Fran­cia afron­ta el re­to del enemi­go in­te­rior en su lu­cha con­tra el te­rro­ris­mo

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - MARC BASSETS,

El pre­si­den­te Em­ma­nuel Ma­cron lla­mó ayer a los fran­ce­ses a ex­tre­mar la vi­gi­lan­cia en su en­torno co­ti­diano y la­bo­ral pa­ra de­tec­tar se­ña­les de ra­di­ca­li­za­ción en­tre sus con­ciu­da­da­nos. Ma­cron hi­zo es­te lla­ma­mien­to en la ce­re­mo­nia de ho­me­na­je a los cua­tro fun­cio­na­rios de la po­li­cía ase­si­na­dos el jue­ves en la ca­pi­tal fran­ce­sa por un com­pa­ñe­ro su­yo adep­to al is­lam ra­di­cal. El ata­que ha re­ve­la­do la pre­sen­cia de po­ten­cia­les te­rro­ris­tas en los apa­ra­tos de se­gu­ri­dad.

Des­pués de los aten­ta­dos de 2015 y 2016 y de una se­rie de agre­sio­nes es­po­rá­di­cas con cu­chi­llo, apa­re­ce una nue­va ame­na­za: el enemi­go in­te­rior.

“Las ins­ti­tu­cio­nes no bas­tan por sí so­las. La Ad­mi­nis­tra­ción y to­dos los ser­vi­cios del Es­ta­do no pue­den ven­cer a la hi­dra is­la­mis­ta. No. Es la na­ción to­da en­te­ra la que de­be unir­se, mo­vi­li­zar­se, actuar”, avi­só el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca en el lu­gar de los he­chos, el pa­tio de la Pre­fec­tu­ra de la po­li­cía, en la is­la de la Ci­té de Pa­rís, jun­to a la se­mi­rrui­no­sa ca­te­dral de No­tre Da­me, y fren­te a los ataú­des de los cua­tro caí­dos. “So­lo ga­na­re­mos si nues­tro país, que ha su­pe­ra­do tan­tas y tan­tas di­fi­cul­ta­des en la his­to­ria, se le­van­ta pa­ra lu­char con­tra es­te is­la­mis­mo sub­te­rrá­neo que co­rrom­pe a los hi­jos de Fran­cia. Una so­cie­dad de vi­gi­lan­cia: he aquí lo que nos co­rres­pon­de cons­truir”, aña­dió.

Ma­cron fue cui­da­do­so a la ho­ra de es­pe­ci­fi­car en qué con­sis­te es­ta vi­gi­lan­cia. Exis­te el ries­go a fo­men­tar, con es­tos dis­cur­sos, la des­con­fian­za y la pa­ra­noia en­tre los fran­ce­ses. Por eso qui­so pre­ci­sar que no ha­bla­ba de ex­ten­der “la sos­pe­cha, que co­rroe”, sino de prac­ti­car la “vi­gi­lan­cia, la es­cu­cha aten­ta del otro, el des­per­tar ra­zo­na­ble de las con­cien­cias”. “Se tra­ta, sim­ple­men­te, de sa­ber de­tec­tar en la es­cue­la, en el lu­gar de tra­ba­jo, en los lu­ga­res de cul­to o cer­ca de ca­sa los re­la­ja­mien­tos, las des­via­cio­nes, es­tos pe­que­ños ges­tos que se­ña­lan un ale­ja­mien­to de las le­yes y los va­lo­res

de la Re­pú­bli­ca, una se­pa­ra­ción”, re­cla­mó.

El ata­que y el go­teo de re­ve­la­cio­nes en los días pos­te­rio­res han sem­bra­do el des­con­cier­to en Fran­cia y sus­ci­ta­do nu­me­ro­sos in­te­rro­gan­tes so­bre la efi­ca­cia del Es­ta­do a la ho­ra de pro­te­ger­se. Que ocu­rrie­ra en la Pre­fec­tu­ra de la po­li­cía, sanc­ta­sanc­tó­rum de las fuer­zas po­li­cia­les fran­ce­sas, aña­de gra­ve­dad al ata­que. El mi­nis­tro del In­te­rior, Ch­ris­top­he Cas­ta­ner, cues­tio­na­do por su ges­tión de la cri­sis de los cha­le­cos ama­ri­llos, ha que­da­do de­bi­li­ta­do tras ofre­cer ver­sio­nes con­tra­dic­to­rias so­bre el per­fil del agre­sor. El gol­pe lle­ga en un mo­men­to de des­mo­ra­li­za­ción cre­cien­te de las fuer­zas po­li­cia­les, ago­ta­das por ca­si un año de pro­tes­tas se­ma­na­les de los cha­le­cos ama­ri­llos y se­ña­la­dos por los ex­ce­sos en al­gu­nas de las ma­ni­fes­ta­cio­nes. El día an­te­rior al ata­que en la Pre­fec­tu­ra, 27.000 co­mi­sa­rios, agen­tes y per­so­nal ad­mi­nis­tra­ti­vo se ma­ni­fes­ta­ron en Pa­rís en la lla­ma­da “mar­cha de la có­le­ra”. La ci­fra de sui­ci­dios en la pro­fe­sión se ele­va a 52 en lo que va de año.

El 3 de oc­tu­bre, Mic­kaël Har­pon, em­plea­do del ser­vi­cio in­for­má­ti­co de la ul­tra­sen­si­ble Di­rec­ción de In­for­ma­ción de la Pre­fec­tu­ra, apu­ña­ló a cua­tro com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo. Des­pués un po­li­cía en prác­ti­cas le dis­pa­ró y le ma­tó. En la ce­re­mo­nia, las víc­ti­mas re­ci­bie­ron pós­tu­ma­men­te la Le­gión de Ho­nor.

Har­pon, na­ci­do ha­ce 45 años

/ IAN LANGSDON (EFE)

El pre­si­den­te Ma­cron rin­de ho­me­na­je a los cua­tro po­li­cías ase­si­na­dos, ayer en Pa­rís.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.