El fu­ji­mo­ris­mo, al­can­za­do por un bu­me­rán

Ha­ce 30 años, Fu­ji­mo­ri di­sol­vió el Con­gre­so pa­ra ha­cer­se con el po­der. Aho­ra su­ce­de to­do lo con­tra­rio

El País (País Vasco) - - OPINIÓN - JOR­GE EDUAR­DO BENAVIDES Jor­ge Eduar­do Benavides es es­cri­tor.

La me­cá­ni­ca per­ver­sa que ha plan­tea­do des­de ha­ce años el fu­ji­mo­ris­mo pa­ra vol­ver al po­der, usan­do la zan­ca­di­lla sis­te­má­ti­ca a cual­quier ini­cia­ti­va de go­bierno y con­ta­mi­nan­do la es­ce­na po­lí­ti­ca con el di­sol­ven­te fe­roz de la co­rrup­ción, pa­re­ce ha­ber ter­mi­na­do víc­ti­ma del mis­mo me­ca­nis­mo que ha­ce 27 años ins­tau­ra­ra su fun­da­dor, Al­ber­to Fu­ji­mo­ri. El lu­nes pa­sa­do, Mar­tin Viz­ca­rra de­ci­dió di­sol­ver el Con­gre­so de la Re­pú­bli­ca. Pe­ro allí ter­mi­nan las si­mi­li­tu­des y que na­die se lla­me a equí­vo­co, pues el pri­me­ro que­ría del Le­gis­la­ti­vo —en ese en­ton­ces, bi­ca­me­ral— am­plios po­de­res pa­ra go­ber­nar a su an­to­jo y cam­biar la Cons­ti­tu­ción, ma­ne­jar el país con la im­pa­cien­cia y la im­pu­ni­dad bru­tal de los dic­ta­do­res, co­sa que al fi­nal lo­gró ha­cer, inau­gu­ran­do uno de los pe­rio­dos más ver­gon­zo­sos y co­rrup­tos de la his­to­ria re­cien­te de Pe­rú, que se ce­rró con la hui­da de Fu­ji­mo­ri y la caí­da de su si­nies­tro ase­sor, Vla­di­mi­ro Mon­te­si­nos, quien ter­mi­nó con sus huesos en la cár­cel, igual que ocu­rri­ría con el pro­pio Chino años des­pués.

Pe­ro, por des­gra­cia, el fu­ji­mo­ris­mo tie­ne la mar­ca de agua de to­dos los po­pu­lis­mos, que una vez que se asien­tan en la con­cien­cia ciu­da­da­na tar­dan en des­en­rai­zar­se de ella. Es lo que ha ocu­rri­do en Pe­rú, don­de no ha­bía si­do del to­do ex­tir­pa­do y la hi­ja del au­tó­cra­ta, Kei­ko Fu­ji­mo­ri, tu­vo to­da­vía tiem­po de apro­ve­char las ba­ses sen­ta­das por su pa­dre pa­ra se­guir en la ca­rre­ra por la pre­si­den­cia y por el Con­gre­so. No con­si­guió la pri­me­ra pe­ro sí al­can­zó la ma­yo­ría par­la­men­ta­ria en el se­gun­do aun­que la ciu­da­da­nía pe­rua­na, o un gran por­cen­ta­je de la mis­ma, pa­re­cía ya te­ner su­fi­cien­te, as­quea­da ca­da vez más de la im­pu­ni­dad con la que el fu­ji­mo­ris­mo ac­tua­ba en el le­gis­la­ti­vo. La hi­jí­si­ma es­tá ac­tual­men­te en pri­sión pre­ven­ti­va acu­sa­da de la­va­do de di­ne­ro, al­can­za­da por el tsu­na­mi Ode­brecht, el mis­mo ca­so que sal­pi­có a nu­me­ro­sos po­lí­ti­cos pe­rua­nos, en­tre ellos el de­fe­nes­tra­do Kuczyns­ki, co­mo si to­do fue­ra un in­ter­mi­na­ble dé­jà vu que ha en­som­bre­ci­do aún más en es­tos úl­ti­mos tres años el siem­pre in­cier­to pa­no­ra­ma po­lí­ti­co del país: re­cien­te­men­te, el sui­ci­dio del ex­pre­si­den­te apris­ta Alan Gar­cía se con­ver­tía en el pe­núl­ti­mo ac­to de un ejer­ci­cio dra­má­ti­co sin pre­ce­den­tes en la his­to­ria na­cio­nal. La co­rrup­ción, el di­ne­ro ba­jo cuer­da, la fi­nan­cia­ción ile­gal y un po­der ju­di­cial co­rrup­to y en ma­nos del apro­fu­ji­mo­ris­mo es­ta­ban ha­cien­do prác­ti­ca­men­te in­go­ber­na­ble el man­da­to de Mar­tín Viz­ca­rra, quien plan­teó ya tres “cues­tio­nes de con­fian­za”, la úl­ti­ma de las cua­les era un obús en el co­ra­zón del in­de­sea­ble Par­la­men­to: efec­tuar mo­di­fi­ca­cio­nes al pro­ce­so de elec­ción de can­di­da­tos al Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, ese mis­mo que has­ta el mo­men­to es­ta­ba per­mi­tien­do co­par di­cho tri­bu­nal con miem­bros adep­tos a la or­ga­ni­za­ción fu­ji­mo­ris­ta y ase­gu­rar así la im­pu­ni­dad de sus fe­cho­rías, co­mo ya ocu­rrió con “los cue­llos blan­cos del puer­to”, una or­ga­ni­za­ción que abar­ca­ba en­tre sus prin­ci­pa­les ca­be­ci­llas a jue­ces y em­pre­sa­rios, asun­to que ele­vó otro po­co el ni­vel de in­dig­na­ción de la so­cie­dad, que asis­tía ató­ni­ta a la ca­da vez más evi­den­te re­la­ción en­tre es­tos y los par­la­men­ta­rios fu­ji­mo­ris­tas.

