Aban­dono kur­do

El País (País Vasco) - - OPINIÓN -

La de­ci­sión de Do­nald Trump de re­ti­rar a las tro­pas de EE UU del nor­te de Si­ria pa­ra per­mi­tir una ofen­si­va mi­li­tar de Tur­quía con­tra las po­si­cio­nes kur­das tie­ne, al me­nos, tres gra­ves con­se­cuen­cias. En pri­mer lu­gar, cons­ti­tu­ye un nue­vo fac­tor des­es­ta­bi­li­zan­te pa­ra to­da la re­gión, su­mi­da ya en la gue­rra más lar­ga del si­glo XXI. En se­gun­do tér­mino, pro­ba­ble­men­te cau­sa­rá una nue­va olea­da de mi­llo­nes de re­fu­gia­dos. Fi­nal­men­te, cons­ti­tu­ye una trai­ción a unos alia­dos de EE UU que han re­sul­ta­do de­ci­si­vos en la de­rro­ta so­bre el te­rreno del Es­ta­do Is­lá­mi­co (ISIS).

Se tra­ta de una nue­va mues­tra de la con­cep­ción errá­ti­ca que tie­ne el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se de las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les. Trump ha adop­ta­do una drás­ti­ca e ines­pe­ra­da de­ci­sión que ha ge­ne­ra­do re­ti­cen­cias in­clu­so den­tro del pro­pio Par­ti­do Re­pu­bli­cano. Tras cin­co años de alian­za mi­li­tar en la que los kur­dos han desem­pe­ña­do un pa­pel fun­da­men­tal en la de­rro­ta del ISIS, Trump ha da­do luz ver­de a la ofen­si­va mi­li­tar, que tie­ne ya lis­ta el Ejér­ci­to tur­co, pa­ra pe­ne­trar en Si­ria, con­quis­tar una zo­na de 30 ki­ló­me­tros de pro­fun­di­dad y 480 ki­ló­me­tros de lar­go y —de acuer­do al plan anun­cia­do por el pre­si­den­te tur­co, Re­cep Tay­yip Er­do­gan— des­pla­zar allí a unos dos mi­llo­nes de re­fu­gia­dos si­rios que en la ac­tua­li­dad se en­cuen­tran en Tur­quía.

Trump no ha aten­di­do ni a ra­zo­nes hu­ma­ni­ta­rias ni geo­es­tra­té­gi­cas. Le­jos de pa­ci­fi­car la zo­na, la ac­ción tur­ca ame­na­za con des­en­ca­de­nar una nue­va gue­rra en una zo­na cu­yo fu­tu­ro de­be­ría ser el con­tra­rio: la paz y la es­ta­bi­li­za­ción. Las mi­li­cias kur­das son fuer­zas con al­ta ca­pa­ci­dad ope­ra­ti­va en­tre­na­das du­ran­te años tan­to en com­ba­te co­mo por el pro­pio Ejér­ci­to de EE UU. Por tan­to, Tur­quía de­be­rá em­plear una im­por­tan­te fuer­za pa­ra con­tro­lar el te­rreno. Unos cho­ques que, en to­da ló­gi­ca, ge­ne­ra­rán un nue­vo flu­jo de des­pla­za­dos y re­fu­gia­dos.

Ade­más, re­sul­ta po­co ex­pli­ca­ble que des­pués de con­de­nar re­pe­ti­da­men­te el ré­gi­men del dic­ta­dor Ba­char el Asad —e in­clu­so or­de­nar un bom­bar­deo con mi­si­les de cru­ce­ro con­tra ins­ta­la­cio­nes del Ejér­ci­to si­rio—, el pre­si­den­te de EE UU eje­cu­te aho­ra un mo­vi­mien­to que le per­mi­te a El Asad sim­ple y lla­na­men­te ga­nar la gue­rra ci­vil si­ria ba­jo la tu­te­la no de Was­hing­ton, sino de Mos­cú. Los kur­dos ade­más con­tro­lan des­de la Se­gun­da Gue­rra del Gol­fo el nor­te de Irak. Nue­va­men­te co­mo alia­dos, en 2003 ayu­da­ron a EE UU tan­to a ven­cer a Sa­dam Hus­sein co­mo a es­ta­bi­li­zar el país tras la de­rro­ta del dic­ta­dor ira­quí. El ban­da­zo da­do aho­ra por Trump tie­ne, pues, con­se­cuen­cias im­por­tan­tes que van más allá del ta­ble­ro si­rio y afec­ta a la es­ta­bi­li­dad de to­da la re­gión.

Pe­ro, ade­más, la re­ti­ra­da in­tem­pes­ti­va de sus mi­li­ta­res da­ña no­ta­ble­men­te la fia­bi­li­dad de EE UU co­mo alia­do. Ba­jo la ac­tual Ad­mi­nis­tra­ción, Was­hing­ton ha vuel­to a re­sul­tar com­ple­ta­men­te im­pre­vi­si­ble en cues­tio­nes vi­ta­les. Por si fue­ra po­co, las ame­na­zas de Trump a Tur­quía de “des­truir” su eco­no­mía si ha­ce al­go que con­si­de­re “más allá” de lo que “con­si­de­ra hu­mano” —co­mo si una gue­rra pu­die­ra ser­lo— no ha­ce sino aña­dir aún ma­yor con­fu­sión a una si­tua­ción ya de por sí vo­lá­til.

