Ma­drid de­ci­de ex­ter­mi­nar 12.000 co­to­rras

El País (País Vasco) - - PANTALLAS - LU­CÍA RAMOS AÍ­SA,

En las ca­lles y par­ques de Ma­drid ha­bi­tan 12.000 co­to­rras ar­gen­ti­nas que el Ayun­ta­mien­to se ha pro­pues­to eli­mi­nar. Pa­ra ello ha idea­do un plan. Por un la­do, ca­zar­las y ma­tar­las. Por otro, evi­tar que eclo­sio­nen los hue­vos que ya han pues­to: pa­ra ello van a bus­car sus ni­dos e in­yec­tar ai­re en los hue­vos pa­ra pro­vo­car la muer­te del em­brión. Cibeles ha de­cla­ra­do la gue­rra to­tal a es­te ave, in­clui­da en 2013 en el ca­tá­lo­go de es­pe­cies exó­ti­cas in­va­so­ras del Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra.

“No nos han in­va­di­do, las he­mos traí­do no­so­tros”, re­cuer­da Juan Carlos del Mo­ral, res­pon­sa­ble de Cien­cia Ciu­da­da­na de Seo Bir­dLi­fe. Es­tas aves, in­te­li­gen­tes y rui­do­sas, pro­ce­den de la sel­va se­mi­tro­pi­cal del nor­te de Ar­gen­ti­na y del sur de Bra­sil. En Es­pa­ña se pu­sie­ron de mo­da co­mo ani­ma­les de com­pa­ñía a fi­na­les de los ochen­ta y prin­ci­pio de los no­ven­ta. Cuan­do de­ja­ron de ser tendencia —o cuan­do los due­ños se can­sa­ron de es­cu­char su in­ten­sa chá­cha­ra—, al­gu­nos es­pe­cí­me­nes fue­ron li­be­ra­dos. Otros se es­ca­pa­ron en un des­cui­do o, ha­cien­do ga­la de sus ha­bi­li­da­des, abrien­do ellas mis­mas las puer­tas de sus jau­las.

Así fue­ron co­lo­ni­zan­do par­ques y jar­di­nes de ciu­da­des co­mo Ma­drid, el prin­ci­pal fo­co de es­te pro­ble­ma eco­ló­gi­co y don­de la po­bla­ción ha cre­ci­do un 33% en los úl­ti­mos tres años, Bar­ce­lo­na (con 7.000 ejemplares) o Va­len­cia (1.000). En to­tal, so­bre­vue­lan Es­pa­ña cer­ca de 30.000 ejemplares, se­gún es­ti­man des­de Seo Bird Li­fe. Ade­más son lon­ge­vas: vi­ven de me­dia 20 años en cau­ti­vi­dad y se re­pro­du­cen rá­pi­da­men­te (en­tre 6 y 8 hue­vos anua­les)

Tras su plu­ma­je ver­de y su apa­rien­cia di­cha­ra­che­ra, se es­con­de un ani­mal agre­si­vo que ex­pul­sa a otras es­pe­cies. Por eso, su pre­sen­cia ame­na­za la flo­ra y fau­na au­tóc­to­na. “Se ha adap­ta­do por­que es muy in­te­li­gen­te. Ade­más, pue­de ali­men­tar­se de mu­chas co­sas: apro­ve­cha cual­quier res­to de co­mi­da o ve­ge­tal”, acla­ran des­de el Área de Me­dioam­bien­te del Ayun­ta­mien­to de la ca­pi­tal. Tam­bién pue­den pro­vo­car pér­di­das mo­ne­ta­rias: “Si lle­gan al cam­po pue­den arra­sar y co­mer­se cul­ti­vos en dos días”, aler­ta Del Mo­ral.

Es­to ocu­rre por­que es una es­pe­cie gre­ga­ria: son muy so­cia­les y vi­ven en gru­po. Es­to pro­vo­ca otro pro­ble­ma: la dimensión de sus ni­dos. Co­mo es­tos ani­ma­les los van construyen­do ado­sa­dos, unos so­bre otros, pe­san en­tre 40 y 50 ki­los —al­gu­nos lle­gan a los 200—, con­vir­tién­do­se en un pe­li­gro po­ten­cial si se des­pren­den. “Vi­ven unas diez pa­re­jas en un mis­mo ni­do”, ex­pli­ca el res­pon­sa­ble de Seo Bir­dLi­fe.

Afor­tu­na­da­men­te, no ha ha­bi­do he­ri­dos por pre­ci­pi­ta­ción de ni­do de co­to­rra. Eso sí, en­tre enero y agos­to de es­te año ca­si 200 ma­dri­le­ños se han que­ja­do por la pre­sen­cia de es­tas aves en sus ve­cin­da­rios, se­gún da­tos mu­ni­ci­pa­les. “Lo que se ha he­cho has­ta aho­ra es qui­tar los ni­dos, pe­ro eso pro­vo­ca que se va­yan a otro si­tio y se ex­tien­dan por la ciu­dad”, re­su­me Del Mo­ral.

Por eso, sa­cri­fi­car­las es la úni­ca ma­ne­ra de aca­bar con ellas. “Na­die se­ría ca­paz de co­ger a un pá­ja­ro y ma­tar­lo, pe­ro cons­truir jau­lo­nes pa­ra me­ter­las cues­ta un mi­llón de eu­ros y tar­da­ría­mos ochos años”, in­ci­de Del Mo­ral. “To­do con­trol de ani­ma­les due­le, a mí el pri­me­ro”, re­mar­ca el res­pon­sa­ble mu­ni­ci­pal de Bio­di­ver­si­dad, San­tia­go So­ria Ca­rre­ras, “pe­ro es por un bien su­pe­rior co­mo pro­te­ger el eco­sis­te­ma de Guadarrama y a las es­pe­cies que de­ben ha­bi­tar­lo”. De he­cho, el Real De­cre­to gu­ber­na­men­tal de 2013 ins­ta a las ad­mi­nis­tra­cio­nes lo­ca­les a eli­mi­nar a las es­pe­cias in­clui­das en su lis­ta de in­va­so­ras si las avis­tan en sus mu­ni­ci­pios.

Ade­más, las co­to­rras ar­gen­ti­nas pue­den trans­mi­tir una enfermedad a la po­bla­ción: la fiebre del lo­ro u or­ni­to­sis. “El nom­bre

El plan con­sis­te en ca­zar­las y ma­tar­las, pe­ro tam­bién en in­yec­tar ai­re a los hue­vos pa­ra evi­tar que eclo­sio­nen

cien­tí­fi­co es psi­ta­co­sis y pro­du­ce sín­to­mas se­me­jan­tes a los de una gri­pe muy fuer­te o una neu­mo­nía”. Cuan­do las sa­ca­ron de su há­bi­tat, na­die avi­só —ni a las co­to­rras ni a sus com­pra­do­res— que el des­tino fi­nal de las aves era con­ver­tir­se en un gra­ve pro­ble­ma am­bien­tal en Eu­ro­pa.

/ CARLOS RO­SI­LLO

Co­to­rras ar­gen­ti­nas jun­to a una paloma en la Ca­sa de Cam­po (Ma­drid).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.