Los desahu­cios de in­qui­li­nos ba­ja­ron en el pri­mer se­mes­tre por pri­me­ra vez en tres años

Ca­si 3.500 lan­za­mien­tos en Ca­ta­lu­ña

El País (País Vasco) - - ECONOMÍA Y TRABAJO - JO­SÉ LUIS ARAN­DA,

La es­ta­dís­ti­ca de lan­za­mien­tos prac­ti­ca­dos por los juz­ga­dos, un pa­so pre­vio al desahu­cio de una per­so­na de su ho­gar, vi­vió en el pri­mer se­mes­tre una in­fle­xión res­pec­to a la tendencia de los úl­ti­mos años. El nú­me­ro de per­so­nas que vi­ven de al­qui­ler ex­pul­sa­das de sus ca­sas en­tre enero y ju­nio fue­ron un 0,9% me­nos que en el mis­mo pe­rio­do de 2018, al­go inau­di­to en tres años, se­gún una es­ta­dís­ti­ca del Con­se­jo Ge­ne­ral del Po­der Ju­di­cial (CGPJ) pu­bli­ca­da ayer.

Des­de el pri­mer se­mes­tre de 2016, la es­ta­dís­ti­ca de lan­za­mien­tos de­ri­va­dos de la Ley de Arren­da­mien­tos Ur­ba­nos (LAU) no de­ja­ba de cre­cer en tér­mi­nos in­ter­anua­les. Pa­só de 19.000 ca­sos ha­ce tres años a los 20.210 que se con­ta­bi­li­za­ron en­tre enero y ju­nio del año pa­sa­do. Los 20.026 lan­za­mien­tos prac­ti­ca­dos en la pri­me­ra mi­tad de 2019 su­po­nen por tan­to un pe­que­ño alivio en tér­mi­nos ab­so­lu­tos, son so­lo 184 me­nos, pe­ro tie­nen la fuer­za sim­bó­li­ca de po­ner fin a un pe­río­do de tres años se­gui­dos de es­ca­la­da.

Lo que no cam­bió fue la tendencia a la ba­ja de los lan­za­mien­tos de­ri­va­dos de eje­cu­cio­nes hi­po­te­ca­rias.

Tras el es­ta­lli­do de la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria, el nú­me­ro de per­so­nas ex­pul­sa­das de su ho­gar por no pa­gar el prés­ta­mo de la vi­vien­da se dis­pa­ró; pe­ro des­de 2015 no de­jan de re­du­cir­se. El pri­mer se­mes­tre de es­te año no fue una ex­cep­ción: los 8.147 lan­za­mien­tos de­ri­va­dos de eje­cu­cio­nes hi­po­te­ca­rias que se prac­ti­ca­ron fue­ron un 26,2% que en los seis pri­me­ros me­ses de 2018.

Co­mo con­se­cuen­cia del des­plo­me con­ti­nuo de los desahu­cios de pro­pie­ta­rios, lo que ha cre­ci­do ca­da vez más es el por­cen­ta­je de in­qui­li­nos so­bre el to­tal de per­so­nas que son ex­pul­sa­das de sus ho­ga­res. En el pri­mer se­mes­tre de Ca­ta­lu­ña es de nue­vo la co­mu­ni­dad don­de más lan­za­mien­tos prac­ti­ca­ron los juz­ga­dos en el se­gun­do tri­mes­tre del año. Fue­ron 3.433 desahu­cios, un 23,3% de los que se pro­du­cen en to­da Es­pa­ña. Le si­guen Andalucía (2.456), Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na (1.960) y Ma­drid (1.637). Si se ob­ser­van so­lo los lan­za­mien­tos de per­so­nas que vi­ven de al­qui­ler, apa­re­cen de nue­vo esas cua­tro co­mu­ni­da­des, pe­ro en di­fe­ren­te or­den: de nue­vo en­ca­be­za Ca­ta­lu­ña (2.281) se­gui­da de Andalucía (1.336); pe­ro Ma­drid (1.269) se acer­ca mu­cho a la se­gun­da pla­za y ade­lan­ta a la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na (1.194). 2018 esa pro­por­ción su­peró por pri­me­ra vez los dos ter­cios del to­tal de lan­za­mien­tos (30.315, si a los de­ri­va­dos de eje­cu­cio­nes hi­po­te­ca­rias y de la LAU se les su­ma los de “otras cau­sas”). Con­cre­ta­men­te, un 66% de las per­so­nas que per­die­ron su ca­sa eran in­qui­li­nos. Has­ta aho­ra, el por­cen­ta­je más al­to que se ha­bía al­can­za­do era el 65,9% que mar­có la es­ta­dís­ti­ca de mar­zo. Y es­ta se re­fe­ría so­lo a un pe­rio­do tri­mes­tral: si se ana­li­za por se­mes­tres, en el pri­me­ro del año pa­sa­do los in­qui­li­nos su­po­nían el 61,1% de los desahu­cios y en la se­gun­da par­te de 2018 subie­ron al 64%.

