La cri­sis am­plía la bre­cha en­tre las re­gio­nes es­pa­ño­las y el res­to de la UE

El País (País Vasco) - - ECONOMÍA Y TRABAJO - LAU­RA DE­LLE FEMMINE,

168.700 eu­ros. Esa es la bre­cha que se­pa­ra­ba en 2017 el PIB por ha­bi­tan­te (en pa­ri­dad de po­der ad­qui­si­ti­vo) de la re­gión más ri­ca de Eu­ro­pa, en el oes­te del área me­tro­po­li­ta­na de

El fan­tas­ma de una nueva re­ce­sión pla­nea so­bre una Eu­ro­pa que aún no ha lo­gra­do ce­rrar las ci­ca­tri­ces de la cri­sis. Se­gún el úl­ti­mo anua­rio re­gio­nal pu­bli­ca­do ayer por la ofi­ci­na es­ta­dís­ti­ca eu­ro­pea, Eu­ros­tat, son las gran­des ca­pi­ta­les y sus áreas me­tro­po­li­ta­nas los te­rri­to­rios que más ri­que­za han acu­mu­la­do en los úl­ti­mos años. La otra ca­ra de la mo­ne­da apun­ta a que el grue­so de las re­gio­nes eu­ro­peas tie­ne un PIB por ha­bi­tan­te igual o in­fe­rior al pro­me­dio Lon­dres, y la más po­bre de Es­pa­ña, Ex­tre­ma­du­ra. En diez años, la di­fe­ren­cia en­tre ambas ha au­men­ta­do un 41%. Es­tos da­tos, pu­bli­ca­dos ayer por Eu­ros­tat, son un ejem­plo de có­mo la cri­sis ha afian­za­do las de­sigual­da­des

del con­ti­nen­te (30.900 eu­ros): un 62% en 2017 fren­te al 59% de 2007. En otras palabras: la re­cu­pe­ra­ción no ha lo­gra­do que Eu­ro­pa re­duz­ca la bre­cha en­tre sus so­cios ni tam­po­co acor­te las de­sigual­da­des en­tre dis­tin­tos te­rri­to­rios en el in­te­rior de ca­da país.

Es­pa­ña tam­po­co se es­ca­pa de es­te pa­trón de cre­ci­mien­to que pre­mia a las ca­pi­ta­les y cas­ti­ga a las zo­nas agrí­co­las y po­sin­dus­tria­les. Jun­to con Fran­cia es uno de los paí­ses don­de más se ha am­plia­do te­rri­to­ria­les en la UE y la ri­que­za se con­cen­tra ca­da vez más en las gran­des ca­pi­ta­les eu­ro­peas. Es­pa­ña no sa­le bien pa­ra­da: so­lo cin­co co­mu­ni­da­des tie­nen un PIB por ha­bi­tan­te por en­ci­ma de la me­dia eu­ro­pea.

la bre­cha en­tre sus re­gio­nes y el res­to de Eu­ro­pa en­tre 2007 y 2017, co­mo re­co­no­ce el Eu­ro­pean Parliament­ary Re­search Ser­vi­ces (EPRS), el think tank de la Eu­ro­cá­ma­ra.

Se­gún Eu­ros­tat, so­lo cin­co co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas —Ma­drid, País Vas­co, Na­va­rra, Ca­ta­lu­ña y Ara­gón— te­nían en 2017 un PIB por ha­bi­tan­te por en­ci­ma del pro­me­dio eu­ro­peo. En el otro ex­tre­mo, con una ren­ta en­tre el 64% y el 75% de la me­dia del con­ti­nen­te,

es­ta­ban Ex­tre­ma­du­ra, Me­li­lla, Ceu­ta y Ca­na­rias.

Aun­que la ren­ta per cá­pi­ta cre­ció en ca­si to­das las co­mu­ni­da­des en la úl­ti­ma dé­ca­da has­ta re­co­brar los ni­ve­les pre­cri­sis, to­das ellas se ale­ja­ron del pro­me­dio eu­ro­peo y per­die­ron te­rreno con res­pec­to al res­to de la UE.

