Pe­kín y el mun­do en la Nue­va Era

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL -

Agos­to de 2008, un ejér­ci­to de tam­bo­res anun­cia la aper­tu­ra de las Olim­pia­das de Pe­kín. Más de 2.000 hom­bres eje­cu­tan al uní­sono un ejer­ci­cio com­bi­na­to­rio de tai­chí, atro­na­do­res gol­pes de tam­bor y cla­mo­res de las pa­la­bras de Con­fu­cio “los ami­gos han lle­ga­do de le­jos, qué fe­li­ces es­ta­mos”. Un alar­de de coor­di­na­ción co­lec­ti­va y gran­dio­si­dad in­ti­mi­dan­te. En me­dio del fra­gor, los co­men­ta­ris­tas de pren­sa ex­tran­je­ros reac­cio­na­ban. El co­rres­pon­sal de la NBC des­ta­ca­ba que pa­ra sua­vi­zar la im­pre­sión mar­cial, los ac­tuan­tes re­ci­bie­ron ins­truc­cio­nes de son­reír. Pos­te­rior­men­te la irre­ve­ren­te se­rie de ani­ma­ción South Park sa­ti­ri­zó la es­ce­na de los tam­bo­res en las pe­sa­di­llas de un ni­ño so­bre el po­der de Chi­na. El do­ble men­sa­je de es­te epi­so­dio, una ex­plí­ci­ta de­cla­ra­ción de fi­lia­ción con­fu­cia­na re­bo­san­te de pro­me­sas de paz y pros­pe­ri­dad, y una im­plí­ci­ta y con­tun­den­te afir­ma­ción de po­der, ilus­tra los sen­ti­mien­tos am­bi­va­len­tes que ge­ne­ra el au­ge de Chi­na, en­tre la ad­mi­ra­ción y la desa­zón.

On­ce años des­pués, cuan­do la Re­pú­bli­ca ce­le­bra el 70 aniver­sa­rio de su fun­da­ción, es­ta ten­sión, le­jos de di­si­par­se, se ha reforzado. El dia­rio ofi­cia­lis­ta Chi­na Daily, en un su­ple­men­to es­pe­cial de­di­ca­do a la efe­mé­ri­de ti­tu­la­do “Chi­na y el mun­do en la Nue­va Era”, des­cri­be la trans­for­ma­ción del que fue­se dra­gón dur­mien­te en su­per­po­ten­cia. Cier­to es que más allá de la pro­pa­gan­da y el au­to­bom­bo, las ci­fras son apa­bu­llan­tes. Al­gu­nos ejem­plos: 800 mi­llo­nes de per­so­nas sa­ca­das de la po­bre­za; 29.000 ki­ló­me­tros de red fe­rro­via­ria de al­ta ve­lo­ci­dad (dos ter­cios del to­tal mun­dial); li­de­raz­go en tec­no­lo­gía de IA y 5G; 24.000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos de de­sier­tos con­ver­ti­dos en zo­nas ver­des; en ar­qui­tec­tu­ra el país po­see más de la mi­tad de los ras­ca­cie­los del mun­do, y des­de 2015 se han cons­trui­do 310, diez ve­ces más que en EE UU du­ran­te el mis­mo pe­rio­do de tiem­po. To­do tan so­lo en unas dé­ca­das. Al éxi­to de la eco­no­mía se aña­de aho­ra la reivin­di­ca­ción del “sis­te­ma po­lí­ti­co chino” (sic) (¿qué fue del “un país, dos sis­te­mas”?) que in­cor­po­ra la pri­ma­cía de la cul­tu­ra, la de­fen­sa de la so­be­ra­nía na­cio­nal y pro­me­sas de res­pe­to y con­cor­dia in­ter­na­cio­nal. De nue­vo, re­co­no­ci­mien­to por la es­ca­la sin pre­ce­den­tes de los lo­gros, y preo­cu­pa­ción por el he­cho de que es­te éxi­to es in­se­pa­ra­ble de una for­ma de go­bierno au­to­ri­ta­ria.

Lo que re­sul­ta in­cues­tio­na­ble, en­ton­ces co­mo aho­ra, es la cla­ra vi­sión de fu­tu­ro y sen­ti­do de di­rec­ción del Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Chi­na. Por con­tras­te, des­de la óp­ti­ca de la po­ten­cia asiá­ti­ca el res­to del mun­do, y en con­cre­to Oc­ci­den­te, se mues­tra des­nor­ta­do. Al­go que, por otra par­te, no es de ex­tra­ñar. Bas­ta con aso­mar­se a nues­tro pa­no­ra­ma po­lí­ti­co: cuar­tas elec­cio­nes en cua­tro años, una con­cien­cia po­lí­ti­ca ab­du­ci­da por el pro­cés, y una cla­se di­ri­gen­te mu­tan­te, que, co­mo se­ña­la­ba en es­tas pá­gi­nas Teodoro León Gross, no se sa­be muy bien qué re­pre­sen­ta. Aquí, tam­bién, asom­bro y te­mor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.