lis­tas azul­gra­na les cos­ta­ba asi­mi­lar tan­to las in­di­ca­cio­nes de su en­tre­na­dor co­mo la ma­ne­ra que te­nía de mon­tar las ali­nea­cio­nes sin aten­der las in­di­ca­cio­nes de los rec­to­res de La Ma­sia.

A Val­dés no le im­por­ta­ba pres­cin­dir en de­ter­mi­na­dos par­ti­dos de las fi­gu­ras re­co­men­da­das por el club —co­mo Ilaix Mo­ri­ba—, ni cam­biar a tres fut­bo­lis­tas en el des­can­so —ocu­rrió en Dort­mund— ni tam­po­co per­mu­tar a los ju­ga­do­res de si­tio ni des­viar­se del 4-3-3 pa­ra ju­gar a par­tir de un 4-4-2. Aun­que en­tien­de que su pe­da­go­gía y sus for­mas pue­den re­sul­tar con­tro­ver­ti­das, so­bre to­do con los em­plea­dos, Val­dés con­si­de­ra que na­die le ar­gu­men­tó ni con­ven­ció de que te­nía que cam­biar, y me­nos Klui­vert. Tam­po­co en­con­tró con­sue­lo en los responsabl­es del fút­bol ba­se por­que fue una apues­ta de Bar­to­meu. “Fue un fi­cha­je de ca­ra a la ga­le­ría”, sos­tie­nen fuen­tes del pro­pio Ba­rça. A juz­gar por quie­nes le co­no­cen bien, los mis­mos que sos­tie­nen que no le de­ja­ron tra­ba­jar, Val­dés se sien­te “más li­be­ra­do que do­li­do” por una des­ti­tu­ción que es­ta­ba can­ta­da des­de el sá­ba­do cuan­do fue apar­ta­do y no pu­do via­jar con el equi­po a Ta­rra­go­na. Las mis­mas fuen­tes ase­gu­ran que nun­ca en­con­tró fa­ci­li­da­des pa­ra su ta­rea y ade­más ca­da uno de los in­ci­den­tes fue des­ve­la­do pa­ra for­zar su adiós del Ba­rça.

“Val­dés nos pi­de tiem­po pa­ra unir sus ideas con el mo­de­lo Ba­rça”, afir­mó Sil­vio Elías, di­rec­ti­vo del Ba­rça B y del ju­ve­nil A en una en­tre­vis­ta al dia­rio Sport. “¿Y quién no quie­re as­cen­der cuan­do sa­be que es vá­li­do?”, aña­día cuan­do se le pre­gun­ta­ba por la am­bi­ción del ex­por­te­ro. “Pre­fie­ro fre­nar un ca­ba­llo po­ten­te que no te­ner que dar cuer­da a uno que no tie­ne as­pi­ra­cio­nes. Con la ilu­sión y la fuer­za que ha vuel­to, es una no­ti­cia fan­tás­ti­ca pa­ra el Ba­rça”.

Un mes des­pués, con el Ju­ve­nil A co­lí­der en la Di­vi­sión de Ho­nor y co­lis­ta en la Youth Lea­gue, la si­tua­ción era in­sos­te­ni­ble. Val­dés ha te­ni­do una ma­la sa­li­da co­mo téc­ni­co des­pués que su par­ti­da co­mo por­te­ro tam­po­co fue­ra la es­pe­ra­da en 2014. Ven­ce­dor de 21 tí­tu­los y 5 tro­feos Za­mo­ra, su ca­rre­ra que­dó trun­ca­da por una le­sión de la que se re­cu­pe­ró en Augs­bur­go. Allí vol­vió a co­ger el tran­vía pa­ra ir a la clí­ni­ca y, des­de en­ton­ces, siem­pre lle­va tres mo­ne­das y un bi­lle­te de cin­co eu­ros en el bol­si­llo pa­ra no ol­vi­dar su hu­mil­dad. “Yo no cam­bio; cam­bió el Ba­rça”, ase­gu­ran sus ami­gos que di­jo Val­dés —sor­pren­di­do por los reinos de tai­fas del club— mien­tras en la en­ti­dad sos­tie­nen que “su ma­ne­ra de pro­ce­der” no la aguan­ta nin­gún club del mun­do, ni si­quie­ra el Bar­ce­lo­na.

/ GETTY

Víctor Val­dés, en el ban­qui­llo del Ba­rça en un par­ti­do de la Youth Lea­gue.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.