“La cri­sis ha au­men­ta­do la dis­per­sión de la ren­ta en­tre re­gio­nes”, co­men­ta Jo­sé Gar­cía Mon­tal­vo, pro­fe­sor en la Uni­ver­si­tat Pom­peu Fa­bra. “Ha gol­pea­do más a al­gu­nos sec­to­res que a otros, pe­ro los me­ca­nis­mos de re­dis­tri­bu­ción tam­bién han fun­cio­na­do de ma­ne­ra desigual”, con­ti­núa. El do­cen­te con­si­de­ra que la po­lí­ti­ca eu­ro­pea de cohe­sión, di­se­ña­do pa­ra li­mar las de­sigual­da­des, no ha si­do lo su­fi­cien­te­men­te po­ten­te pa­ra “fre­nar unas di­ver­si­da­des que se es­ta­ban crean­do de for­ma na­tu­ral”. El Pre­su­pues­to pa­ra la po­lí­ti­ca de cohe­sión, aho­ra del 1,3% del PIB de la Unión Eu­ro­pea, pa­ra el pe­rio­do 2021-2027 se dis­cu­te aho­ra en Bruselas.

La OCDE ya de­jó cla­ro en uno de sus úl­ti­mos in­for­mes que las re­gio­nes con ma­yor ex­po­si­ción in­ter­na­cio­nal son las que más rá­pi­do cre­cen. Es así que las gran­des ca­pi­ta­les, que atraen más ca­pi­ta­les ex­tran­je­ros, aca­ban con­cen­tran­do más ri­que­za que otras re­gio­nes. “Es una pau­ta ge­ne­ra­li­za­da. Sin la cri­sis tam­bién hu­bie­ra ha­bi­do una tendencia a la con­cen­tra­ción”, ase­gu­ra Ignacio Mo­li­na, in­ves­ti­ga­dor del Real Ins­ti­tu­to El­cano. “Pe­ro es­ta se ha ace­le­ra­do y la cri­sis ha mul­ti­pli­ca­do su efec­to”.

De es­ta for­ma el oes­te del área me­tro­po­li­ta­na de Lon­dres re­gis­tra­ba en 2017 un PIB por ha­bi­tan­te en pa­ri­dad de po­der ad­qui­si­ti­vo de 188.000 eu­ros, ca­si seis ve­ces más que el pro­me­dio eu­ro­peo, ci­fra que le per­mi­tió con­sa­grar­se co­mo el te­rri­to­rio más ri­co de Eu­ro­pa. A gran dis­tan­cia, con 75.900 eu­ros, le se­guía Lu­xem­bur­go.

Se­gún un ar­tícu­lo del think tank in­de­pen­dien­te Cen­tre for Eu­ro­pean Re­form, las re­gio­nes más pro­duc­ti­vas ya no son ex­clu­si­va­men­te don­de la in­dus­tria tie­ne ma­yor pe­so. La re­ce­ta del éxi­to tie­ne otros in­gre­dien­tes: una po­si­ción geo­grá­fi­ca pró­xi­ma a ciu­da­des exi­to­sas o un ele­va­do por­cen­ta­je de tra­ba­ja­do­res jó­ve­nes y con es­tu­dios su­pe­rio­res.

El pa­trón de desa­rro­llo eco­nó­mi­co con­cen­tra­do en las gran­des ca­pi­ta­les, que Eu­ros­tat de­fi­ne co­mo “mo­no­cén­tri­co”, se re­fle­ja tam­bién en el es­te de Eu­ro­pa: Pra­ga, Bra­tis­la­va o Bu­ca­rest tie­nen ni­ve­les de PIB por ha­bi­tan­te muy por en­ci­ma del pro­me­dio eu­ro­peo, aun­que el res­to del te­rri­to­rio de ca­da país esté muy por de­ba­jo. Ita­lia y Ale­ma­nia son los úni­cos dos Estados que se sa­len de es­te es­que­ma.

“El im­pac­to de la cri­sis no ha si­do tan­to en la ri­que­za agre­ga­da, sino en su dis­tri­bu­ción”, agre­ga Mo­li­na. “Es­te re­sul­ta­do es una com­bi­na­ción de la cri­sis y so­bre to­do del im­pac­to de las po­lí­ti­cas de aus­te­ri­dad”, aña­de.

El gran re­to aho­ra, an­te las evi­den­tes se­ña­les de des­ace­le­ra­ción, es decidir dón­de in­ver­tir. “¿La UE tie­ne que ti­rar de los mo­to­res eco­nó­mi­cos o in­ver­tir en áreas en de­cli­ve?”, se pre­gun­ta Mo­li­na. El ries­go de apos­tar siem­pre por los mis­mos pue­de tras­cen­der la dimensión eco­no­mía. “Es la Es­pa­ña va­cia­da y la Fran­cia de los chalecos ama­ri­llos”, in­ci­de el in­ves­ti­ga­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.