Trump si­gue apor­tan­do día tras día prue­bas de des­co­no­cer las im­por­tan­tes im­pli­ca­cio­nes que tie­nen las de­ci­sio­nes de un pre­si­den­te de EE UU. Ten­drá una gran par­te de res­pon­sa­bi­li­dad en el da­ño —in­clui­das vi­das— que cau­se la ofen­si­va mi­li­tar tur­ca. in­mi­gran­tes por la ac­ción com­bi­na­da de em­pre­sas, lo­cu­to­rios y abo­ga­dos es­pe­cia­li­za­dos, que co­pan los tur­nos de aten­ción tan pron­to la Ad­mi­nis­tra­ción los po­ne a dis­po­si­ción de los usua­rios, es­tá di­fi­cul­tan­do re­gu­la­ri­zar su si­tua­ción a per­so­nas de ori­gen ex­tran­je­ro que cum­plen las con­di­cio­nes exi­gi­das por la ley, así co­mo pro­vo­can­do si­tua­cio­nes de ile­ga­li­dad so­bre­ve­ni­da. To­do ello coin­ci­dien­do con un des­cen­so sig­ni­fi­ca­ti­vo de los flu­jos de in­mi­gra­ción irre­gu­lar ha­cia Es­pa­ña.

A di­fe­ren­cia de pre­cam­pa­ñas y cam­pa­ñas an­te­rio­res, en es­ta oca­sión la po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria no ocu­pa una po­si­ción des­ta­ca­da en el de­ba­te elec­to­ral, sal­vo en los mí­ti­nes de la ul­tra­de­re­cha que pre­ten­de ha­cer ban­de­ra de la xe­no­fo­bia. La co­la­bo­ra­ción de Ma­rrue­cos ha si­do de­ter­mi­nan­te a la ho­ra de re­du­cir el nú­me­ro de per­so­nas que han in­ten­ta­do en­trar ile­gal­men­te en Es­pa­ña du­ran­te el úl­ti­mo año, al re­for­zar el con­trol so­bre la fron­te­ra ma­rí­ti­ma y no so­lo so­bre la te­rres­tre. Es­pa­ña, por su par­te, ha co­rres­pon­di­do al es­fuer­zo de Ma­rrue­cos pre­sen­tán­do­lo co­mo un país es­tra­té­gi­co an­te los so­cios eu­ro­peos. Es­ta coope­ra­ción ha de­mos­tra­do ser el ca­mino más efi­caz, no so­lo pa­ra di­fi­cul­tar la ac­ti­vi­dad de las ma­fias que tra­fi­can con per­so­nas, sino tam­bién, y so­bre to­do, pa­ra evi­tar muer­tes en el Es­tre­cho y li­mi­tar el cre­ci­mien­to de bol­sas de tra­ba­jo ile­gal don­de los in­mi­gran­tes ca­re­cen de los más ele­men­ta­les de­re­chos.

Pe­ro los avan­ces en es­ta di­rec­ción y el he­cho de que pa­rez­ca exis­tir un con­sen­so tá­ci­to en­tre los par­ti­dos, más allá de epi­so­dios co­mo el del Open Arms, po­drían ver­se com­pro­me­ti­dos si no se po­nen los me­dios pa­ra se­guir am­plian­do el es­pa­cio de la le­ga­li­dad en la ges­tión del fe­nó­meno mi­gra­to­rio. Des­de es­ta pers­pec­ti­va, la Ad­mi­nis­tra­ción es­tá obli­ga­da a reac­cio­nar an­te la no­ti­cia cier­ta de que las per­so­nas que ne­ce­si­tan ac­ce­der a las ofi­ci­nas de Ex­tran­je­ría es­tán sien­do ob­je­to de ex­tor­sión. So­bre to­do por­que se tra­ta de un pro­ble­ma que otras ins­tan­cias ad­mi­nis­tra­ti­vas han pa­de­ci­do con an­te­rio­ri­dad y pa­ra el que han en­con­tra­do so­lu­cio­nes sa­tis­fac­to­rias. El círcu­lo vi­cio­so por el que la es­ca­sez de fun­cio­na­rios pro­vo­ca la re­ven­ta de ci­tas en las ofi­ci­nas de Ex­tran­je­ría no pue­de ser asu­mi­do co­mo una fa­ta­li­dad, sino co­mo un ca­pí­tu­lo sus­tan­ti­vo de la po­lí­ti­ca de in­mi­gra­ción que re­quie­re ur­gen­te res­pues­ta.

Trump trai­cio­na a sus alia­dos al per­mi­tir una ofen­si­va mi­li­tar tur­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.