Una ci­fra “al­tí­si­ma”

Pe­se al des­cen­so en tér­mi­nos totales, el Sin­di­ca­to de In­qui­li­nos no se mues­tra sa­tis­fe­chos con las ci­fras. “En Es­pa­ña hay un desahu­cio ca­da diez mi­nu­tos, si has­ta aho­ra era ca­da ocho mi­nu­tos es me­jor, pe­ro si­gue sien­do una ci­fra al­tí­si­ma”, se­ña­ló ayer Jai­me Pa­lo­me­ra, por­ta­voz de esa or­ga­ni­za­ción. “El pro­ble­ma persiste y las cau­sas son cla­ras: no ha ha­bi­do vo­lun­tad po­lí­ti­ca pa­ra re­gu­lar el pre­cio de los al­qui­le­res y ha­cer co­mo otros paí­ses en los que los pro­pie­ta­rios tie­nen de­be jus­ti­fi­car el he­cho de ex­pul­sar a un in­qui­lino de su vi­vien­da”, abun­dó.

Pa­lo­me­ra in­sis­te en que se de­be po­ner tam­bién fo­co en lo que de­no­mi­na “desahu­cios in­vi­si­bles”. Con ese tér­mino alu­de a per­so­nas que de­jan de vi­vir en la ca­sa que tie­nen al­qui­la­da al tér­mino del con­tra­to por­que el pro­pie­ta­rio sube mu­cho el pre­cio o por­que no lo re­nue­va pa­ra de­di­car la ca­sa a otros usos co­mo el al­qui­ler de cor­ta tem­po­ra­da. Pues­to que esos ca­sos no apa­re­cen en las es­ta­dís­ti­cas, el Sin­di­ca­to de In­qui­li­nos es­tá ela­bo­ran­do un es­tu­dio pro­pio pa­ra el que ha en­cues­ta­do a 2.000 per­so­nas del área me­tro­po­li­ta­na de Bar­ce­lo­na. Se­gún ade­lan­ta su por­ta­voz, un 50% de los in­qui­li­nos que se fue­ron de sus vi­vien­das no lo hi­cie­ron por vo­lun­tad pro­pia.

La es­ta­dís­ti­ca Efec­to de la cri­sis en los ór­ga­nos ju­di­cia­les, que el CGPJ ela­bo­ra tri­mes­tral­men­te, tam­bién se ha­ce eco de otros asun­tos re­la­ti­vos a la vi­vien­da co­mo los ca­sos de cláu­su­las abu­si­vas en hi­po­te­cas. Se­gún los da­tos pu­bli­ca­dos ayer, en Es­pa­ña que­dan en tra­mi­ta­ción 255.247 pro­ce­di­mien­tos por ese mo­ti­vo.

/ IN­MA FLO­RES

Miem­bros de una pla­ta­for­ma an­ti­de­sahu­cios pro­tes­tan por un des­alo­jo en Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.