La com­pa­re­cen­cia de Uri­be an­te la Jus­ti­cia exa­cer­ba la po­la­ri­za­ción de Co­lom­bia

El País (País Vasco) - - INTERNACIO­NAL - CA­TA­LI­NA OQUENDO,

Bo­go­tá vi­vió ayer un mo­men­to iné­di­to: la de­cla­ra­ción del pri­mer ex­pre­si­den­te co­lom­biano lla­ma­do a de­cla­rar an­te la jus­ti­cia, en un pro­ce­so pe­nal por ma­ni­pu­la­ción de tes­ti­gos. Ál­va­ro Uri­be, que pre­si­dió el país en­tre 2002 y 2010 con una po­lí­ti­ca de

Uri­be lle­gó al tri­bu­nal en una ca­mio­ne­ta po­co an­tes de las ocho de la ma­ña­na, fuer­te­men­te es­col­ta­do y en me­dio de gri­tos de apo­yo y de re­cha­zo de un cen­te­nar de par­ti­da­rios y de­trac­to­res. Po­co an­tes, sus se­gui­do­res se reunían en una mi­sa por el ex­man­da­ta­rio en la ca­te­dral de Bo­go­tá, cer­ca­na al pa­la­cio, a la que asis­tie­ron po­lí­ti­cos, se­na­do­res y em­pre­sa­rios afi­nes al uri­bis­mo.

Tras sa­lir del vehícu­lo, Uri­be, de 67 años, sa­lu­dó a al­gu­nos co­rre­li­gio­na­rios y en­tró sin ha­cer de­cla­ra­cio­nes has­ta la sa­la de au­dien­cias, en la que de­bía res­pon­der por pre­sun­to frau­de pro­ce­sal y so­borno, de­li­tos cas­ti­ga­dos con ocho años de cár­cel. El ca­so tie­ne que ver con la su­pues­ta ma­ni­pu­la­ción de tes­ti­gos, ya co­mo se­na­dor, pa­ra que de­cla­ra­ran a su fa­vor en una in­ves­ti­ga­ción que lo vin­cu­la a gru­pos pa­ra­mi­li­ta­res.

En la ca­lle, fue­ra del Pa­la­cio, se vi­vía una me­tá­fo­ra de lo que es Co­lom­bia y su po­la­ri­za­ción. De un la­do, una pan­car­ta blan­ca que de­cía “Ne­ce­si­ta­mos jus­ti­cia. Uri­be de­be ir a la cár­cel”, bien vi­si­ble en­tre ma­ni­fes­tan­tes con car­te­les que ca­ta­lo­ga­ban al po­lí­ti­co de ge­no­ci­da. Del otro, se­gui­do­res de uno de los per­so­na­jes más po­pu­la­res en la his­to­ria de la po­lí­ti­ca co­lom­bia­na co­rea­ban su nom­bre y sos­te­nían que la in­da­ga­to­ria era obra del cha­vis­mo, mien­tras re­la­cio­na­ban la in­ter­pe­la­ción ju­di­cial a Uri­be con la si­tua­ción ac­tual en Pe­rú y Ecua­dor. El pro­ce­so, que lle­va más de un año en cur­so, ha exa­cer­ba­do la di­vi­sión: los de­trac­to­res, con tam­bo­res y can­cio­nes; los uri­bis­tas, con vu­vu­ze­las que in­ten­ta­ban aca­llar los gri­tos de los an­ti­uri­bis­tas. se­gu­ri­dad de mano du­ra tan ala­ba­da co­mo re­cha­za­da, com­pa­re­ció a pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na an­te la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia. El pe­so po­lí­ti­co y la po­pu­la­ri­dad de Uri­be, se­na­dor, je­fe del par­ti­do en el po­der y men­tor del ac­tual man­da­ta­rio, Iván Du­que, ha­ce que el ca­so tras­cien­da el ám­bi­to ju­di­cial.

En el me­dio de la ca­lle, la Po­li­cía se in­ter­po­nía pa­ra evi­tar al­ter­ca­dos.

La cau­sa pro­me­te ser lar­ga, ya que la com­pa­re­cen­cia de ayer es so­lo el co­mien­zo de un lar­go pro­ce­so. Aun­que la au­dien­cia no era pú­bli­ca, se sa­be que el ex­pre­si­den­te ten­dría que res­pon­der al me­nos a cien pre­gun­tas. El tri­bu­nal de­be­rá co­te­jar su de­cla­ra­ción con la de otros vein­te tes­ti­gos que de­cla­ra­ron an­te­rior­men­te. A par­tir de ese mo­men­to, y en

un pla­zo de 10 días, los jue­ces de­be­rán de­ci­dir si lo man­tie­nen den­tro del pro­ce­so pe­nal o lo ab­suel­ven. Si de­ci­den se­guir ade­lan­te y lle­var­lo a jui­cio, tam­bién ten­drán que de­ci­dir si dic­tan me­di­das cau­te­la­res pa­ra evi­tar su hui­da o cual­quier in­ter­fe­ren­cia en el pro­ce­so. To­do ello, cuan­do res­tan es­ca­sas fe­chas pa­ra las elec­cio­nes lo­ca­les del día 27.

Los áni­mos se fue­ron agi­tan­do en el trans­cur­so de la ma­ña­na. Adria­na To­rres, una mon­ja car­me­li­ta, con­ta­ba en­tre lá­gri­mas de emo­ción que vino a apo­yar a Uri­be. “Del Cen­tro De­mo­crá­ti­co [el par­ti­do de Uri­be e Iván Du­que] me pa­ga­ron el pa­sa­je en avión des­de Me­de­llín y vi­ne por­que lo quie­ro mu­cho”, con­ta­ba. Del otro la­do se es­cu­cha­ban de­nun­cias de crí­me­nes. Raúl Car­va­jal gri­ta­ba con­sig­nas en con­tra del ex­pre­si­den­te y del tam­bién ex­man­da­ta­rio Juan Ma­nuel San­tos: “Hoy [por ayer], ha­ce exac­ta­men­te 13 años me ma­ta­ron a mi hi­jo que era un sub­ofi­cial de Ejér­ci­to por ne­gar­se a co­me­ter un fal­so po­si­ti­vo [ase­si­na­to ex­tra­ju­di­cial]”.

Du­ran­te su man­da­to, cer­ca de 4.000 jó­ve­nes fue­ron víc­ti­mas de ejecucione­s ex­tra­ju­di­cia­les por par­te del Ejér­ci­to en me­dio del con­flic­to que du­ran­te seis dé­ca­das ha de­san­gra­do Co­lom­bia, y que Uri­be in­ten­tó so­fo­car sin éxi­to me­dian­te una po­lí­ti­ca de abier­ta con­fron­ta­ción. Opo­si­tor al pro­ce­so de paz con las FARC, Uri­be no es so­lo el lí­der del Cen­tro De­mo­crá­ti­co —en el po­der des­de agos­to de 2018—, sino tam­bién el se­na­dor más vo­ta­do y, hoy, el pro­ta­go­nis­ta de la cam­pa­ña pa­ra los co­mi­cios lo­ca­les.

/ JUAN ZARAMA (EFE)

El ex­pre­si­den­te Ál­va­ro Uri­be lle­ga a la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia, ayer en Bo­go­tá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.