Al ser re­cha­za­da es­ta ter­ce­ra cues­tión de con­fian­za por el Con­gre­so, y sin apar­tar­se una lí­nea de la Cons­ti­tu­ción, el Go­bierno ha de­ci­di­do que es ne­ce­sa­rio aca­bar con “la des­ver­güen­za de la ma­yo­ría par­la­men­ta­ria, tra­ba­jan­do pa­ra blin­dar a los su­yos”, en pa­la­bras tex­tua­les del pre­si­den­te. Los con­gre­sis­tas, en una gro­tes­ca vuel­ta de tuer­ca, han pre­ten­di­do de­cla­rar a la vi­ce­pre­si­den­ta Mer­ce­des Aráoz, pre­si­den­ta en fun­cio­nes, pe­ro ni las Fuer­zas Ar­ma­das, que le han da­do to­do su res­pal­do al Go­bierno, ni la ciu­da­da­nía pa­re­ce to­mar es­ta pa­ya­sa­da en cuen­ta. Por­que lo real­men­te fan­tás­ti­co, lo inusual en to­do es­te lar­go pro­ce­so de des­com­po­si­ción al que el país se ha vis­to arras­tra­do, es que una abru­ma­do­ra ma­yo­ría de pe­rua­nos en­tien­den y apo­yan la de­ci­sión de Viz­ca­rra y han sa­li­do a la ca­lle a res­pal­dar­lo.

Po­dría ar­güir­se que es lo mis­mo que pa­só con Al­ber­to Fu­ji­mo­ri, cuan­do en 1992 se con­vir­tió en un au­tó­cra­ta con el res­pal­do en­fer­vo­re­ci­do de la po­bla­ción, pe­ro es im­por­tan­te pre­ci­sar un ma­tiz, la ma­ne­ra en que un mis­mo me­ca­nis­mo cons­ti­tu­cio­nal pue­de usar­se pa­ra me­drar o pa­ra me­jo­rar la si­tua­ción de una so­cie­dad. Con la de­ci­sión del pre­si­den­te de con­vo­car elec­cio­nes par­la­men­ta­rias y sin su­ge­rir si­quie­ra la po­si­bi­li­dad de ex­ten­der su man­da­to, ha que­da­do cla­ro que no usa es­ta me­di­da pa­ra per­pe­tuar­se en el po­der, co­mo hi­zo Al­ber­to Fu­ji­mo­ri en su mo­men­to, sino pa­ra sa­near en lo po­si­ble un Con­gre­so hir­vien­te de par­la­men­ta­rios que nun­ca se pos­tu­la­ron allí pa­ra le­gis­lar co­mo sol­ven­cia y hon­ra­dez sino ex­clu­si­va­men­te pa­ra en­ri­que­cer­se, de­di­cán­do­se a una lar­ga y ma­rean­te­men­te lis­ta de fe­lo­nías y la­tro­ci­nios, de ne­go­cia­dos y co­rrup­te­las en to­dos los ni­ve­les de la vi­da po­lí­ti­ca. Ca­si trein­ta años des­pués de que Fu­ji­mo­ri di­sol­vie­ra el Con­gre­so pa­ra po­ner en mar­cha su or­ga­ni­za­ción de ses­go cri­mi­nal, el bu­me­rán que lan­zó le ha si­do de­vuel­to. Es­ta vez, sin em­bar­go, en un im­pe­ca­ble ejer­ci­cio de­mo­crá­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.